Ingeniera de la NASA solía tener problemas con las matemáticas, ahora trabaja en una misión lunar

Por Robert Jay Watson
02 de Octubre de 2019 10:18 PM Actualizado: 02 de Octubre de 2019 10:18 PM

Para Josephine Santiago-Bond, el camino para convertirse en la directora de la División de Desarrollo de Ingeniería Avanzada de la NASA no siempre fue fácil. Mientras que esta ingeniera filipino-estadounidense desempeñó un gran papel en una exitosa misión de exploración lunar en el 2013, tuvo que luchar con los mismos desafíos académicos que muchos estudiantes de todo el mundo, las matemáticas.

Pero esta hija de profesores siempre ha estado guiada por un sentido de curiosidad y voluntad de trabajar duro, lo que ha llevado sus humildes comienzos a un puesto clave en la NASA.

De manera apropiada, la experiencia única de Josephine proviene de la búsqueda de una educación superior, algo que se da en la familia. Sus padres filipinos estaban trabajando en sus doctorados en los Estados Unidos cuando nació, lo que la convirtió en ciudadana estadounidense por nacimiento.

Regresaron a las Filipinas después de completar sus estudios, y Josephine creció en un hogar donde la ciencia estaba en todas partes. “He experimentado de primera mano cómo un niño impresionable puede llegar a amar la ciencia y la ingeniería simplemente por estar expuesto a ella”, dijo a Good News Filipinas.

Imagen ilustrativa. (kite studio/Shutterstock)

En la escuela primaria, Josephine pudo experimentar con los indicadores químicos de PH que su mamá había traído a casa, como lo recordaba en un perfil de la NASA. “Me encantaron las combinaciones de colores que obtuve al jugar con ese equipo”.

“Eso creó un recuerdo muy vívido que realmente me influenció para entrar en la ciencia”, dijo.

A la edad de 12 años, dejó su casa para asistir a la Escuela Secundaria de Ciencias de Filipinas, que tenía un programa intensivo de clases de matemáticas y ciencias que la prepararía para su carrera de ingeniería.

A pesar de estos antecedentes, Josephine tuvo dificultades con los desalentadores cursos que encontraría en un programa de cinco años en ingeniería electrónica y de comunicaciones en la Universidad de Filipinas.

cohete
Imagen ilustrativa. (Everett Historical/Shutterstock)

Justo cuando sus cursos se volvieron más interesantes, las matemáticas se volvieron “exponencialmente más difíciles”, le dijo a Spot. “Tuve que arrastrarme por algunos de los cursos, pero no me iba a rendir por unas pocas malas notas”.

Trabajar a través de esas clases difíciles le dio la fuerza y la resolución que le vendría bien en su carrera en la NASA. “Practiqué la resolución de problemas de matemáticas e ingeniería hasta que tuve la confianza suficiente para tomar el examen o me quedé sin tiempo de revisión”, dijo a Spot. “Hubo muchas noches de insomnio, pero se formaron fuertes amistades, y mi persistencia finalmente dio sus frutos”.

Cuando su familia se trasladó a Dakota del Sur, Josephine obtuvo una maestría en ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Dakota del Sur. Aunque nunca había estado especialmente orientada hacia la aeronáutica, el desastre del transbordador espacial Columbia en el 2003 le llamó la atención.

nasa
Imagen ilustrativa. (Nadezda Murmakova/Shutterstock)

Como dijo a Asian Journal, “Si algo bueno puede salir de un desastre como ese, puedo decir que ese fue el momento en el que realmente empecé a aprender y a interesarme por la NASA y el espacio en general”.

Su universidad tenía un programa de pasantías de verano en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, y en el verano del 2004, fue por primera vez a la casa del programa Shuttle. Le encantaba el trabajo y el clima cálido y tropical que le recordaba a las Filipinas.

“Lo que se suponía que iba a ser un trabajo de una sola vez de verano se convirtió rápidamente en permanente porque cuando llegué aquí me enamoré”, explica en su perfil de la NASA. Su curiosidad continúa impulsándola mientras trabaja en proyectos de exploración lunar y en el reclutamiento de nuevos y diversos talentos para la agencia.

“Es muy raro encontrar una organización que tenga la misión de impulsar y avanzar en ciencia y tecnología, aeronáutica y exploración espacial con el simple deseo de mejorar el conocimiento para beneficio de la humanidad”, explicó a Asian Journal.

Su consejo, especialmente para las personas cuyos antecedentes están poco representados en STEM, es que perseveren y no tengan miedo. Para otras mujeres, “Les diría: ‘No tengan miedo de ser la única mujer de la clase… o la única mujer en la reunión’ […]”.

“Una segunda mujer vendrá y le habrían hecho un favor siendo la primera”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Este joven trabajador recibe un hermoso gesto de bondad de sus compañeros de trabajo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.