Ingeniera que vivió en la pobreza renueva gratis casas de familias necesitadas en Brasil

Por Yeny Sora Robles
26 de Enero de 2022 11:39 AM Actualizado: 27 de Enero de 2022 3:32 PM

Un sueño hecho realidad de una ingeniería civil está transformando las vidas de cientos de personas. Después de renovar su propia casa, la joven tuvo una gran idea para ayudar a los demás.

Fernanda Silmara, de 25 años, oriunda de Natal, Río Grande del norte, Brasil, creció en una casa muy pequeña de barro y ladrillos, con sus padres y cinco hermanos.

La casa, que solo tenía dos habitaciones, cocina, sala y un baño, presentaba muchas fugas y cuando llovía la cama y el piso siempre terminaban empapados.

La humedad llegó a tal punto en que una de sus amigas de la escuela le dijo que su casa tenía mal olor, algo que la avergonzó.

“Lo que pensé fue que cuando fuera grande querría una casa que no tuviera goteras”, dijo Silmara a la BBC. “Esto fue lo que soñé”.

Fernanda Silmara, de 25 años, Ingeniera Civil. (Cortesía de ReforAmar)

Años después, en la universidad, la joven trabajó como becaria en el Instituto Federal de Ciencia y Tecnología de Rio Grande, y con lo ingresos que obtuvo comenzó a realizar mejoras en su casa, con ayuda de su tío. Él se ofreció a trabajar gratis, si ella conseguía los materiales.

“Un día llegué a casa de la universidad y mi casa no tenía goteras y me quedé helada, fue una sensación inolvidable, así que quise multiplicarla. Quería que otras personas sintieran esa sensación de tener un hogar”, dijo Silmara a The Epoch Times. Y así surgió la idea de ayudar a otros que estaban en la misma situación.

El primero proyecto de Silmara se realizó en 2018, con el apoyo de cuatro amigos. Después de seleccionar algunas casas, los jóvenes se dividieron el costo y compraron la pintura, las brochas y otros materiales para mejorar la fachada de algunos vecinos.

Esos fueron los primeros “antes y después” que compartieron en redes sociales para motivar a otras personas a donar. Y así surgió ReforAmar, una asociación sin fines de lucro conformada por voluntarios con el propósito de transformar vidas a través de la rehabilitación de viviendas y organizaciones de la sociedad civil en situación de vulnerabilidad social.

“Esto no es solo una cuestión de autoestima para ellos. Es una cuestión de salud. Hay mucha gente viviendo en lugares insalubres”, agregó Silmara.

(Cortesía de ReforAmar)
(Cortesía de ReforAmar)

“Enseñamos a los voluntarios a hacer demoliciones, enlucidos, pintura y otros servicios generales. Pero algunos pasos más específicos, como colocar baldosas de cerámica o instalar un techo, por ejemplo, son cosas más complejas. Entonces contratamos mano de obra especializada de la gente del barrio, porque eso termina impactando positivamente en el entorno de la obra”, dijo la ingeniera en una entrevista con Razoes.

(Cortesía de ReforAmar)
(Cortesía de ReforAmar)

Además de transformar vidas, ofrecer lugares dignos y ayudar a la comunidad, “nuestro objetivo es unir personas y empresas con el propósito de impactar positivamente el entorno social y el ambiente en el que se desenvuelven”, dice en la página web de la organización.

Para inscribirse, las personas solo tienen que completar un formulario en la página web, luego se hace una visita y se realiza una evaluación del hogar. Si la casa es seleccionada para la renovación, se realiza una campaña de donación en redes sociales y se conforman lo equipos de voluntarios de la organización y otros del mismo barrio.  “Eso termina impactando positivamente en el entorno de la obra“, aseguró Silmara a Uol.

Después de más de tres años de su fundación, el proyecto ya ayudó a cientos de personas, directa o indirectamente.

Un de ellas fue Raimunda Pires, de 66 años, vecina del barrio Dix-Sept Rosado, en Natal.

“La casa estaba muy fea, llena de grietas, goteras, el techo tenía muchas goteras, la madera estaba podrida, infestada de termitas”, dijo la hija, Francisca das Chagas Pires, a Razoes. “Había agujeros en las paredes, especialmente en la fachada, y el cableado era viejo. Todo me molestaba. Tenía un olor desagradable. Tenía mucho miedo de que se cayera cuando llovía o había viento fuerte”.

Francisca inscribió su casa y fue seleccionada para la renovación que duró varios meses, y pasó a ser llamada cariñosamente por el equipo de ReforAmar como la “casa de la superación”.

“¡Me encantó cada detalle! Ahora tenemos un hogar digno, seguro y hermoso. Podemos dormir tranquilos y ya no nos da vergüenza recibir visitas”, dijo Francisca al medio. “Me siento más segura, más cómoda y más feliz. Estoy agradecida con Dios por haber puesto estos ángeles en nuestras vidas”.

Además de la renovación, la familia adquirió nuevos muebles y electrodomésticos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.