¡Increíble! Esta enfermera descubre que su nuevo colega fue un bebé prematuro que salvó hace 28 años

Por Jesús de León – La Gran Época
03 de Septiembre de 2018 Actualizado: 03 de Septiembre de 2018

Una enfermera en California se quedó atónita al descubrir que su colega más reciente era en realidad un bebé al que le había salvado la vida 28 años antes.

La historia de este encuentro está conmoviendo a los habitantes de Palo Alto, California, Estados Unidos. Brandon Seminatore, nació en Stanford hace 28 años a las 29 semanas de gestación, y fue cuidado en la NICU por más de un mes antes de que sus padres pudieran llevarlo a casa en San José. Durante ese tiempo desarrollaron una estrecha relación con su enfermera de atención primaria, Vilma Wong.

Seminatore sobrevivió gracias a los cuidados especiales que le dieron en el hospital infantil Lucile Packard y ahora, con casi 30 años, volvió a ese centro médico para trabajar como pediatra residente. Lo que no podía imaginar es que allí todavía estaba Vilma, haciendo lo mejor que sabía hacer, salvar la vida de pequeños infantes.

Brandon actualmente es residente de neurología pediátrica de segundo año en Packard Children’s. Durante sus rondas matutinas en la UCIN a principios de este mes, Vilma reconoció su nombre, y ¡qué recuerdos! El hospital publicó su historia en los medios sociales y ha llegado a más de un millón de personas, asimismo recibió atención de los medios de comunicación.

Vilma narró el momento en que ambos se reencontraron:

“Brandon estaba en mi equipo y cuidando a uno de mis pacientes. Le pregunté quién era, y su apellido me sonaba muy familiar. Seguí preguntándole de dónde era y me dijo que de San José, California, y que fue un bebé prematuro nacido en nuestro hospital. Entonces empecé a sospechar porque me recordaba haber sido la enfermera principal de un bebé con el mismo apellido. Para confirmar mis sospechas, le pregunté si su padre era policía. Se hizo un gran silencio. Entonces me preguntó si yo era Vilma. ¡Dije que sí!”, comentó emocionada Vilma, según Stanford Children’s Health.

Cuando Brandon comenzó su residencia en Packard Children’s su madre le pidió que buscara a la enfermera Vilma en la Unidad de Cuidados Intensivos para Neonatos (NICU). Asumiendo que ella ya se había retirado él no pensó mucho más en ello. Pero pronto todo eso cambió.

“Conocer a Vilma fue una experiencia maravillosa”, dijo Brandon. “Cuando Vilma reconoció mi nombre, realmente se dio cuenta que yo era uno de estos bebés. He hecho un círculo completo y ahora estoy cuidando bebés con la enfermera que me cuidó”.

Los padres de Brandon estaban encantados de escuchar acerca del reencuentro, y de inmediato fueron a buscar en viejos álbumes la foto que tenían de Vilma sosteniéndo en su regazo al bebé, la cual habían conservado todos estos años.

“Al principio estaba en estado de shock, pero me alegró mucho saber que lo cuidé hace casi 30 años y ahora es un residente pediátrico de la misma población de la que era parte cuando nació”, confesó Vilma.

Han pasado muchos años, y la enfermera de bebés sigue haciendo su trabajo con gran dedicación; es un merito increíble, y de alguna manera el hecho de tener ahora entre sus colegas a Brando es un buena retribución que encuentra en su camino por su esmero profesional, pues a partir de ahora Brandon la ayudará en su trabajo diario de asistir a otros bebés a afrontar situaciones difíciles.

“Conocer a Vilma me mostró la dedicación y el amor que tiene por su carrera”, dijo Brandon. “Se preocupa profundamente por sus pacientes, hasta el punto de que fue capaz de recordar el nombre de un paciente casi tres décadas después. No todos tendremos la oportunidad de ver crecer a nuestros pacientes, y yo estaba tan feliz de poder compartir ese momento con ella”.

Vilma ha sido enfermera en la NICU de Packard Children’s durante 32 años. Las enfermeras de la UCIN brindan cuidados prácticos a los pacientes más frágiles del hospital, enfrentándose diariamente a situaciones de mucho estrés. “Aunque es una profesión muy desafiante, ser enfermera de la UCIN también es muy gratificante”, dijo Vilma. “Me considero muy afortunada de estar en una profesión que amo, y de hacer una diferencia en la vida de alguien”.

Reflexionando sobre el vínculo que comparten, Brandon se hizo eco de los sentimientos de Vilma:

“Todos tratamos de dar a nuestros pacientes la mejor oportunidad de crecer felices y sanos. Esta historia es para familias con niños que han tenido un comienzo difícil en la vida. Quiero darles esperanza”, enfatizó el nuevo medico neonatal.

Mira a continuación:

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS