Internautas sospechan que China informa todos los nuevos casos de coronavirus como “importados”

Por Olivia Li
24 de Septiembre de 2020
Actualizado: 24 de Septiembre de 2020

Análisis de noticias

China no ha castigado a un solo funcionario por ocultar o no informar sobre el virus del PCCh cuando estalló por primera vez en diciembre del año pasado. Sin embargo, en los últimos cuatro meses, cuando hubo un resurgimiento del virus, funcionarios locales fueron despedidos.

El subdirector del distrito de Fengtai fue despedido cuando Beijing tuvo un nuevo brote vinculado al mercado de Xinfadi, en junio, y un funcionario de base en Wuhan perdió su trabajo cuando surgieron seis nuevos casos en un complejo residencial en mayo.

Los funcionarios de todas las provincias y ciudades solo informaron “casos importados”. Es decir, todos los casos nuevos en sus informes diarios se clasificaron como importados de países extranjeros. El 99 por ciento de las ciudades chinas afirman haber mantenido un récord de cero nuevos casos domésticos durante meses.

Por ejemplo, un informe reciente de la provincia de Shaanxi dice lo siguiente:

“El 20 de septiembre, no hubo nuevos casos domésticos del nuevo coronavirus. Hubo tres casos importados: dos con síntomas y uno asintomático. Los dos pacientes con síntomas volaron desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el 15 de septiembre y Tashkent, Uzbekistán el 16 de septiembre, respectivamente. El paciente asintomático voló desde Abidjan, Costa de Marfil, el 20 de septiembre”.

Paciente da positivo después de pasar 28 días en China

Un nuevo caso “importado” informado por la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, el 10 de septiembre parecía sospechoso.

Un hombre de 19 años, de apellido Zhou, regresó el 11 de agosto al distrito Jianye, de Nanjing, desde Estados Unidos y pasó por una cuarentena de 14 días. Dio negativo dos veces durante los 14 días y se fue a casa el 25 de agosto.

Como la provincia de Jiangsu estableció una guía estricta para rastrear a los repatriados en el extranjero, tomó una tercera prueba el 1 de septiembre (21 días después de la llegada) y el resultado fue nuevamente negativo. Pero el 8 de septiembre, siete días después, su cuarta prueba (28 días después de la llegada) resultó positiva y fue confirmada por una quinta prueba el 9 de septiembre.

Hay dos explicaciones para estos resultados de prueba.

Primero, el caso de Zhou puede demostrar que los kits de prueba de China tienen una tasa de error extremadamente alta.

En segundo lugar, contrajo el virus en Nanjing entre el 1 y el 8 de septiembre, de un portador desconocido del virus doméstico, como resultado de la propagación comunitaria.

Las autoridades de la ciudad decidieron denunciarlo como un caso importado, sin dar ninguna explicación de por qué dio negativo en los primeros 21 días. Si atribuyen la anomalía a la baja tasa de precisión de los kits de prueba, es como decir que podría haber muchos otros repatriados que son portadores del virus, pero que han dado negativo en las pruebas, lo que provocaría que la gente entre en pánico.

Las autoridades también pusieron en cuarentena a más de 7000 personas que, supuestamente, tuvieron contacto con Zhou.

Algunos cibernautas chinos calculan que, basándose en la afirmación de las autoridades, Zhou se puso en contacto con alrededor de 500 personas todos los días desde el 25 de agosto hasta el 8 de septiembre, después de salir de la cuarentena.

Los internautas sospechan que las autoridades han puesto en cuarentena a un gran número de personas ajenas a Zhou, quienes estuvieron en contacto con otros casos que no fueron denunciados públicamente, porque si alguno de ellos da positivo, las autoridades pueden culpar de todos los casos a Estados Unidos.

Un caso “importado” similar en la ciudad de Deyang

De manera similar, la provincia de Sichuan informó de un caso “importado” el 19 de septiembre. El paciente dio negativo cinco veces en los primeros 20 días, pero el día 27 las pruebas indicaron que estaba contagiado.

Este paciente, un hombre de 48 años, voló a Shenzhen, provincia de Guangdong desde Rusia el 22 de agosto, y pasó por una cuarentena de 20 días hasta el 12 de septiembre. Sus cinco resultados de la prueba fueron todos negativos del 26 de agosto al 11 de septiembre.

El 12 de septiembre, voló desde Shenzhen a su ciudad natal en un vuelo nacional. Al llegar tomó un automóvil compartido para ir a su casa.

Fue examinado por el equipo local de control de la epidemia el 18 de septiembre, cuatro semanas después de llegar a China, y el resultado fue positivo. Lo etiquetaron como un portador de virus asintomático que importó el virus de Rusia.

Es posible que se haya infectado en su vuelo de Shenzhen a Deyang, o durante el viaje compartido a casa. Como en el caso de Nanjing, las autoridades no dieron ninguna explicación de por qué sus pruebas iniciales fueron negativas.

Las consecuencias catastróficas de ser un chivo expiatorio

Muchos cibernautas chinos expresaron su preocupación por un brote catastrófico, que surja tarde o temprano debido la deshonestidad de los funcionarios chinos.

Si los funcionarios ocultan todos los casos nacionales y solo informan los casos importados, en los días en que no hay casos importados, no tendrán ninguna razón para poner a los contactos cercanos de los casos nacionales en cuarentena u observación médica. Por lo tanto, esas personas se mezclan libremente y representan un peligro para todas las personas con las que entran en contacto, dijeron los cibernautas.

Además, los residentes bajarán la guardia porque los informes de la pandemia en las ciudades dicen que no hay casos domésticos.

“¿Cómo es posible que no haya casos domésticos cuando el mismo virus se está propagando como la pólvora en países extranjeros?” preguntó un cibernauta que es estudiante de doctorado en la Universidad de Beijing.

El reciente brote en la ciudad de Ruili, en el suroeste de la provincia de Yunnan, podría ser un buen ejemplo.

Ruili es una pequeña ciudad fronteriza con Birmania, con una población que ronda los 300,000 habitantes, y sus principales industrias son el comercio exterior y el turismo. Es bien conocida por su mercado mayorista de joyas, ya que un gran número de residentes se dedica a vender y procesar jade importado de Birmania.

Las autoridades chinas encerraron la ciudad de Ruili el 14 de septiembre, luego de que allí se reportaran dos nuevos casos del virus del PCCh. Los funcionarios locales afirmaron que no se habían presentado casos domésticos de infecciones por el virus del PCCh durante meses y los dos casos confirmados el 13 de septiembre fueron “importados” de Birmania, ya que los pacientes habían regresado a Ruili al cruzar ilegalmente la frontera entre Birmania y Yunnan.

Yunnan News informó que el vicegobernador Ruan Chengfa inspeccionó el hospital improvisado tipo “fangcang” de Ruili, el 14 de septiembre. Los hospitales de Fangcang se utilizan para aislar a los pacientes que presentan sólo síntomas leves; no están preparados para ofrecer tratamiento. El hospital de Ruili puede albergar a cientos de pacientes, según fotos proporcionadas por Yunnan News.

Los internautas creen que poner una ciudad bajo llave parece ser una medida drástica si solo hay dos casos confirmados. Además, el hecho de que se completara un hospital Fangcang, el día después de que las autoridades identificaran nuevos casos, sugiere que las autoridades están ocultando la verdadera situación, tal como lo hicieron a principios de enero en Wuhan.

Para el 19 de septiembre, la ciudad anunció con orgullo que evaluó a los 280,000 residentes y todos dieron negativo. Sin embargo, el gobernador de Yunnan declaró el mismo día que toda la provincia de Yunnan se encuentra ahora en un “estado de guerra”, aunque hasta la fecha no se han reportado nuevos casos domésticos en la provincia.

Estos mensajes confusos llevaron a acalorados debates en Internet. Algunos advirtieron a otros que el uso por parte del gobernador de “estado de guerra” les está diciendo a todos que el brote es muy serio; mientras que otros, que planean vacacionar en Yunnan en octubre, se muestran reacios a renunciar a sus planes de viaje.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China toma a la fuerza sangre de practicantes de Falun Gong

TE RECOMENDAMOS