Iniciativa para explorar el riesgo de las vacunas

Padres e investigadores preocupados están impulsando una discusión sobre la seguridad de las vacunas
Por CONAN MILNER
11 de Enero de 2021
Actualizado: 11 de Enero de 2021

Su salud es un asunto profundamente personal. Sus hábitos, el acceso a la atención médica y su historial familiar juegan un papel importante.

Sin embargo, una de las áreas en las que la atención médica es generalmente uniforme es en las vacunas. Por ahora, tenemos la opción de tomar la nueva vacuna COVID-19. En Estados Unidos cada estado tiene una lista de vacunas para varias enfermedades que son obligatorias cuando los niños entran a la escuela pública. Aunque la mayoría de los estados permiten a los padres renunciar a este requisito por razones religiosas o médicas, se recomienda encarecidamente no hacerlo.

Para algunos expertos en salud, la vacunación es el avance más importante de la salud pública, además de la posibilidad de intervenir el cuerpo interiormente y las técnicas quirúrgicas modernas. La vacunación se promueve como un tipo de medida preventiva destinada a proteger a la población de una variedad de enfermedades devastadoras.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que prometen las vacunas, este procedimiento común se ha vuelto controvertido.

El tema central es la seguridad. Los folletos informativos que acompañan a las vacunas advierten de una larga lista de posibles riesgos para la salud, incluyendo la muerte. Sin embargo, los funcionarios de salud dicen que tales escenarios son raros e insignificantes comparados con los enormes beneficios públicos que proporcionan los programas de vacunación.

En una entrevista de 2010 con “Frontline” de PBS, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos que se ha convertido en un experto familiar en relación con la pandemia de COVID-19, declaró que el riesgo de las vacunas es “casi imperceptible”.

“[Las vacunas son] altamente efectivas y muy seguras, cuando se observa la relación riesgo-beneficio de una enfermedad frente al muy, muy, muy pequeño riesgo de cualquier evento adverso que se tendría con una vacuna”, dijo Fauci. “Sin embargo, la motivación para vacunarse es muy clara y contundente cuando se mira alrededor y se ve que la gente se enferma gravemente”.

Sin embargo, determinar las cifras necesarias para un verdadero análisis de riesgo-beneficio es poco claro. Según un estudio financiado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., se reportó menos de un 1 por ciento de lesiones por vacunas. El Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS) tiene la tarea de rastrear los problemas con las vacunas en Estados Unidos. En 2012, el Instituto de Medicina (IOM) determinó que el VAERS no era confiable.

El IOM también descubrió que la investigación sobre las vacunas y los eventos adversos no muestra pruebas adecuadas para aceptar o rechazar una correlación causal. El problema, dice un informe del IOM, es que “no se han realizado estudios diseñados para examinar los efectos a largo plazo del número acumulado de vacunas u otros aspectos del programa de inmunización”.

Estos son exactamente los estudios que se necesitan para evaluar la verdadera seguridad del programa de vacunación actual.

Esta omisión de la ciencia es lo que hace que los padres se preocupen por el impacto que tiene una cantidad creciente de vacunas en sus hijos y en sus sistemas inmunológicos en desarrollo. Comparado con la generación o las dos anteriores, cuando los niños recibían vacunas para seis o siete enfermedades, hoy en día los niños reciben casi 70 vacunas para protegerse de 18 enfermedades.

Los reguladores tratan de acallar las preocupaciones asegurando al público que las vacunas son rigurosamente probadas. Pero el peculiar régimen regulador de estos productos suscita sospechas. A diferencia de la mayoría de los demás fabricantes, los que producen vacunas están protegidos de la responsabilidad si se descubre que su producto causa daños. En otras palabras, no se les puede demandar por no haber probado sus productos lo suficiente como para encontrar efectos secundarios comunes. Esta protección se otorga a través de la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en la Infancia (NCVIA) de 1986, que instruye a los padres que buscan compensación para llevar su caso a un tribunal especial de vacunas.

La cantidad de vacunas que recibe cada niño se ha ampliado considerablemente desde que se aprobó la NCVIA. Pero solo un pequeño porcentaje de los casos presentados en esta corte especial ha sido compensado. Como los fabricantes no son responsables, las reglas de la NCVIA hacen que los federales paguen la cuenta. Según un análisis, el gobierno de EE. UU. ha pagado más de 4 mil millones de dólares en compensación por lesiones por vacunas en los últimos 34 años en que la NCVIA ha estado en vigor.

Estudio comparativo

A medida que ha ido aumentando el calendario de vacunaciones obligatorias, muchos padres preocupados, médicos y grupos de defensa han pedido que se realicen investigaciones que comparen directamente a los niños vacunados con los no vacunados. En 2013, el OIM se unió a la iniciativa cuando emitió un reporte que instruía a los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) a realizar este estudio comparativo utilizando la información de los pacientes que ya tiene de la Base de Datos de Seguridad de las Vacunas.

Pero durante los últimos siete años, los CDC aún no han tenido en cuenta estos datos. Una solicitud de la Ley de Libertad de Información presentada en junio de 2020 reveló que los CDC no tenían en su poder tal estudio comparativo, ni lo habían realizado. Eso significa que el CDC no tiene la forma más básica de investigación para confirmar la seguridad a largo plazo y la eficacia del único tratamiento médico que es casi forzado en los niños.

Un reciente estudio revisado por pares, publicado en la revista SAGE Open Medicine, examina detalles que las autoridades de vacunas como el CDC han ignorado hasta ahora. Los investigadores observaron los datos de los resultados de salud de los niños vacunados y no vacunados de tres grandes consultorios pediátricos de Estados Unidos. Los sujetos nacieron entre noviembre de 2005 y junio de 2015, y fueron comparados durante el primer año de vida para ver la incidencia posterior de retrasos en el desarrollo, asma, infecciones de oído y trastornos gastrointestinales.

El estudio llegó a la conclusión de que los niños no vacunados eran más saludables que sus compañeros vacunados. Las relaciones más fuertes observadas para el estado de vacunación fueron para el asma (4.5 veces más probable), los retrasos en el desarrollo (el doble de probabilidad) y las infecciones de oído (el doble de probabilidad). No se encontró ninguna asociación para los trastornos gastrointestinales en el análisis primario, pero se detectó una relación significativa a medida que se acumulaban las dosis de la vacuna.

“Los resultados definitivamente indican mejores resultados de salud en los niños que no recibieron vacunas dentro de su primer año de vida”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Brian Hooker, en un comunicado de prensa. “Tales hallazgos merecen un estudio adicional a gran escala de los niños vacunados y no vacunados para proporcionar una salud óptima así como protección contra las enfermedades infecciosas”.

Este no es el primer estudio comparativo de este tipo. Robert F. Kennedy de la Defensa de la Salud Infantil dice que esta reciente investigación realiza más de 65 estudios de niños vacunados y no vacunados en su sitio.

“Todos ellos muestran una salud dramáticamente mejor en los niños no vacunados”, escribe Kennedy. “No hemos encontrado estudios que muestren resultados de salud superiores en los niños vacunados”.

Los estudios apuntan a una tendencia alarmante, pero, por diseño, solo muestran correlación, no causalidad. Además, los investigadores del estudio más reciente notan limitaciones en sus datos. Por ejemplo, aunque el tamaño de la muestra era significativo, la población de la que se obtuvo puede no reflejar con exactitud la población general.

“Además, debido a las diferentes prácticas de codificación entre los tres grupos de casos estudiados, no pudimos diferenciar entre los tipos de vacunaciones administradas. Esto limitó el análisis en el recuento del número de vacunas recibidas al año de edad”, escribieron los investigadores, y añadieron que “se necesitan más estudios para comprender el espectro completo de los efectos sobre la salud asociados con la vacunación infantil”.

Identificación del riesgo

Las campañas de vacunación del pasado (en particular la de la poliomielitis) se caracterizan por un fuerte apoyo público. Pero incluso los más dedicados defensores de las vacunas admiten que la confianza del público está decayendo. Los expertos en inmunización que asistieron a la cumbre de la Organización Mundial de la Salud sobre vacunas en diciembre de 2019 destacaron la falta de una “buena ciencia” y la incapacidad de los ensayos clínicos de vacunas para proporcionar información significativa sobre la seguridad y el riesgo.

Sin embargo, aún quedan algunas investigaciones que los organismos reguladores no han querido explorar desde hace mucho tiempo. En una entrevista de 2008 con CBS News, la Dra. Bernadine Healy, exdirectora de los Institutos Nacionales de Salud, explicó que las autoridades reguladoras se han apresurado a descartar las preocupaciones sin estudiar realmente a la población.

“La razón por la que no quieren mirar a esos grupos de susceptibilidad es que si los encuentran, sin importar cuán grandes o pequeños sean, eso asustaría al público”, dijo Healy.

Healy, que murió en 2011, se mantuvo como una fuerte defensora de las vacunas. Creía que el público también lo haría, especialmente si se pudieran identificar métodos más seguros.

“Si identificamos un grupo de susceptibilidad, identificamos un factor de riesgo para las vacunas, o si descubrimos que deben extenderse durante un período de tiempo más largo, no creo que el público pierda la fe en las vacunas”, dijo Healy. “Creo que el público respetaría eso”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS