Informes de incidentes adversos muestran 966 muertes tras la vacunación contra la COVID-19

Por Celia Farber
07 de Marzo de 2021
Actualizado: 07 de Marzo de 2021

Según los datos de incidentes adversos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), 966 personas han muerto después de haber recibido una vacuna de ARNm para la COVID-19.

Entre el 14 de diciembre y el 19 de febrero, se presentaron 19,769 informes al Sistema de Notificación de Incidentes Adversos a las Vacunas (VAERS) después de las inmunizaciones con las vacunas de ARNm de Moderna o de Pfizer BioNTech (las únicas dos vacunas administradas durante el período de tiempo evaluado). En este momento, no se puede acceder a los datos del VAERS que fueron registrados después del 19 de febrero.

Las 966 muertes representan el 5 por ciento del número total de informes de acontecimientos adversos. De los fallecidos, 86, (8.9 por ciento) murieron el mismo día en que se vacunaron. Otros 129, (13.4 por ciento) murieron en el plazo de un día. Otros 97 murieron en el plazo de 2 días y 61 en el plazo de 3 días.

Un total de 514 (53.2 por ciento) murieron en el plazo de una semana. 173 murieron en un plazo de 7 a 13 días. 106 en un plazo de 14 a 20 días.

El 85 por ciento de las muertes se produjeron en individuos mayores de 60 años; por debajo de los 60 años hubo cinco muertes entre los de 20 a 29 años; 8 de 30 a 39 años; 20 de 40 a 49 años; y 57 de 50 a 59 años.

Para obtener información detallada extraída de los informes del VAERS, véanse los gráficos que figuran en el enlace al final de este artículo.

Información extraída de los informes del VAERS sobre las vacunas de ARNm para la COVID-19. (fuente: CDC)

Comparación con las vacunas contra la gripe

Ninguna de las vacunas de ARNm está aprobada por la FDA, sino que cuentan con la aprobación de uso de emergencia (EUA). Representan un cambio con respecto a las vacunas tradicionales en el sentido de que no utilizan ninguna parte del presunto patógeno para estimular el sistema inmunitario, sino ARN modificado con nucleósidos, del que Moderna tomó su nombre.

El Dr. Christian Perrone, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hopital de Garches en Francia, declaró en una denuncia presentada en Europa:

“Las primeras vacunas que nos ofrecen no son vacunas. Son productos de terapia génica. Inyectan ácidos nucleicos que harán que nuestras propias células produzcan elementos del virus”.

La tasa de mortalidad tras la vacunación con ARNm COVID es mucho mayor que la que se produce tras la vacunación contra la gripe.

Los datos de los CDC solo permiten hacer una estimación aproximada de la tasa de muertes tras la vacunación contra la gripe.

En la temporada de gripe 2019-2020, los CDC informan de que el 51.8 por ciento de la población estadounidense se vacunó, lo que supone aproximadamente 170 millones de personas.

VAERS informa que en el año natural 2019 (no en la temporada de gripe 2019-2020) se produjeron 45 muertes tras la vacunación. Para proporcionar un contexto, en 2018 VAERS informa de 46 muertes, y en 2017 informa de 20 muertes.

Las 45 muertes de 2019 se producen a una tasa del 0.0000265 por ciento, cuando se calcula utilizando el número de vacunas administradas en la temporada de gripe 2019-2020.

A fecha del 19 de febrero, se habían administrado 41,977,401 vacunas contra la COVID y se habían notificado 966 muertes tras la vacunación, lo que supone una tasa aproximada del 0.0023 por ciento.

El sistema VAERS

El VAERS se puso en marcha en 1990, para recoger las reacciones imprevistas derivadas de las vacunas.

El VAERS es criticado tanto por el hecho de que cualquiera puede presentar un informe, como por el hecho de que solo capta una fracción de los incidentes adversos.

La página web del VAERS describe el sistema de esta manera:

“Establecido en 1990, el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) es un sistema nacional de alerta temprana para detectar posibles problemas de seguridad en las vacunas autorizadas en Estados Unidos. El VAERS está gestionado conjuntamente por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). El VAERS acepta y analiza los informes de acontecimientos adversos (posibles efectos secundarios) después de que una persona haya recibido una vacuna. Cualquier persona puede notificar un acontecimiento adverso al VAERS. Los profesionales sanitarios están obligados a notificar determinados acontecimientos adversos y los fabricantes de vacunas están obligados a notificar todos los acontecimientos adversos de los que tengan conocimiento.

“VAERS es un sistema de notificación pasiva, lo que significa que depende de que las personas envíen informes de sus experiencias a los CDC y a la FDA. VAERS no está diseñado para determinar si una vacuna ha causado un problema de salud, pero es especialmente útil para detectar patrones inusuales o inesperados de notificación de acontecimientos adversos que puedan indicar un posible problema de seguridad con una vacuna. De este modo, el VAERS puede proporcionar a los CDC y a la FDA información valiosa sobre la necesidad de realizar trabajos y evaluaciones adicionales para seguir evaluando un posible problema de seguridad”.

Sin un diagnóstico médico o una autopsia, el informe de un incidente adverso tras una vacunación no es una prueba de que la vacuna haya causado algún síntoma concreto.

En una respuesta a The Epoch Times, sobre el informe de muerte del VAERS, Steven Danehy, director de relaciones globales con los medios de comunicación de Pfizer, escribió:

“Hasta la fecha, millones de personas han sido vacunadas con nuestra vacuna. Desgraciadamente, es probable que los acontecimientos adversos graves, incluidas las muertes que no están relacionadas con la vacuna, se produzcan a un ritmo similar al que tendrían en la población general”.

Moderna no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

La base de datos del VAERS es densa en información y puede ser difícil de seguir para algunos usuarios. Epoch Times ha extraído sus datos de la forma más clara posible en los gráficos que se ofrecen en el siguiente enlace.

En el enlace que aparece a continuación hay gráficos que contienen: en la pestaña “Todas las muertes legibles”, descripciones de lo que les ocurrió a los pacientes —los efectos que experimentaron según los informes de los trabajadores sanitarios y/o los familiares, u otros testigos—; los números de identificación del VAERS (utilizados para buscar un archivo completo en la base de datos del VAERS); el tipo de vacuna; el fabricante; el nombre de la vacuna; la fecha en que se recibió; la edad, el sexo y el estado de cada receptor; así como el historial médico; y otros medicamentos que los pacientes estaban tomando.

Resumen_de_muertes_VAERS_el_19_de_febrero


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS