El agua en la vida diaria y la importancia de ahorarla

26 de Noviembre de 2016 Actualizado: 26 de Noviembre de 2016

Unos 220 millones de personas que residen en ciudades de países en vías de desarrollo carecen de una fuente para la vital importancia de agua potable cerca de sus hogares.

En las zonas rurales, los números son peores; más de 1.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua, según datos del Banco Mundial.

Por otro lado, hay países cuyos datos de desperdicio lo colocan en el otro lado del espectro. Según la Fundación Aquae, los europeos consumen un promedio de 100 a 320 litros de agua al día en casas, pero de esa cantidad solamente el 3% es bebida.

[insert page=’mejores-documentales-naturaleza-siglo-xxi’ display=’template-relacionadas.php’]

El otro 97% es agua usada en el lavado de platos, de ropa, el tirado de la cisterna del baño y en la ducha.

En Sudamérica, Uruguay, Bolivia, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela son países con alto acceso al agua, donde más del 70% tienen agua potable en casa o cerca.

Mientras tanto, en Argentina entre el 50% y el 60% acceden al líquido potable, y en Paraguay menos del 50%.

Entonces, ¿cuánta agua hay?

El planeta Tierra es, mayormente, agua. En todo el globo hay unos 1.400 millones de kilómetros cúbicos de agua, de los cuales la mayoría es salada.

El otro 3% -35 millones de km³- es dulce, pero no toda es líquida, porque el 68.9% de ese restante dulce está presente en forma de hielo y nieves perpetuas en las regiones antárticas y árticas, mientras que el 30.8% está atrapada en el subsuelo.

Todos estos números nos dejan un pequeño 0.3% (105.000 km³) de agua potable en ríos y lagos.

Según datos lanzados en la última Cumbre Mundial del Clima en París, para el año 2080 entre el 43% y el 50% de la población mundial (más de 10.000 millones de personas para ese entonces) no tendrá acceso al agua potable.

Datos: ONU.

Datos: ONU.

Reciclaje de aguas negras y aguas grises

Las aguas negras son aquellas que fueron usadas en el desecho séptico o sanitario en casa e industrias. Siempre y cuando estas aguas no contengan líquidos corrosivos o industriales altamente tóxicos, se les puede dar un tratamiento físico, químico y biológico para que vuelva a ser potable.

Las personas confunden las aguas negras y aguas grises, aunque son distintas por su origen y estado. Las aguas negras son las que se usan en el water.

Las aguas grises son aquellas que quedan después de la ducha, lavar platos, lavar ropa, y otros usos semejantes. Ambas sumadas representan la gran mayoría del agua desperdiciada en los hogares, pudiendo ser reciclada.

El problema es que los desagües de las ciudades no separan los distintos tipos de agua de desecho, y todas se suman en un sistema central que, generalmente, termina en ríos y mares.

Hay países que ya están tomando medidas al respecto para separar y tratar estas aguas, y así evitar que se desperdicien. En más de 1.500 municipios españoles se estableció desde el 1 de enero de 2016 una obligatoriedad legal de separar y depurar esas agua según su origen, y reciclarlas para volverlas a usar.

Las aguas procedentes de las redes de saneamiento son tratadas en estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) en las que se eliminan las sustancias nocivas y se reintegran a los causes fluviales en condiciones de calidad óptima que permitan un nuevo uso.

Técnicas simples de reciclaje en casa

El uso consciente y ecológico del agua debe comenzar en la casa. En épocas de lluvia, se pueden colocar barriles, baldes o cubetas de agua en el exterior de la casa para recogerla y aprovecharla en distintos usos.

En invierno, mientras esperamos a que llegue el agua caliente, desperdiciamos varios litros de agua fría, que podríamos aprovechar en el regado de plantas, o en otras cosas pequeñas de la casa.

Instalando un sistema de complejidad media en la ducha, se puede recoger el agua gris y puede ser usada para llenar la cisterna del water, en lugar de usar agua potable cuando alguien va al baño.

Poniendo platos debajo de las macetas se puede recoger el excedente que no absorbe y usarla para regar otras plantas. El agua que se usa para hervir o cocinar verduras o pastas es ideal para reglar el jardín.

Artículo original aquí

TE RECOMENDAMOS