Innovadora cirugía de paladar hendido cambia la vida de un paciente de 20 años

21 de Octubre de 2020
Actualizado: 21 de Octubre de 2020

Un niño que nació con el paladar hendido no pudo hablar hasta casi los 3 años. Siempre esperaba que una cirugía le pudiera mejorar su calidad de vida, y finalmente, después de casi dos décadas, una operación logró su deseo.

“Estoy demasiado satisfecho con los resultados”, dijo David Bufkin, de 20 años, en un comunicado de prensa de Banner Health. “¡Fue un largo camino que valió la pena recorrer!”.

David Bufkin, de 20 años, de Sun City, Arizona, que nació con un paladar hendido no habló hasta casi los tres años. (Cortesía de Banner Health)

El paladar hendido de Bufkin, y un déficit de 1 pulgada en la longitud de su mandíbula superior en comparación con la inferior, significaba que tuvo serios impedimentos para hablar, problemas para dormir y para masticar la comida mientras crecía. Aprendió a hablar a través de años de extensa terapia del habla.

El Dr. Robert Wood de Banner Children’s at Desert en Mesa, Arizona, fue el cirujano encargado de la más reciente y drástica cirugía de Bufkin.

“Debido a la severidad de su hendidura, la mandíbula superior no presentó un crecimiento adecuado”, dijo Wood a AZ BIG Media, “y como el resto de su cara creció normalmente, su mandíbula superior y la parte media de la cara quedó muy, muy retraída”.

(Cortesía de Banner Health)

Durante el procedimiento de una hora de duración, Wood retiró la mandíbula superior de su paciente de 20 años de edad de la base de su cráneo y la fijó a un soporte en forma de halo alrededor de su cabeza, según el comunicado de prensa.

El aparato sujetó el cráneo y los huesos faciales de Bufkin en su lugar durante dos meses, con el objetivo de desplazar su mandíbula superior hacia adelante 3 centímetros completos a un ritmo de 1 milímetro por día, además del tiempo de descanso.

Tomando en cuenta los sentimientos religiosos de Bufkin, la declaración del Banner señaló que Wood, quien es un “pionero en la conservación de la sangre”, se aseguró que su paciente no requiriera una transfusión de sangre durante su cirugía, usando suplementos de hierro prequirúrgicos y medicamentos de venta libre para evitar que Bufkin perdiera demasiados glóbulos rojos.

Wood esperaba que su paciente iba a experimentar alguna recaída de la mandíbula después de la cirugía, aunque las bandas ortodónticas y los aparatos de ortodoncia le ayudaron.

David Bufkin con un retractor externo. (Cortesía de Banner Health)

“Movimos su hueso allí, pero el resto de su cuerpo quisiera estar tres centímetros más atrás”, dijo Wood a AZ BIG Media.

El cirujano añadió que el aparato ortopédico para la cabeza del postoperatorio es “una verdadera dificultad psicosocial” para los pacientes, y lo tuvo en cuenta en el plan de cuidados posteriores de Bufkin.

“Este es un evento que le cambia la vida”, dijo Wood. “Estaba bastante deforme, y ahora [su familia] piensa que se parece a su padre o a su abuelo”.

David Bufkin después de la cirugía y la recuperación. (Cortesía de Banner Health)

Después de su cirugía, Bufkin puede respirar con más facilidad, hacer ejercicio de forma más cómoda y dormir en paz, según el comunicado. Con sus dientes más alineados, también puede masticar mejor la comida, hablar y sonreír.

“[Estoy] agradecido de que el Dr. Wood haya terminado de llevar a cabo esta desafiante hazaña”, dijo Bufkin en el comunicado.

La familia de Bufkin estuvo de acuerdo y declaró que es “casi como tener un hijo nuevo”.

“Pero por supuesto que sigue siendo el mismo niño que conozco”, dijo la madre de Bufkin, Jessica Barnes.

“Parece una persona completamente diferente. He esperado esto por él durante 20 años, y estamos muy agradecidos”, añadió.

(Cortesía de Banner Health)

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que lo conmoverá hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS