Impulsada por el gasto privado, la economía de EE.UU. registra récord de mayor crecimiento histórico

Por EMEL AKAN
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

WASHINGTON, EE.UU.— Después de una recesión récord, la economía estadounidense se expandió en un 7.4 por ciento durante el trimestre anterior a una tasa anual del 33.1 por ciento, registrando la recuperación más fuerte de la historia.

La Oficina de Análisis Económico publicó el 29 de octubre su primera estimación del producto interno bruto (PIB) real del tercer trimestre. El fuerte crecimiento entre julio y septiembre de este año reflejó los continuos esfuerzos por reabrir los negocios y reanudar las actividades tras los cierres por COVID-19, informó el Departamento de Comercio.

El crecimiento del 33.1 por ciento duplica el récord anterior establecido en 1950. Hace varios meses, los economistas esperaban que el PIB aumentara entre el 10 y el 15 por ciento en el tercer trimestre.

El crecimiento del tercer trimestre reflejó un fuerte ritmo de expansión en el consumo, la vivienda y la inversión empresarial.

“La recuperación que comenzó en el tercer trimestre fue lo suficientemente robusta como para que el regreso desde el fondo parezca notablemente menos desalentador que hace unos meses”, dijo en un informe Ellen Zentner, economista jefe en EE.UU. de Morgan Stanley .

El economista y columnista de Epoch Times, Stephen Moore, definió el crecimiento como una “recuperación en forma de súper V”.

“Además de las buenas noticias, todo este crecimiento fue del sector privado —nada de esto vino del ‘estímulo’ del gobierno”. El gobierno en realidad se redujo ligeramente en el tercer trimestre. El gasto privado aumentó un 40 por ciento y la mejor noticia de todas fue que la inversión privada, que se disparó en un 83 por ciento”, escribió en un blog.

Trump Versus Biden

El informe del PIB del Departamento de Comercio se da a conocer unos días antes de las elecciones presidenciales de noviembre. El presidente Donald Trump y su contrincante demócrata Joe Biden ofrecen puntos de vista muy diferentes sobre el crecimiento económico.

“La cifra del PIB se acaba de anunciar. El más grande y el mejor de la historia de nuestro país y por mucho”, escribió Trump en Twitter el 29 de octubre.

“¡¡¡El próximo año será FANTASTICO!!! Sin embargo, el Dormilón Joe Biden y su propuesta de establecer un récord de aumento de impuestos, lo mataría todo. Me alegro de que este gran número del PIB haya salido antes del 3 de noviembre”.

Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña Trump, dijo en una declaración que el récord de repunte económico es una “validación de las políticas del presidente Trump que crean trabajos y oportunidades para los estadounidenses en todos los rincones del país”.

Murtaugh destacó la política del gobierno de Trump de “recortar los impuestos y reducir las regulaciones y la burocracia”, lo que “despeja el camino para que el ingenio americano y nuestro espíritu empresarial prosperen”.

Biden, sin embargo, reflejó un punto de vista completamente opuesto en el informe económico.

En su declaración acusó a Trump de no haber actuado antes para controlar el brote.

“Este informe subraya tres verdades ineludibles sobre la economía de Donald Trump: estamos en un agujero profundo y la falta de acción del presidente Trump ha significado que el crecimiento del tercer trimestre no haya sido suficiente para sacarnos de él; la recuperación se está ralentizando, si no estancando; y la recuperación que está ocurriendo está ayudando a los  de arriba, pero dejando atrás a decenas de millones de familias trabajadoras y pequeñas empresas”, escribió.

Impulsores del tercer trimestre

El aumento del PIB fue impulsado por el crecimiento del gasto de los consumidores, la inversión en inventarios privados, las exportaciones, la inversión fija no residencial y la inversión fija residencial. El crecimiento se vio parcialmente compensado por la disminución del gasto del gobierno federal, estatal y local tras la expiración de la financiación de alivio de la Ley CARES.

El gasto de los consumidores, que constituye alrededor del 70 por ciento de la economía de EE.UU., creció un 40.7 por ciento en el tercer trimestre, encabezado por el aumento de las ventas de vehículos de motor, ropa y calzado. El crecimiento de la inversión privada (83 por ciento) fue impulsado principalmente por un fuerte aumento de la inversión en equipos (70 por ciento) y la inversión fija residencial (59 por ciento).

El PIB en dólares corrientes aumentó USD 1.64 billones en el tercer trimestre hasta un nivel de USD 21.16 billones, recuperando significativas pérdidas que registró debido a la pandemia. En el segundo trimestre, el PIB disminuyó en 2.04 billones de dólares.

El informe del PIB del Departamento de Comercio también señaló que el ingreso personal disponible cayó en el tercer trimestre un 13.2 por ciento, después de aumentar en el segundo trimestre un 44.3 por ciento, impulsado por los niveles históricos de estímulo federal. Al mismo tiempo, los ahorros personales cayeron en el tercer trimestre a USD 2.78 billones, desde USD 4.71 billones en el trimestre anterior. Ambas cifras sugieren un freno al gasto de los consumidores, el que es uno de los principales impulsores de la economía en el cuarto trimestre.

A pesar de los sólidos datos del tercer trimestre, es probable que el resultado del año completo siga siendo una contracción una vez que llegue el resultado del último trimestre, según los pronósticos. Los economistas esperan que el PIB crezca a lo largo del cuarto trimestre, aunque más lentamente, debido a la incertidumbre que rodea al virus y a una posible segunda ola.

“La recuperación en forma de V en Estados Unidos puede empezar a tambalearse en los próximos meses si la última ola de la pandemia lleva a renovar las restricciones con cierres”, dijo Ed Yardeni, presidente y estratega jefe de inversiones de Yardeni Research, en un correo electrónico a los clientes.

“Los negocios relacionados con la vivienda deberían continuar en auge incluso durante los meses de invierno, pero otra ronda de distanciamiento social voluntario y forzoso probablemente pesaría mucho en muchos negocios de servicios que fueron especialmente afectados durante la ola inicial de la pandemia”.

Solicitudes de desempleo

Un informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos emitido el 29 de octubre mostró que 751,000 personas presentaron su solicitud inicial de beneficios estatales de desempleo en la semana que terminó el 24 de octubre, una baja de 40,000 con respecto a la semana anterior y la más baja desde que los encierros asestaron un golpe colosal a la economía en marzo.

Las solicitudes semanales de desempleo alcanzaron un récord de 6867 millones en marzo y, aparte de varios repuntes, han caído desde entonces. Hasta ahora la economía recuperó poco más de la mitad de los 22.2 millones de empleos perdidos durante la pandemia.

“Las nuevas solicitudes iniciales de desempleo son menores, pero difícilmente en el ámbito en el que podemos tranquilizarnos con la situación actual o las perspectivas a corto plazo. Todavía hay unos 22.6 millones de personas que recibieron algún tipo de compensación por desempleo en la última semana, suficiente para llenar una gran ciudad estadounidense”, dijo Mark Hamrick, analista económico senior de Bankrate, a The Epoch Times.

Con información de Tom Ozimek.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

TE RECOMENDAMOS