Inteligencia Artificial, 5G y cómo los algoritmos podrían costarle más que su dinero

Por Mary Clark
23 de Septiembre de 2020
Actualizado: 23 de Septiembre de 2020

Análisis de noticias

La información es el petróleo de hoy y China es la Arabia Saudita de hoy, dijo el experto chino en inteligencia artificial (IA), Kai-fu Lee, en 2018.

En términos comerciales, los beneficiarios de toda esta información son Baidu, Alibaba y Tencent —los equivalentes chinos de Google, Amazon y Facebook— que alimentan a una plataforma de inteligencia artificial masiva que impulsa algoritmos para que los clientes vuelvan por más, dice el experto de seguridad nacional y brigadier retirado de la Fuerza Aérea de EE. UU. general, Robert Spalding.

Pero en términos sociales, los mismos datos también se pueden aprovechar para influir más que solo en las elecciones de gasto.

“Esos mismos algoritmos que hacen que la gente vuelva a comprar son los mismos algoritmos que se pueden utilizar para conseguir que les agrade el Partido Comunista Chino [PCCh]”, dijo a The Epoch Times Spalding, autor de “Stealth War: How China Took Over While America Slept” (Guerra sigilosa: Cómo China tomó el poder mientras Estados Unidos dormía).

“Es una forma muy poderosa de influir en las personas. Amazon Prime, ellos saben cómo conseguir que compres más cosas, así que esa misma psicología es la forma en que [el PCCh] consigue que te agrade más o al menos te guste más su narrativa”.

Dominación global

A medida que el PCCh busca expandir su influencia fuera de China, comprender cómo piensan los occidentales es de gran valor. Al recopilar datos, el PCCh puede aprender a “incentivarle sistemáticamente cuando es un buen ciudadano y desincentivarle cuando es un mal ciudadano”, dijo Spalding.

Esta idea forma la base del “sistema de crédito social” de China, que Samantha Hoffman, del Instituto Australiano de Política Estratégica, describe como “el uso de la recolección y el análisis de Big Data para monitorear, moldear y calificar el comportamiento a través de procesos económicos y sociales”.

“Para que el sistema funcione, debe proporcionar castigos por actuar fuera de los límites de comportamiento establecidos y beneficios para incentivar a las personas y entidades a conformarse voluntariamente, o al menos hacer que la participación sea la única opción racional”, escribió Hoffman en un informe de 2018 titulado “Control autoritario potenciado por la tecnología con consecuencias globales“.

Una pantalla muestra a los visitantes siendo filmados por cámaras de seguridad de inteligencia artificial con tecnología de reconocimiento facial en la 14a Exposición Internacional de China sobre Seguridad Pública y Seguridad en el Centro Internacional de Exposiciones de China en Beijing el 24 de octubre de 2018 (Nicolas Asfouri/AFP/Getty Images)

“Entonces, piénselo de esta manera”, dijo Spalding. “Digamos, por ejemplo, que está en WeChat en China, dice que Xi Jinping es genial, que Xi Jinping tiene ideas maravillosas y luego nota que cuanto más hace eso, más baratos son sus productos… más baratos son sus boletos de avión, más baratos son sus zapatos, y luego, si usted lo critica, más caro es el precio”.

Es una forma poderosa de coerción para seguir la línea del partido.

El sistema de crédito social personal aún está en desarrollo, con varios programas piloto en China, pero tiene el potencial, junto con el sistema de vigilancia masiva de China denominado “Skynet”, para monitorear y clasificar el comportamiento de los ciudadanos.

“Es ‘1984‘ cobrando vida”, dijo Spalding, refiriéndose a la novela distópica de George Orwell sobre un régimen totalitario que monitorea a sus ciudadanos día y noche para garantizar la consonancia con la ideología del partido.

“[El sistema] no se limita dentro de las fronteras de China. Las regulaciones de crédito social ya se están utilizando para obligar a las empresas a cambiar su idioma para adaptarse a las demandas políticas del Partido Comunista Chino”, escribió Hoffman.

“A medida que las empresas sigan cumpliendo, la aceptación de las peticiones del PCCh eventualmente se convertirá en una decisión automática y, por lo tanto, en una norma que interfiere con la soberanía de otras naciones. Para los miembros del público que reciben tales modificaciones, la narrativa del PCCh se convierte en la ‘verdad’ dominante y los puntos de vista alternativos y las pruebas quedan marginadas”.

El logo de la aplicación china de mensajería instantánea WeChat en la pantalla de una tableta, el 24 de julio de 2019 (Martin Bureau/AFP/Getty Images)

El régimen chino prohíbe casi todas las redes sociales y plataformas de comunicación internacionales, fomentando, en su lugar, el desarrollo de equivalentes propios como WeChat, la respuesta china a Facebook y más. El uso de WeChat es casi obligatorio en China, ya que los servicios como la banca, los viajes, compras y comunicaciones están integrados en la aplicación.

Conforme el uso de la aplicación se expande fuera de China, también lo hace la vigilancia y el potencial de influencia.

Preocupaciones sobre privacidad y seguridad

Las observaciones de Spalding surgen a raíz de un creciente escrutinio en Occidente sobre preocupaciones acerca de la privacidad y seguridad relacionados con aplicaciones chinas como TikTok, la popular aplicación de videos cortos utilizada por millones de personas, que es propiedad del gigante de Internet con sede en Beijing, ByteDance Technology Co.

TikTok, como todas las demás empresas chinas, está obligada por las leyes chinas de seguridad a cooperar con las agencias de inteligencia cuando se le pide, una de las razones por las que Estados Unidos considera que las aplicaciones chinas de comunicación son un riesgo para la seguridad nacional.

Los expertos en ciberseguridad también han advertido que no se puede confiar en TikTok.

Mark Grabowski, profesor asociado que se especializa en derecho cibernético y ética digital en la Universidad de Adelphi, describió a TikTok como el “malware del gobierno chino que se hace pasar por una aplicación de redes sociales”.

Aunque el servidor de información de la compañía está en Estados Unidos, la firma de ciberseguridad Penetrum descubrió (pdf) que la aplicación está sustancialmente vinculada con servidores chinos.

Una mujer pasa junto a la sede de ByteDance, la empresa matriz de la aplicación para compartir videos TikTok, en Beijing el 16 de septiembre de 2020 (Greg Baker/AFP a través de Getty Images)

Aunque TikTok ha negado las afirmaciones de recolección de datos y ha tratado de distanciarse de su propietario en Beijing, Estados Unidos ahora está tan preocupado por los riesgos de seguridad de TikTok que en agosto le dio a ByteDance un ultimátum: vende las operaciones de TikTok en Estados Unidos a una empresa estadounidense, o será prohibida en Estados Unidos.

Justo antes de que la prohibición entrara en vigor el 20 de septiembre, el presidente Donald Trump pactó un acuerdo de asociación entre ByteDance, Oracle y Walmart.

TikTok aún no ha obtenido tal respuesta en Europa. La compañía dijo a principios de agosto que establecerá su primer centro de información europeo en Irlanda.

Manipulación

Curtis Ellis, director de políticas en la organización sin fines de lucro America First Policies, advirtió sobre el potencial de recolección de información de TikTok, en una entrevista con “American Thought Leaders” en agosto.

“TikTok es una entidad de recolección de información, una aplicación de recolección de datos que se disfraza como una red social; recopila información de nombre del usuario, la dirección IP de su teléfono, de cada computadora en su red WiFi”, dijo.

Todos estos datos podrían introducirse en los sistemas de inteligencia artificial para comprender cómo se comportan las personas hasta predecir cómo piensan. Con ese conocimiento, es posible influir en el comportamiento de las personas, a menudo sin que se den cuenta de lo que está sucediendo.

“Mucho más allá de la simple recolección de información, es un dispositivo de persuasión”, dijo Ellis. “Utiliza inteligencia artificial para alimentar videos, videos recopilados seleccionados, para los usuarios de modo que usted reciba videos en su dispositivo que son seleccionados por algoritmos creados por el Partido Comunista Chino”.

El 28 de julio, seis senadores estadounidenses escribieron dirigiéndose a funcionarios de seguridad del gobierno estadounidense expresando su preocupación de que TikTok pueda abrir la puerta para que el régimen chino lleve a cabo operaciones de influencia e interfiera en las elecciones estadounidenses.

El PCCh “dedica importantes recursos para realizar operaciones de información en el extranjero” y propagar sus narrativas, señalaron los senadores.

Inteligencia artificial

Un problema importante es que China ya está adelantada en su capacidad de inteligencia artificial, dijo Spalding.

Esto se ve en China a través de empresas de tecnología vinculadas y subsidiadas por el estado, como Baidu, Alibaba y Tencent, propietaria de WeChat. También hay una instalación cada vez más amplia de cámaras de reconocimiento facial. Esta tecnología significa que, en el futuro, su teléfono ni siquiera necesitaría estar involucrado en una vigilancia detallada, dijo Spalding.

En este escenario de “ciudad inteligente”, Spalding describe cómo puede simplemente salir de su casa, decir la palabra “Uber”, las cámaras captan su rostro, leen sus labios y llega su taxi. De esta manera, se rastrea cada uno de sus movimientos y se puede usar en su contra como individuo y contra la sociedad en general.

“Toda esa información que se recopila y hace que su vida sea más cómoda es nuevamente la forma en que [el PCCh] entiende quién es usted como persona, cuál es su sistema de creencias, con quién interactúa”, dijo Spalding.

“Una vez que tienen una idea de quién es usted, pueden comenzar a incorporar eso en los algoritmos para el comercio que se está incorporando”.

Su acceso a servicios básicos como la atención médica, el gobierno y los servicios de transporte podría depender de su puntaje de ciudadano.

“Esto es lo que ellos [el PCCh] buscan exportar, y lo exportan a través de sus relaciones económicas globales con otros clientes corporativos, otras corporaciones fuera de sus fronteras”, dijo Spalding.

“Primero es ‘traer sus centros de investigación de IA a China’ y una vez que nuestra IA sea mejor que la suya, una vez que podamos competir contra ustedes en el mercado porque nosotros vamos a ser subsidiados [por el estado chino], ustedes comenzarán  primero como socios, luego de asociarnos lentamente comenzamos a tomar el control sobre ustedes”.

“Eventualmente Baidu comprará Google, Tencent comprará Facebook… Alibaba comprará Amazon”, dijo Spalding.

5G y la vigilancia del Estado

El PCCh ha invertido fuertemente en desarrollar y desplegar redes 5G en países de todo el mundo a través de su Iniciativa la Franja y la Ruta y la Ruta de la Seda Digital.

El 5G permitirá una integración mucho mayor de la tecnología —llamada el “Internet de las cosas”— en la que todo tipo de artículos electrónicos, desde cepillos de dientes hasta automóviles sin conductor, se conectan a Internet, pueden comunicarse entre sí y todos producen información recopilable.

Esta red hace que sea cada vez más difícil escapar de todos sus movimientos y acciones para que no sean registrados.

“Eso es lo terrible, ¿verdad?”, dijo Spalding. “Hoy en día, puede tirar su teléfono [para evitar ser rastreado]. Pero cuando se construye el 5G, esos millones de dispositivos conectados por milla cuadrada significa que dondequiera que vaya, lo rastrearán, porque ya no es su teléfono, es la ciudad construida a su alrededor, que está destinada a rastrearlo”.

“Entonces no hay nada que pueda hacer”.

Ofreciendo algo de esperanza, para él quizás esto no suceda en los países occidentales dentro de 10 años debido a la infraestructura que se necesita.

Pero casi en esta etapa se encuentra Xinjiang, una región autónoma en el noroeste de China. Xinjiang y su población de etnia uigur se han convertido en un campo de pruebas para este tipo de vigilancia estatal de alta tecnología, escribió Ross Andersen, editor adjunto de The Atlantic.

Una mujer uigur (centro) atravesando una entrada a un bazar en Hotan, en la región noroeste de Xinjiang de China, el 31 de mayo de 2019 (Greg Baker/AFP a través de Getty Images)

Andersen describió una situación donde las cámaras se colocan cada pocas cuadras y hay varios puntos de control, cada uno de los cuales registra los movimientos de los ciudadanos. Si desea salir de la ciudad, debe pasar por otro escaneo de rostro e identificación. Las aplicaciones telefónicas obligatorias controlan la actividad en Internet, incluidas las compras y las conversaciones.

Los “controles de salud” obligatorios toman muestras de sangre y ADN. Se graban voces e incluso monitorean el uso de electricidad para detectar residentes no autorizados. Mantenerse alejado de las redes sociales también puede despertar sospechas.

A medida que la IA mejore y las bases de datos crezcan, este tipo de control de los ciudadanos podría automatizarse fácilmente, explicó Andersen.

Hacia una solución

Hoffman sugirió a los países occidentales que revisen las colaboraciones de investigación con China y la exportación de tecnología occidental para asegurarse de que no se utilice en el desarrollo de sistemas de vigilancia. El uso de leyes estrictas de protección de datos que aborden adecuadamente la privacidad y rijan cómo se pueden exportar y utilizar los datos personales en el extranjero también podría contrarrestar las acciones del PCCh.

Pero si el sistema que transporta los datos se ve comprometido, incluso estas medidas podrían ser inútiles.

Spalding describió la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, en julio de prohibir y luego retirar el equipo 5G de Huawei de la red del Reino Unido durante los próximos 7 años como “una decisión muy positiva”.

Sin embargo, incluso si a Huawei no se le permite una mayor participación en las infraestructuras, todavía existen inseguridades de software, lo que deja cualquier red 5G expuesta a una posible explotación.

Un equipo trabaja en una torre celular para actualizarla y manejar la nueva red 5G en Orem, Utah, el 10 de diciembre de 2019 (George Frey/AFP a través de Getty Images)

La única forma de proteger a las poblaciones democráticas del potencial espionaje del PCCh es proporcionar una solución completamente nueva, dijo Spalding.

Esa solución y el camino a seguir es la provisión de una red 5G alternativa y muy segura, que se basa en la privacidad de la información para los usuarios finales y, por lo tanto, protege del peligro de subversión o control por parte del PCCh, dijo Spalding.

Las personas pueden entonces, si lo desean, elegir esa alternativa por sí mismos.

“Tenemos que tomar el control de nuestro propio destino como personas libres”, dijo.

“No podemos permitir que las relaciones corporativas con China o las relaciones políticas gubernamentales con el Partido Comunista Chino o las instituciones financieras afecten nuestras democracias. Tenemos que hacernos cargo de nuestro destino”.

Con información de Kat Piper, Lily Zhou, Eva Fu y Cathy He.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS