Internautas chinos debaten sobre presunto fraude electoral en EE. UU. y autoridades censuran posteos

Por Frank Yue
12 de Noviembre de 2020
Actualizado: 12 de Noviembre de 2020

A medida que la elección presidencial de Estados Unidos se prolonga y las acusaciones de fraude electoral se han multiplicado en varios estados, las controversias en curso han atraído la atención de muchos dentro de China. Gracias a las herramientas en línea que permiten a los internautas burlar el gran cortafuegos de China, algunos pueden acceder a la información sobre las últimas actualizaciones electorales.

Los internautas descubrieron recientemente que sus discusiones en internet sobre el presunto fraude electoral en las elecciones de Estados Unidos han sido censuradas.

Un usuario de WeChat, la plataforma de redes sociales más popular de China, dijo que se le prohibió chatear dentro de ciertos grupos y que tenía acceso limitado a la función Momentos, que permite a los usuarios postear actualizaciones de texto, foto o video.

El usuario, que deseaba permanecer en el anonimato, dijo a The Epoch Times que la app le informó que sus posteos “eran sospechosos de distribuir rumores viciosos u otro contenido ilegítimo”.

Liu Hua, una sobreviviente del sistema de campos de trabajo de la China comunista, dijo que ha habido un acalorado debate en internet sobre quién sería finalmente el ganador de la elección presidencial.

Su cuenta de WeChat fue bloqueada después de que posteara mensajes y artículos sobre la campaña de reelección del presidente Donald Trump.

“¿Por qué tienen tanto miedo?”, cuestionó la mujer china de mediana edad.

Liu explicó por qué le parecía importante postear información sobre las elecciones de EE. UU. “Nosotros, los chinos del continente, anhelamos especialmente las libertades y la democracia, nuestros propios votos, nuestros propios derechos humanos, para elegir a alguien que realmente comparta nuestros valores. Desafortunadamente, no tenemos ninguno de esos derechos; estamos sufriendo. Reenviar esos mensajes es todo lo que podemos hacer”, añadió.

Según su relato, Liu fue retenida en el infame Campo de Trabajo Forzado de Masanjia después de que expusiera la corrupción en la dirección de su aldea natal. Estuvo detenida desde el 12 de enero de 2010 hasta el 18 de octubre de 2012.

El campo, situado en la ciudad de Shenyang, en la provincia de Liaoning, en el noreste de China, era conocido por sus duras condiciones y tortura de las detenidas, entre ellas las practicantes del perseguido grupo espiritual Falun Gong.

La experiencia de Liu en Masanjia se plasmó en un documental del cineasta Du Bin en 2013, titulado “Above the Ghosts’ Heads: The Women of Masanjia Labor Camp”. Fue torturada, abusada sexualmente y forzada a trabajar durante largas horas.

Un exfuncionario de bajo rango de apellido Tian dijo que el tema del fraude electoral ha generado mucho interés en China, donde no hay una verdadera democracia. Dijo que muchos funcionarios del gobierno son “elegidos” a través de procedimientos de votación amañados que, de hecho, son nombramientos dictados por el líder del Partido Comunista local.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


TE RECOMENDAMOS