Incendio en Museo de Brasil consume 20 millones de piezas invaluables para la humanidad

Por La Gran Época
03 de Septiembre de 2018 Actualizado: 24 de Septiembre de 2018

Un voraz incendio consumió el 2 de septiembre de 2018, en pocas horas, cerca de 20 millones de invaluables piezas históricas y prehistóricas que se encontraban en el Museo Nacional de Brasil en el norte de Río de Janeiro.

El rey portugués Joao VI lo fundó hace 200 años, y era considerado “el símbolo de las historia de ciencias del país y uno de los mayores de América Latina en Historia Natural y Antropología”.

El fuego comenzó a las 19:30 horas y en pocas horas lo destruyó casi todo. Sergio Azevedo, profesor del museo y exdirector por ocho años -hasta 2010-, explicó que logró entrar y sacar alguna cosa, sin aclarar en medio de los momentos trágicos, cuál de todas.

“Yo estaba en casa, recibí la noticia por internet, vine a saber si podría ayudar en algo, conseguimos entrar y sacar poca cosa. Creo que la pérdida es prácticamente total, nadie puede escalar lo que se ha perdido”, manifestó Azevedo de acuerdo al reporte de Globo.

2 de septiembre de 2018. Museo Nacional de Brasil de Rio de Janeiro. (Buda Mendes/Getty Images)

El director Alexandre Kellner dijo a la prensa que se espera recuperar algunas piezas de zoología y paleontología que se encontraban en un anexo. También lo señaló previamente la vicedirectora Cristiana Serejo.

El Museo contaba con una colección de 62 meteoritos resistentes a altas temperaturas, y se cree que tambien estos sobrevivieron. El medio O Globo confirmó que el famoso meteorito de Bendegó -de 5,2 kg descubierto en 1784 en Monte Santos- quedó en su lugar “inperturbable” a las llamas.

Kellner alertó públicamente en mayo pasado, sobre el problemas de falta de fondos para la manutención del Museo, y lamentó que por esta razón solo el 1% estaba expuesto a los visitantes.

No está en condiciones”, reveló el 30 de mayo, según Fohla.

El comandante de bomberos Roberto Robaday durante el incendio reclamó a través de la prensa problemas serios para detener el fuego.

“Tuvimos dificultades con el agua porque los hidrantes estaban sin carga”, dijo Robaday. Además destacó que mucha construcción era de madera y había muchas piezas guardadas en alcohol.

Así lucía el Museo Nacional de Brasil. Río de Janeiro. (Wikimedia)

Grandes pérdidas

Entre las grándes perdidas del incendio se menciona al cráneo de Luzia, de 11.400 años de antigüedad descubierto en Minas Gerais por una misión franco brasileña dirigida por Annette Lamning.

Era más antiguo que un esqueleto encontrado hace unos años cerca de los Vilos, en el Norte Chico de Chile, descrito a La Gran Época por el antropólogo Eugenio Aspillaga, con una datación de radiocarbono directo, de casi 11.300 años.

Luzia puso en evidencia que la nueva población de América no se corresponde a la que habitó hace 11.000 años. Se desconocen las razones de la pérdida de su pueblo.

“El cráneo de Luzia mostró que la morfología craneal de esos antiguos habitantes de América, llamados paleoamericanos, es diferente de la morfología craneana de los indígenas actuales”, explicó el biólogo de la Universidad de Sao Paulo, Pedro da Gloria, según DW.

Ahora solo se podrá encontrar en documentos escritos y fotografías.

La colección de momias egipcias más completa de América incorporada en 1826, es otra de las penosas pérdidas. Sobrevivieron miles de años y viajaron de un continente a otro para desaparecer en pocas horas.

Se comenzó a formar con antigüedades egipcias descubiertas por el explorador italiano Giovanni Battista Belzoni, famoso por excavar la Necrópolis de Tebas y el Templo de Karnak.

La ballena jubarte y el maxakalisaurus topai, el dinosaurio más grande de Brasil, eran parte de la visita obligada de adultos y chicos.

Los usuarios de Twitter brasileños manifiestan su luto. “Una tristeza lo que sucedió con el museo nacional. Necesitamos más cuidado por lo que es público, por nuestra historia”, dice la psicóloga Glidi Damasceno.

TE RECOMENDAMOS