Atraviesa un incendio en bicicleta llevando a su perro de más de 30 kg en el manubrio para salvarlo

Por Robert Jay Watson
01 de Septiembre de 2019 7:42 PM Actualizado: 01 de Septiembre de 2019 7:42 PM

Para los residentes de California, la temporada de incendios forestales puede ser una época aterradora. De octubre a abril, los vientos de Santa Ana soplan, y cuando se inicia un incendio, puede propagarse tan rápidamente que no hay advertencia.

En cuestión de minutos, las llamas pueden saltar de los árboles a las casas, cayendo en cascada por las laderas como agua derramada. Imagínate que volvieras a tu casa y vieras venir el fuego. ¿Qué harías? ¿Tratarías de sacar todos tus objetos de valor y papeles? ¿Te mantendrías alejado para protegerte?

Este era el escenario al que se enfrentaba Natasha Wallace, estudiante y futbolista del Santa Rosa Junior College. En el camino de regreso a casa en medio de la noche, vio que el fuego se acercaba a su vecindario. Como le dijo Natasha a The Dodo: “Era como un lanzallamas. Sabía lo rápido que iba el fuego. Fue realmente aterrador”.

Pero para la chica que en ese entonces tenía 24 años, solo había un pensamiento en su mente, y era su bulldog Bentley, que tenía 4 años en ese momento. Como dijo Natasha a KTXL en Sacramento, la elección fue fácil. Aunque no pudiera llevarse nada más de su casa: “Nunca me separaría de mi perro. ¡Jamás!”.

Incendio
Imagen Ilustrativa. (Justin Sullivan/Getty Images)

Natasha se apresuró a regresar a la casa, recogió a Bentley y un solo premio que había recibido de la universidad por su desempeño en el fútbol. Se subieron al coche y se pusieron en marcha por la carretera, pero el fuego ya los había rodeado.

Pero mientras intentaba huir, se encontró con un tráfico congestionado, ya que otros coches estaban atascados detrás de ramas en llamas caídas.

Ella describió la escena a KTXL con vivo detalle: “Me senté y me detuve en el mismo lugar durante dos minutos, y supe que en ese momento no iba a suceder”.

¿Qué había que hacer? Ella y Bentley necesitaban salir del vecindario lo antes posible. Entonces se dio cuenta de la única forma de escapar que les quedaba. “Así que corrí todo el camino de vuelta a la casa, agarré mi bicicleta, vacié mi bolsa y metí a mi perro en ella”, dijo a Inside Edition.

Imagen Ilustrativa. (Pixabay)

Natasha intentó comunicarle a Bentley lo urgente que era la situación y esperaba que entendiera el mensaje. Como le dijo a Dodo: “Le dije a Bentley que se sentara dentro, y él se metió de un salto. Es como si entendiera la situación. Sabía que algo andaba mal”.

Pero meter al perro de aproximadamente 32 kilos dentro de una bolsa de lona que normalmente usaba para ropa y zapatos atléticos no fue tarea fácil. Cuando recreó el viaje para Inside Edition, les mostró cómo se colocó la correa del hombro sobre su cuello para mantener al perro cerca de ella. “Te pones [la correa] alrededor del cuello, y luego esperas lo mejor”.

A continuación, equilibró con mucho cuidado a Bentley en el manubrio y pedaleo tan rápido como pudo. “Fue duro. Intentaba evitar las ramas y todo lo que había en el camino. Los primeros 3.2 kilómetros fueron bien. Estaba liberando adrenalina pura, o fuerza de supermamá”, señaló.

Para esta increíble chica, saber que ella tenía la máxima responsabilidad por la seguridad de su perro le permitió concentrarse por completo. “Fue un poco aterrador porque estás tratando de escapar del fuego y no ser atropellado por un auto”, dijo a Inside Edition. Pero siguió pedaleando hasta que finalmente encontró un camión en la carretera, cuyo conductor se ofreció a llevarla a ella y a Bentley.

“Bentley se quedó sentado allí todo el tiempo, como un súper buen chico”, dijo Natasha a The Dodo. “Su bienestar era lo único que me importaba en ese momento”, señaló.

Pero aunque Natasha logró escapar con Bentley, literalmente no le quedaba nada, excepto la ropa y los zapatos que llevaba puestos. Cuando volvió a ver su coche y su casa después del incendio, no quedó nada. “Ni siquiera se ve un parecido con lo que solía ser”, dijo a KTXL.

Al quedarse en el refugio de emergencia con docenas de personas que perdieron sus hogares, Bentley le brindó apoyo y consuelo. “Literalmente he abrazado a mi perro todo este tiempo”, confesó a The Dodo.

Después de que la historia de Natasha comenzó a recibir atención local e internacional, creó una página GoFundMe para ayudar a comprar cosas nuevas y volver a ponerse en pie. Los amantes de los perros que habían oído hablar de su historia ayudaron y recaudaron casi ¡30,000 dólares! Un final feliz para una mujer que no se separaría de su perro aunque tuviera que enfrentarse al fuego del infierno.

¡Estos lindos perritos no pueden contener su emoción al ver de nuevo a sus dueños!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.