Imagine 2300 años de instrumentos musicales bajo un mismo techo

Por Michael Kurek
20 de Septiembre de 2021
Actualizado: 20 de Septiembre de 2021

Mi trabajo como compositor me ha llevado con cierta regularidad a la ciudad de Nueva York, y cada vez que voy tengo una lista de cosas que siempre he querido hacer o que quiero volver a hacer durante mi tiempo libre allí. Una de las cosas que he querido “volver a hacer” ha sido visitar el enorme Museo Metropolitano de Arte, ubicado en el número 1000 de la Quinta Avenida, en el lado este del Gran Césped de Central Park.

A través de los años, especialmente cuando mi tiempo ha sido limitado, al entrar en el museo, siempre subo la gran escalera hasta el segundo piso y me dirijo a la izquierda, directamente al ala que alberga las grandes obras maestras de la pintura europea. Entre ellas se encuentra la mayor colección de arte francés que se puede encontrar fuera de París. Muchos de esos famosos cuadros solo los había visto en tazas de café y portavasos. Puedo sentarme felizmente en un banco durante un buen rato, para contemplar un gran cuadro antes de obligarme a pasar a otro.

Por eso tardé unas cuantas visitas en tropezar con un ala del museo poco anunciada y descubrir, para mi total deleite, la colección de instrumentos musicales históricos. Cuando encuentro personas que han visitado el Met en sus viajes a la Gran Manzana, nadie parece conocer esta ala. Al igual que yo, se la han perdido completamente. Sin embargo, cualquiera puede disfrutar de esta colección de 5000 instrumentos, que se remonta al año 300 a.C., ¡pero los músicos y los amantes de la música pueden encontrarla emocionante!.

Digo “colección” de instrumentos porque algunos parecen sacados de un libro del Dr. Seuss. Bañados por una iluminación misteriosa y un silencio inquietante, se exponen todo tipo de extraños instrumentos experimentales que quedaron en gran medida obsoletos, como los denominados serpentina y dragón marino. También verá los precursores y los primeros modelos de nuestros instrumentos estándar modernos, como el inestimable piano más antiguo que se conoce (1720) y el violín “Francesca” de Antonio Stradivari (1694).

Conozca algunos instrumentos

Se cree que la serpentina, precursora lejana de la tuba, fue inventada por un sacerdote llamado Edmé Guillaume en 1590 en Auxerre, Francia, para apoyar el canto en las iglesias que no podían costear un órgano. Logró sobrevivir un buen tiempo e incluso aparecer en una o dos partituras de compositores como Mozart y Wagner y luego fue desapareciendo. Nosotros lo llamaríamos híbrido, porque tiene la boquilla de un instrumento de metal pero es de madera y tiene teclas y agujeros en el tubo, como un viento de madera.

Viento bajo europeo, conocido como la serpentina, hacia 1820. Adquirido a través del legado de Robert Alonzo Lehman, 2012; Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

Como paso previo a la serpentina y a la tuba moderna, la oficleida se inventó en 1817 en Francia. El nombre también significa serpiente, y era esencialmente una serpiente mejorada hecha de latón, con llaves en lugar de agujeros, y en varios tamaños y rangos de tono. Tiene la apariencia de un saxofón (que es un instrumento de lengüeta) pero con una boquilla de latón. Se da la circunstancia de que uno de los fabricantes (pero no inventor) del oficiloide fue Adolphe Sax, quien posteriormente inventó el saxofón. Me pregunto de dónde habrá sacado la idea.

El exótico dragón marino del Met, bastante grande —mide cuatro pies y medio de largo y ocho pulgadas de ancho—, es esencialmente un fagot, pero en realidad se sabe poco de él. Al no producir un sonido musical agradable, se cree que su principal aparición histórica fue como atrezzo en las obras de teatro italianas del Barroco que representaban a Hades o el inframundo.

Este dragón de mar, del siglo XVII, y otro más son los únicos instrumentos conocidos de su tipo que han sobrevivido. Su único uso conocido fue como atrezzo escénico visual y sonoro. Colección Crosby Brown de instrumentos musicales, de 1889. Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

La armónica de cristal fascinará a cualquiera que haya producido alguna vez un tono en una copa de vino frotando un dedo humedecido sobre el borde. En 1761, el prodigioso Benjamin Franklin inventó este instrumento con base en ese principio. Montó una serie de cuencos de cristal anidados en tamaño creciente, cada uno de ellos afinado en un tono de la escala, sobre un eje horizontal, y los bordes inferiores de los cuencos se sumergían en una cubeta de agua. Haciendo girar los cuencos mediante una manivela o un pedal para mantenerlos constantemente húmedos, los dedos pueden tocar los bordes de los cuencos para tocar melodías y acordes inquietantes y etéreos.

Armónica de cristal, siglo XVIII. Colección Crosby Brown de instrumentos musicales, 1889; Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

El instrumento se usó en música de cámara y en las óperas de Mozart, Beethoven, Donizetti y, sobre todo, de Camille Saint-Saëns en el movimiento “Acuario” de “El carnaval de los animales”. Esa parte se interpreta hoy en día en el glockenspiel, pero también se puede escuchar en la armónica de cristal.

En realidad, hay demasiados instrumentos fantásticos para comentarlos en detalle aquí, entre ellos se encuentra una “trompeta Dizzie Gillespie” (1959) con la campana doblada hacia arriba, como la que tenía él. Hay una trompa francesa hecha completamente de cerámica, tan bonita como una tetera con flores azules sobre blanco (francesa, de finales del siglo XVIII), y una combinación eslovaca de bastón y flauta (1820).

Trompa de caza de cerámica, finales del siglo XVIII o principios del XIX. Colección Crosby Brown de instrumentos musicales, 1889; Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

Hay todo tipo de instrumentos asiáticos y del mundo, como la Da Tongjiao, una trompeta china (finales del siglo XIX), y hay varios instrumentos que fusionan dos instrumentos en uno, como una combinación de flügelhorn con corneta en Do (Italia, 1890).

Da Tongjiao, una trompeta china de latón, siglo XIX. Colección Crosby Brown de instrumentos musicales, 1889; Museo Metropolitano de Arte. (Dominio público)

Por mucho que se hable de la historia de la música, normalmente en términos del propio estilo musical, parece oportuno recordar también que existe una larga historia del desarrollo de los instrumentos musicales. Algunos fueron acciones creativas, nacidas de una persona que imaginaba un nuevo sonido o color de tono y experimentaba con formas de producirlo.

Mientras la fabricación de los instrumentos estándar de hoy en día tiene mucha producción en masa, y solo unos pocos continúan fabricándose uno a uno a mano, la mayoría de los instrumentos que he mencionado eran modelos únicos, tanto en producción como en diseño. Aunque fueran un tipo de instrumento de viento, cuerda o teclado estándar en cuanto a sonido, a menudo estaban decorados de forma única y ahora son admirados como obras de arte.

Para ver otros instrumentos exóticos y hermosos, visite el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS