Informe destaca las ambiciones de Beijing en la región Indo-Pacífico

Por Frank Fang
08 de Diciembre de 2019 Actualizado: 08 de Diciembre de 2019

Un reciente informe australiano ha puesto de relieve la intención del régimen chino de rivalizar la región Indo-Pacífico con otras grandes potencias como Estados Unidos, Australia y Japón.

El informe, titulado “Horizontes oceánicos: Fortalecimiento de la seguridad marítima en los estados insulares del Indo-Pacífico”, fue publicado el 5 de diciembre por el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI, por sus siglas en inglés) , con sede en Canberra.

La influencia e inversión china en la región, algunas de las cuales se llevan a cabo a través de su iniciativa de política exterior conocida como “Una Franja y una Ruta” (OBOR, también conocido como “La Franja y la Ruta”), puede tener “implicaciones financieras, estratégicas y de soberanía” ya que los países podrían asumir deudas insostenibles con China, según el informe.

China puso en marcha OBOR en 2013 para construir redes comerciales terrestres y marítimas centradas en Beijing mediante la financiación de proyectos de infraestructura en todo el sudeste asiático, África y Europa.

En 2017, Sri Lanka cedió el control de su puerto clave de Hambantota a Beijing en un contrato de arrendamiento de 99 años, para saldar una deuda de más de 1000 millones de dólares por la construcción del proyecto portuario. El incidente ha sido visto como un estudio de caso en la diplomacia del régimen de “la trampa de la deuda”, según el informe.

Decía que los estados insulares del Pacífico de Tonga, Samoa y Vanuatu, “parecen estar entre los más endeudados con China que en cualquier parte del mundo”.

El régimen también tiene la intención de ejercer cierta influencia militar a través del OBOR. Según el informe, el Ministro de Defensa de China, Wei Fenge, dijo en 2019 en una reunión de líderes militares del Pacífico Sur y el Caribe en Beijing, cómo OBOR proporcionaría un “marco” para la cooperación militar.

En 2018, tanto Estados Unidos como Australia se alarmaron cuando Vanuatu firmó un proyecto portuario de 100 millones de dólares con China que implicaba posibles aplicaciones militares, aunque ambos países negaron que el acuerdo incluyera la construcción de una base militar china, señala el informe.

“China también tiene crecientes intereses económicos y demográficos en cada región [ de los Océanos Pacífico e Índico] que podrían impulsar futuras respuestas militares. Las crecientes inversiones, incluso como parte de [OBOR], crean nuevos intereses que hay que proteger”, dijo.

Países insulares del Pacífico

Beijing tiene una clara agenda diplomática y estratégica en el sur de Asia, que incluye intereses en las poblaciones pesqueras y de minerales en la región, en gran medida a expensas de los aliados de Estados Unidos, Australia y Taiwán, señala el informe.

Además, para Australia, cualquier instalación militar china sería una “amenaza significativa”, en particular para las rutas marítimas clave que unen el país con Estados Unidos.

En un artículo publicado en febrero de 2018, ASPI señalaba que Australia dependía de las rutas comerciales del sudeste asiático, incluidos importantes puntos críticos como el Estrecho de Malaca, el Estrecho de Sunda y el Estrecho de Lombok. Si estas rutas y las de los mares de China oriental y meridional se convirtieran en aguas disputadas, el país necesitaría asegurar rutas alternativas a través del Mar de Banda y el este de Papua Nueva Guinea, ambas situadas al norte de Australia.

Recientemente, el gobierno australiano abrió dos investigaciones parlamentarias sobre las relaciones de defensa del país, el comercio y la inversión con los países de las islas del Pacífico.

“El reciente cambio de lealtad diplomática de Taiwán a China por parte de las Islas Salomón y Kiribati subraya las dificultades del desafío chino cuando Beijing está dispuesto a ofrecer grandes sumas de dinero a los estados pequeños”, señala el informe.

Beijing considera a Taiwán como una provincia renegada que se unirá al área continental, con fuerza militar si es necesario, a pesar de que la isla es un sistema de gobierno independiente de facto con sus propios militares y funcionarios elegidos democráticamente.

Por lo tanto, el régimen chino ha adoptado diferentes tácticas para disminuir la legitimidad de Taiwán como Estado. En los últimos años, ha atraído a los aliados diplomáticos de Taiwán con inversiones y préstamos chinos, en lo que los críticos llaman “diplomacia del dólar”.

Taiwán ha perdido siete aliados desde 2016: El Salvador, Burkina Faso, Panamá, Santo Tomé y Príncipe, Islas Salomón, República Dominicana y Kiribati.

La agencia de noticias Central News Agency, dirigida por el gobierno de Taiwán, informó que Beijing prometió a las Islas Salomón 500 millones de dólares en ayuda por el cambio diplomático.

Los delincuentes chinos también han establecido operaciones en los países de las islas del Pacífico. Según el informe, los traficantes de personas chinos han utilizado Palau y Fiji como puntos de tránsito para otros destinos de la región.

Estados insulares del Océano Índico

El régimen chino tiene ahora el control de varios puertos en el Océano Índico, incluyendo el puerto de Gwadar en Pakistán, el puerto de Feydhoo Finolhu en Maldivas y el puerto de Hambantota en Sri Lanka, así como una base militar en el pequeño país africano de Yibuti.

“Debemos esperar la apertura de otras bases (o al menos de instalaciones de apoyo logístico) en el futuro en el Océano Índico occidental, central y oriental”, predijo el informe, dada la dependencia del régimen de las rutas comerciales de la región, particularmente a través del Estrecho de Malaca, para transportar sus importaciones de energía.

Al igual que en el Pacífico Sur, las ricas poblaciones de peces del Océano Índico también eran de interés para China.

“Madagascar, con instituciones de gobierno débiles y recursos naturales significativos, también tiene el potencial de convertirse en el blanco de iniciativas depredadoras de China”, señala el informe. Explica que ha habido “intentos no transparentes” por parte de empresas chinas de obtener derechos de pesca en las zonas económicas exclusivas del país de África Oriental.

Todas las naciones pequeñas de los océanos Índico y Pacífico son vulnerables cuando se trata de países más grandes, advierte el informe.

“Su tamaño y debilidad institucional también colocan a los Estados insulares en una situación de gran desventaja a la hora de tratar con países grandes que pueden intentar conseguir una influencia económica o política indebida”, señala.

El informe ofrecía varias sugerencias para estas naciones.

“Los estados insulares del Indo-Pacífico deben trabajar juntos para fortalecer las normas regionales que los ayudarán a resistir la coerción económica y a mejorar la transparencia en la toma de decisiones”, dijo.

El informe también pide a Australia, Japón, India y Estados Unidos que coordinen sus agencias de guardacostas para proporcionar asistencia a las naciones litorales.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

 

A continuación

El comunismo declara la guerra a la humanidad misma

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS