Instan al DOJ a investigar a las ONG ambientales de EE.UU. por influencia extranjera

Por ALAN MCDONNELL
19 de Septiembre de 2020
Actualizado: 19 de Septiembre de 2020

La representante Liz Cheney (R-Wyo.) ha instado al Departamento de Justicia a investigar los posibles esfuerzos de China y Rusia para influir en las políticas ambientales y energéticas de Estados Unidos.

Cheney dijo que estos esfuerzos incluían intentos de obtener influencia con organizaciones ambientales no gubernamentales (NGO) de Estados Unidos, como el Sierra Club y el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés)

En una carta al DOJ, Cheney expresó su convicción de que tanto el Partido Comunista Chino (PCCh) como el gobierno ruso estaban involucrados en amplias operaciones de influencia para impulsar sus objetivos estratégicos, y están apuntando a las ONG y otras organizaciones influyentes dentro de Estados Unidos.

“Los grupos ecologistas son los principales contribuyentes a las campañas políticas de EE. UU. y han presentando cientos de demandas contra la administración Trump en un intento por avanzar en sus agendas”, decía la carta de Cheney. “Este fuerte activismo político y judicial, combinado con el hecho de que estos grupos con frecuencia adoptan puntos de vista que se alinean con aquellos de nuestros adversarios, hace que sea aún más crítico que el departamento este informado de cualquier posible influencia extranjera dentro de estos grupos o que se dirija a ellos”.

La carta sugiere que las ONG ambientales pueden estar influenciadas por el PCCh, y cita un informe de 2018 de Hoover Institution. “China busca promover puntos de vista empáticos con el gobierno, las políticas, la sociedad y la cultura chinas; suprimir los puntos de vista alternativos; y cooptar a los principales actores estadounidenses para que apoyen las metas políticas extranjeras de China y los intereses económicos”, dice el informe.

Sin embargo, en un correo electrónico a The Epoch Times, Josh Mogerman, director de medios nacionales del NRDC,  dijo que la carta de Cheney era “incorrecta” y que representaba un “falso discurso”. El Sierra Club no respondió a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

El NRDC rechaza las afirmaciones de influencia

En una carta de 2018 al NRDC el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE. UU. preguntó si la organización había sido manipulada por el régimen comunista chino. Firmada por el representante Rob Bishop (R-Utah) y el presidente del Subcomité de Supervisión e Investigaciones, el representante Bruce Westerman (R-Ariz.), la carta afirmaba que “Cuando se involucra en cuestiones ambientales relativas a China, el NRDC parece practicar la autocensura, emitir un sesgo de selección y, en general, se abstiene de criticar a los funcionarios chinos”.

Bishop y Westerman escribieron sobre su preocupación por el “papel del NRDC en ayudar a los esfuerzos de manejo de la percepción de China con respecto al control de la contaminación y su postura internacional sobre los problemas del medio ambiente en formas que pueden ser perjudiciales para Estados Unidos”.

La carta informaba que el NRDC afirmaba haber “demandado al [gobierno de EE. UU.] aproximadamente una vez cada 10 días”, desde la investidura presidencial de Donald Trump y había tratado de dar forma a la percepción del público estadounidense sobre China “como un líder global del medio ambiente” después de la retirada de Estados Unidos del acuerdo climático de París.

De acuerdo con Bishop y Westerman, el NRDC “nunca ha condenado, o siquiera mencionado, la ilegal y ambientalmente destructiva campaña de recuperación de islas de China que ha cubierto más de 3200 acres de arrecifes de coral con pistas de aterrizaje, puertos y otras instalaciones militares” en el mar de China Meridional.

Un barco de guardacostas chino navega a lo largo del área de un ejercicio conjunto de búsqueda y rescate entre guardacostas de Filipinas y Estados Unidos, cerca del banco de Scarborough, en el Mar del Sur de China, el 14 de mayo de 2019. (TED ALJIBE/AFP a través de Getty Images).

Bob Deans, director de compromiso estratégico del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales, dijo en un comunicado: “El NRDC busca soluciones ambientales basadas en la ciencia, la ley de EE.UU. y el interés público. Trabajamos en nombre de todos los estadounidenses para proteger a nuestro pueblo contra la peligrosa contaminación y dejar a nuestros hijos un mundo habitable. Esos son los valores y objetivos estadounidenses, y promoverlos es manifiestamente de interés nacional, como hemos demostrado sistemáticamente durante casi 50 años”.

“Como el país más poblado de la Tierra, China tiene mucho que ver con el tipo de mundo que la próxima generación heredará, en nuestro país y en todo el mundo”, dijo Deans. “Estamos orgullosos de nuestro trabajo, en China y en otros lugares, ayudando a crear un futuro más sostenible para todos, y esperamos discutir ese trabajo con el presidente Bishop y el comité”.

El NRDC tiene seis oficinas en Estados Unidos y una en Beijing.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Escasez de alimentos en China: Las autoridades chinas ordenan acabar con el desperdicio de comida

TE RECOMENDAMOS