Impuesto corporativo mundial del 15% es un “paso adelante muy significativo”: Funcionario de la OCDE

Por Tom Ozimek
07 de Junio de 2021
Actualizado: 07 de Junio de 2021

Un alto funcionario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que está organizando las conversaciones sobre un impuesto de sociedades global impulsado por la Administración Biden, dijo que un tipo mínimo del 15% sería un “paso adelante muy significativo” que aún deja a los países con suficiente margen para competir para atraer a las multinacionales a sus jurisdicciones.

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, hizo estas declaraciones en una entrevista concedida a Bloomberg el lunes, después de que el sábado se alcanzara un acuerdo histórico sobre el impuesto entre los altos funcionarios de los países del Grupo de los Siete (G7), entre los que se encuentra Estados Unidos. Los países del G7 acordaron un tipo mínimo del impuesto sobre sociedades mundial —que se aplicaría a las ganancias en el extranjero— de al menos el 15%.

“Es importante que alcancemos el equilibrio adecuado”, dijo Cormann a Bloomberg. “Si fuéramos capaces de lograr una circunstancia en la que todas las empresas multinacionales que operan a nivel mundial estén obligadas a pagar al menos el 15 por ciento sobre sus beneficios, creo que es un paso adelante muy significativo” que aún dejaría suficiente espacio para una “competencia adecuada”.

En mayo, el Departamento del Tesoro de EE. UU. dijo que impulsaría un tipo impositivo mundial para las empresas del 15 por ciento como “piso” a partir del cual “las discusiones deberían seguir siendo ambiciosas y elevar ese tipo”.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, propuso por primera vez en abril un tipo impositivo mínimo mundial del 21 por ciento para las multinacionales estadounidenses, como parte de la propuesta de gasto en infraestructuras de 2.2 billones de dólares del presidente Joe Biden, que se financiaría en gran medida aumentando el tipo impositivo nacional de las empresas estadounidenses al 28 por ciento.

Al pedir un impuesto mínimo del 15 por ciento para las empresas, el Tesoro dijo en un comunicado que, “con el impuesto mínimo de sociedades mundial fijado funcionalmente en cero hoy en día, se ha producido una carrera hacia el abismo en los impuestos de sociedades, socavando la capacidad de Estados Unidos y otros países para recaudar los ingresos necesarios para realizar inversiones críticas”.

Un análisis realizado en mayo por Bloomberg Economics demostró que el tipo impositivo medio de las 50 empresas más importantes del mundo cayó del 35.5% en 1990 al 17.4% el año pasado. Los gigantes tecnológicos Facebook y Amazon pagaron menos que eso en 2020, con tasas del 12.2 por ciento y del 11.8 por ciento respectivamente.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, habla durante una rueda de prensa tras asistir a la reunión de los ministros de Finanzas del G7 en Winfield House el 5 de junio de 2021 en Londres, Inglaterra. (Justin Tallis – WPA Pool/Getty Images)

Mientras que Francia y Alemania apoyaron el 21 por ciento, otros países han presionado por una tasa más baja, ya que las discusiones anteriores de la OCDE sobre el tema se habían centrado en el 12.5 por ciento, la misma tasa que cobra Irlanda.

Los esfuerzos de la Administración Biden para la adopción de un tipo impositivo mínimo mundial para las empresas es un intento de contrarrestar, al menos parcialmente, las desventajas que puedan surgir de la propuesta del presidente de elevar el tipo impositivo de las empresas estadounidenses al 28 por ciento, una medida criticada por los republicanos y los grupos empresariales por considerar que perjudica la competitividad de las empresas estadounidenses y frena el crecimiento de los salarios.

El acuerdo del G7 sienta las bases para las conversaciones que mantendrán en julio los países del Grupo de los Veinte (G20), a las que seguirán los debates entre unos 140 países bajo el patrocinio de la OCDE. Si se llega a un acuerdo a ese nivel, los países tendrían que aprobar leyes para aplicarlo.

Algunos economistas han expresado su escepticismo ante la propuesta de la Administración Biden de establecer un tipo impositivo mínimo global para las empresas, afirmando que no solo “frustraría” el libre mercado, sino que se enfrentaría a la oposición de los legisladores de varios países.

“A fin de cuentas, cualquier acuerdo internacional es esencialmente inútil debido a la existencia de la soberanía nacional”, dijo Gigi Foster, profesor de economía de la Universidad de Nueva Gales del Sur (NSW) a The Epoch Times.

“El incentivo para que los países individuales ofrezcan un tratamiento fiscal atractivo seguirá existiendo, por muy fuerte que sea la presión internacional sobre un país para que se ajuste a alguna norma nominada”, añadió.

Con información de Daniel Teng y Reuters.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS