Informe del Senado pide supervisión federal reforzada y obligatoria a telecomunicaciones chinas en EE.UU.

Por Mark Tapscott
09 de Junio de 2020
Actualizado: 09 de Junio de 2020

El Congreso debe actuar rápidamente para fortalecer la capacidad del gobierno federal para supervisar las actividades de las principales empresas de telecomunicaciones de China que operan en Estados Unidos, según un informe bipartidista del subcomité del Senado publicado el 9 de junio.

“Tres compañías estatales chinas han estado operando en Estados Unidos desde principios de la década del 2000, pero solo en los últimos años la FCC [Comisión Federal de Comunicaciones], el Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se han centrado en los posibles riesgos asociados con estas compañías”, dice el informe preparado por el Subcomité de Investigaciones Permanentes del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado.

El senador, Rob Portman (R-Ohio), es el presidente del subcomité, mientras que el senador, Tom Carper (D-Del.), es el principal miembro de la minoría.

“El Partido Comunista Chino utiliza sus empresas estatales para fomentar sus esfuerzos de espionaje cibernético y económico contra Estados Unidos, y han estado explotando nuestras redes de telecomunicaciones durante casi dos décadas mientras que el gobierno federal históricamente ha hecho pocos esfuerzos para detenerlo”, dijo Portman en un comunicado que acompañaba la publicación del informe.

El informe describe cómo Estados Unidos ha “permitido que las empresas propiedad del gobierno chino se afiancen en nuestra industria de las telecomunicaciones, mientras que sus competidores estadounidenses se enfrentan a importantes barreras de entrada en China. Deja claro que hay que hacer más para proteger nuestra seguridad nacional contra los espías y los hackers extranjeros”, dijo Carper en un comunicado.

“Esta falta de supervisión socavó la seguridad de las comunicaciones estadounidenses y puso en peligro nuestra seguridad nacional”, dice el informe.

Desde que el subcomité inició su investigación, las agencias han aumentado su supervisión de las compañías estatales chinas.

“La administración también emitió recientemente una orden ejecutiva que establece [el Comité de Telecomunicaciones EO] para revisar los riesgos de seguridad nacional y de aplicación de la ley que plantean las compañías extranjeras que operan en Estados Unidos. Aún así, las autoridades del nuevo comité siguen siendo limitadas y, como resultado, nuestro país, nuestra privacidad y nuestra información siguen en riesgo”.

El informe se centró principalmente en tres empresas de telecomunicaciones chinas de propiedad estatal con operaciones en Estados Unidos: China Mobile, China Telecom y China Unicom.

Estas tres y sus subsidiarias han operado en Estados Unidos desde por lo menos 1999 prácticamente sin supervisión, a pesar de las repetidas advertencias a lo largo de los años de que las empresas son de propiedad estatal y, por lo tanto, están controladas por el Partido Comunista de China (PCCh), según el informe.

El informe dice que los funcionarios de EE.UU. celebraron acuerdos de seguridad con dos de las empresas en 2007 y 2009, pero luego realizaron solo dos visitas a cada una de ellas para supervisar el cumplimiento. Tres de las cuatro visitas totales se realizaron desde 2017.

Entre las recomendaciones incluidas en el informe se encuentran las siguientes:

  • El Congreso debe dar autoridad formal al Comité de Telecomunicaciones de la EO convocado por la orden ejecutiva de 2019 para conceder, revisar y revocar los acuerdos de seguridad con las empresas chinas.
  • El Congreso debe exigir al comité que examine las actividades de las telecomunicaciones chinas en un calendario regular e informe de los resultados al poder legislativo. Tales revisiones se hacen actualmente con poca frecuencia, de manera irregular e inconsistente, según el informe.
  • El Congreso debería preservar el papel de otras agencias federales en el proceso de supervisión dirigido por el Comité de Telecomunicaciones de la EO.

“Históricamente, la FCC ha buscado información sobre la solicitud de una compañía extranjera en otras agencias del poder ejecutivo, incluyendo el Departamento de Estado, el Departamento de Comercio y el Representante de Comercio de Estados Unidos”, dice el informe.

“La reciente orden ejecutiva hace que estas agencias, y otras, sean asesoras del Comité de Telecomunicaciones EO. Estas agencias proporcionan un aporte invaluable y su papel en el proceso de revisión debe ser contabilizado en cualquier legislación formal”, continuó el informe.

El Congreso debe establecer plazos concretos para la finalización de todos los exámenes del Comité de Telecomunicaciones de la EO.

“El reciente decreto ejecutivo impuso ciertos plazos, pero permite que el Comité de Telecomunicaciones de la EO solicite prórrogas, lo que podría prolongar el proceso de examen, especialmente si los recursos siguen siendo limitados”, se señala en el informe.

  • El Congreso debería asegurarse de que la Comisión de Telecomunicaciones de la EO cuente con “los recursos sostenidos necesarios … para evaluar eficazmente las solicitudes de las empresas extranjeras de transporte y para vigilar a las empresas extranjeras de transporte que operan en Estados Unidos”.
  • El Congreso debería exigir a China que conceda a las empresas de telecomunicaciones estadounidenses un acceso liberalizado y recíproco a sus mercados internos.

“En los aspectos de las telecomunicaciones en los que China permite oficialmente la participación extranjera, China exige transferencias de tecnología forzadas e impone procesos de reglamentación discriminatorios, y gravosos requisitos de licencia y funcionamiento”, según el informe.

“Esto resulta en un campo de juego altamente asimétrico en el que las empresas estadounidenses se enfrentan a políticas inmensamente restrictivas en China, mientras que las empresas chinas no están igualmente restringidas en Estados Unidos”, dijo.

Contacte a Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS