Implicada en “Spygate” tramó un plan para que Biden forzara el despido del principal fiscal ucraniano

Por Ivan Pentchoukov
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Una alta funcionaria del Departamento de Estado, involucrada en eventos relacionados con la vigilancia de la campaña presidencial de Trump 2016, participó directamente en la elaboración de un plan para que el vicepresidente Joe Biden promoviera el despido del máximo fiscal de Ucrania, al amenazar con retener 1000 millones de dólares en garantías de préstamos de Estados Unidos. Todo esto se supo, en medio de las investigaciones del impeachment, por el testimonio de George Kent, un alto funcionario del Departamento de Estado.

La subsecretaria del Departamento de Estado, Victoria Nuland, trabajó con el embajador de EE. UU. en Ucrania, Geoffrey Pyatt, a fines de 2015 para crear un plan para forzar el despido del fiscal general ucraniano Viktor Shokin, según Kent. Nuland también se encontraba entre una red de funcionarios de la administración de Obama involucrados en la distribución y recirculación del infame expediente Steele, el documento utilizado por el FBI que permitía una orden de espionaje, máximamente intrusiva, contra un asociado de la campaña de Trump.

“Tengo entendido que las conversaciones, que se desarrollaron casi a diario, entre el embajador Pyatt y Toria Nuland, sobre qué hacer en el camino a seguir, incluyeron a la oficina del vicepresidente para presionar al presidente Poroshenko con el objetivo de eliminar a Shokin”, dijo Kent a los legisladores el 15 de octubre.

Biden finalmente llevó a cabo el plan de Nuland durante una visita a Ucrania en diciembre de 2015 y desde entonces se ha jactado, al menos en dos ocasiones, de forzar el despido de Shokin al amenazar con cortar las garantías del préstamo. Cuando Biden ejerció presión sobre Ucrania, Shokin estaba investigando Burisma, el gigante gaseoso ucraniano que le estaba pagando al hijo de Biden, Hunter Biden, para que sirviera en su junta directiva. El presidente ucraniano solicitó la renuncia de Shokin dos meses después de la obertura de Biden. El Parlamento ucraniano aprobó la renuncia el 29 de marzo de 2016.

La participación de Nuland, en la controversia sobre los tratos de los Biden en Ucrania, puede plantear nuevas preguntas sobre las motivaciones de los funcionarios involucrados en la circulación del expediente Steele; documento que, durante tres años, alimentó la narrativa desacreditada de que el entonces candidato Donald Trump coludió con Rusia en 2016, para influir en las elecciones presidenciales de ese año. Christopher Steele, un exoficial de inteligencia británico, compiló el expediente pagando a fuentes de segundo y tercer nivel vinculadas al Kremlin. La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata finalmente financiaron el trabajo de Steele.

Nuland le dijo a CBS que recibió una copia del dossier Steele en julio de 2016 y se la envió al FBI. Ella ha argumentado que hizo lo correcto al enviar el expediente a la oficina, pero al hacerlo se convirtió en uno de los muchos funcionarios de la administración de Obama que ayudaron, a sabiendas o no, a lavar las acusaciones de Steele agregando credibilidad al documento no verificado al actuar como un medio que podía ser bien referenciado.

“Él [Steele] adelantó dos o cuatro páginas sobre asuntos relacionados con el tema de Rusia, y nuestra reacción inmediata a eso fue:” Esto no está en nuestro alcance”, dijo Nuland a CBS. “Esto tiene que ir al FBI, si hay alguna preocupación aquí de que un candidato, o la elección en su conjunto, pueda estar influenciado por la federación rusa. Eso es algo que el FBI debe investigar. ”

Entre el 26 de septiembre de 2016 y el 10 de diciembre de 2016, Nuland recibió información relacionada con Rusia de Steele a través del funcionario del Departamento de Estado Jonathan Winer, según documentos cubiertos por la Ley de Libertad de Información que fueron protegidos por Judicial Watch. Durante estos tres meses, el FBI obtuvo la orden judicial secreta para vigilar a Carter Page, asociado de la campaña de Trump. El expediente de Steele sirvió como el núcleo de la evidencia utilizada en la solicitud de la orden de la administración Obama.

En diciembre de 2016, Nuland recibió una información sobre el expediente Steele de David Kramer, un antiguo asociado del difunto senador John McCain (R-Ariz.), según la declaración de Kramer (pdf). McCain ordenó específicamente a Kramer que informara a Nuland sobre el expediente. El bajo nivel de confidencialidad que Kramer le otorgó al documento pone al descubierto un plan coordinado para difundir ampliamente la información entre los funcionarios, legisladores y los medios de comunicación altamente calificados. Además de informar a Nuland, Kramer informó a 17 miembros de los medios de comunicación, la directora principal de asuntos rusos en el Consejo de Seguridad Nacional, Celeste Wallander, el Representante Adam Kinzinger (R-Ill.) y Jonathan Burks, el jefe de gabinete del presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan.

Los lazos de Nuland con Steele no se limitan a 2016. A partir de junio de 2014, recibió, a través de Winer, docenas de informes de Steele sobre Rusia y Ucrania, según documentos obtenidos por Judicial Watch. En particular, envió tres de los informes de Steele a Pyatt en noviembre de 2015, cuando la pareja planeaba forzar el despido de Shokin.

Según su testimonio, Kent ya sabía que Hunter Biden estaba en el directorio de Burisma en el momento en que Nuland y Pyatt planeaban derrocar a Shokin. Kent se enteró de la participación de Biden en la empresa a principios de 2015 y se preocupó por la aparición de un conflicto de intereses. En febrero de 2015, Kent planteó el problema con la oficina de Joe Biden.

“El mensaje que recuerdo haber escuchado fue que el hijo del vicepresidente Biden, Beau, se estaba muriendo de cáncer y que no había más espacio para tratar problemas familiares en ese momento”, dijo Kent a los legisladores el 15 de octubre.

Kent se enteró de la posición de Hunter Biden con Burisma poco después de que [Kent] presionara a un funcionario de la oficina del fiscal general de Ucrania sobre el cierre repentino a fines de diciembre de 2014 de una investigación del propietario de Burisma, Mykola Zlochevsky. Kent se enteró de que un funcionario de la oficina recibió un soborno de USD 7 millones en mayo de 2014 para cerrar la investigación. Hunter Biden se unió al directorio de Burisma en abril de 2014.

Kent aclaró que no fue testigo de ningún delito por parte de funcionarios estadounidenses.

“Sin embargo, déjenme ser claro: no fui testigo de ningún esfuerzo por parte de ningún funcionario de EE. UU. Para proteger a Burisma la investigación. De hecho, yo y otros funcionarios de EE. UU. abogamos constantemente por restablecer una investigación profunda de Zlochevsky, el fundador de Burisma, así como pedir cuentas a los fiscales corruptos que cerraron el caso”, dijo Kent en su segundo testimonio en la investigación del impeachment el 14 de noviembre.

La investigación del impeachment se centra en la solicitud de Trump de que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky trabaje con los fiscales estadounidenses para investigar a los Biden. Los demócratas alegan que la solicitud fue motivada por intereses políticos personales. Los republicanos argumentan que Trump tenía preocupaciones válidas sobre si el aparente conflicto de intereses de los Biden era solo una cuestión de percepción. Notablemente, Kent notificó a la oficina del vicepresidente sobre la percepción de un conflicto de intereses, pero no tomó ninguna medida para remediar la preocupación.

Hunter Biden renunció a la junta de Burisma en abril.

Sigue a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

Mira a continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90.000 y 150.000 retiros diarios. ¿Dónde terminará?

TE RECOMENDAMOS