Inmigrantes ilegales se convierten en nueva clase esclava en Estados Unidos, dice Sheriff de Texas

Por Charlotte Cuthbertson
13 de Agosto de 2022 12:35 PM Actualizado: 13 de Agosto de 2022 12:47 PM

GOLIAD, Texas— Los funcionarios federales de inmigración desde hace tiempo están diciendo que cada inmigrante ilegal que cruza la frontera sur de Estados Unidos tiene que pagar al cártel mexicano que controla esa zona de la frontera, conocida como “plaza”.

Las tarifas varían según la nacionalidad del que cruza la frontera y el tipo de “servicio” que paga. Es más barato para los que quieren cruzar y luego entregarse a la Patrulla Fronteriza, aunque sigue siendo más caro para los extranjeros que viajan desde lugares más lejanos como China, África u Oriente Medio.

Para los individuos que quieren evitar la Patrulla Fronteriza y llegar de contrabando a su ciudad de destino en Estados Unidos, cuesta más e implica una logística más complicada.

Una acusación reciente del Departamento de Justicia contra cuatro contrabandistas guatemaltecos reveló que la organización cobró a las personas entre 10,000 y 12,000 dólares para ser traídas de Guatemala a Estados Unidos de forma ilegal. Anteriormente varios extranjeros ilegales chinos declararon a The Epoch Times que pagaron 15,000 dólares para entrar en el país.

Estos extranjeros, que evaden a la Patrulla Fronteriza, son registrados como “fugados” si los agentes o las cámaras detectan su presencia.

En lo que va del año fiscal, los agentes de la Patrulla Fronteriza han registrado más de 800,000 fugas conocidas, según el exdirector del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Tom Homan y varias fuentes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

Los fugados a menudo acaban contratados por el cártel y pasan años pagando su deuda, sin importar lo que se les prometió al principio, según el sheriff del condado de Goliad, Roy Boyd.

“De hecho, tengo una carta de una casa de esclavos sexuales de Rockport [Texas] de una orden de registro que ejecuté hace algunos años, que lo articula”, dijo Boyd a The Epoch Times el 23 de junio.

“Se necesitan de 8 a 13 años para comprar su libertad una vez que entran en Estados Unidos”.

Houston es el primer destino importante para muchos extranjeros ilegales una vez que cruzan la frontera con Texas, indicó el sheriff.

“Una vez que llegan a Houston, donde piensan que van a ser enviados a sus familias, eso no sucede así”, añadió.

“En realidad, lo que ocurre es que una vez que llegan a Houston, se les dice que deben otros 5000 o 10,000 dólares, dependiendo del lugar del que procedan y de la cantidad de dinero que se haya invertido en ellos y tienen que saldar esa deuda”.

El trabajo para saldar la deuda puede consistir en cualquier cosa, desde trabajos de hostelería, jardinería, trabajos en fábricas, hasta la prostitución forzada y el tráfico de drogas, dijo Boyd.

El sheriff indicó que su oficina atrapó el año pasado a una mujer contrabandeando a tres mujeres inmigrantes ilegales en su coche.

“Nosotros las trajimos a la cárcel y lo que descubrimos fue que esas tres mujeres que pensaban que iban a ser traídas aquí y reunidas con su familia, en realidad iban a ser llevadas al Chinatown de Houston y puestas en esclavitud sexual”, agregó el sheriff.

“La contrabandista tenía en realidad las tarjetas falsas de seguridad social en su ropa interior”.

El sheriff del condado de Goliad, Roy Boyd, en su oficina en Goliad, Texas, el 23 de noviembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

En un caso más reciente, Manuela Magdalena Jimon Castro, de 30 años, una mujer del norte de Texas, fue acusada el 4 de agosto de albergar a extranjeros.

Castro y un miembro de su familia colaboraron con una operación de contrabando para mantener a los extranjeros ilegales como rehenes en su casa amenazándolos con privarles de comida y agua hasta que pagaran entre 11,000 y 12,000 dólares o “saldaran” la deuda, según el Departamento de Justicia (DOJ).

“La investigación comenzó cuando las fuerzas del orden de California recibieron un aviso de una mujer que afirmaba que su hermana estaba siendo retenida por un pedido de rescate en Texas”, afirmó el DOJ en un comunicado de prensa.

“La mujer informó de que su hermana había viajado de Guatemala a México con la intención de pedir asilo en Estados Unidos y luego cruzó la frontera a instancias de un cártel mexicano que la mantenía cautiva. Ella dijo que su hermana le envió un pin de un lugar en Friona [Texas] antes de escapar”.

Los agentes de la ley encontraron 17 inmigrantes ilegales, entre ellos dos niños menores, en la casa de Castro.

Si se le declara culpable, Castro se enfrenta a hasta cinco años de prisión federal.

La esclavitud no es exclusiva de la población de inmigrantes ilegales que se escapan, los titulares de visas y los solicitantes de asilo también han sido atraídos.

En 2014, durante una oleada sin precedentes de menores no acompañados que cruzaron la frontera, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados puso a ocho niños en manos de traficantes, según un informe del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, publicado en 2018.

“Los traficantes pusieron a los niños a realizar trabajos forzados en una granja de huevos en Marion, Ohio”, señala el informe. “Los niños trabajaban sin remuneración durante 12 horas al día, de seis a siete días a la semana, y vivían en condiciones deplorables. Los traficantes los amenazaban tanto a ellos como a sus familias con violencia si los niños no cumplían con ellos”.

Estos traficantes atrajeron a los niños a Estados Unidos durante un período de cuatro meses, con promesas de educación y una vida mejor, según el informe.

“Hay muchos más esclavos de lo que la gente cree. Esto está ocurriendo a nuestra vista, pero no lo reconocemos, porque no se parece a lo que el History Channel nos dice que es la esclavitud”, dijo Boyd.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.