Intervención de Biden en reservas de petróleo puede desencadenar guerra con la OPEP: estrategas

Por Andrew Moran
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

El presidente Joe Biden anunció el martes que liberará 50 millones de barriles de las Reservas Estratégicas de Petróleo (SPR) del país como parte de la coordinación con varias otras economías avanzadas, como China, el Reino Unido y la India. El objetivo es aliviar los precios de la energía en alza inyectando más oferta en los mercados mundiales de petróleo y gas.

Poco después de que el presidente Biden confirmara que Estados Unidos recurriría a los inventarios nacionales, los futuros del crudo West Texas Intermediate (WTI) de diciembre borraron sus pérdidas y subieron un 2.5 por ciento hasta casi 79 dólares el barril. Los futuros de la gasolina RBOB de diciembre también se tornaron positivos durante la sesión, alcanzando un máximo intradía de algo más de 2.80 dólares.

Varios estrategas señalan que algunos inversores habían puesto en precio la medida de alivio multilateral, lo que confirma por qué los contratos de WTI y Brent habían caído hasta un 5 por ciento en el último mes.

Damien Courvalin, estratega de materias primas de Goldman Sachs, explicó en una nota a los clientes que el anuncio de Biden estaba “totalmente descontado”, lo que sugiere que los mercados financieros estaban de acuerdo en que esto ofrece un remedio a corto plazo para el déficit estructural. Sin embargo, es posible que a largo plazo no aborde los problemas fundamentales del volátil sector.

Aunque la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, no pudo facilitar la cantidad de petróleo que los estadounidenses consumen cada día durante una conferencia de prensa celebrada el martes en la Casa Blanca, los datos de la Administración de Información Energética (EIA) muestran que los consumidores utilizan entre 18 y 20 millones de barriles al día. Sin embargo, con los 50 millones de barriles que se están bombeando a los mercados (18 millones de los cuales irán a parar a China e India), la cantidad indicada por la administración podría ser solo suficiente para el consumo de varios días.

La secretaria de Energía Jennifer Granholm habla con la prensa en la Casa Blanca el 11 de mayo de 2021. (Drew Angerer/Getty Images)

Algunos economistas afirman además que esto agravará los problemas que pesan sobre el sector energético. Al liberar petróleo de las SPR, la Administración Biden podría bajar artificialmente los precios. Esto provocaría un aumento de la demanda y un endurecimiento de los inventarios. Si los precios se desploman, la tendencia a la baja desalentaría una mayor exploración y producción de crudo, contribuyendo a los déficits en los mercados energéticos mundiales.

Además, dado que estas reservas estratégicas deben reponerse, los observadores de la industria prevén que se produzca un repunte de la demanda en un periodo posterior, refiriéndose a la política como un “canje”.

Después de que el presidente aprobara la liberación de las SPR, estos barriles de petróleo tardarán 13 días en llegar al mercado internacional.

¿Llega el alivio a los consumidores?

Granholm describió la solución del presidente como un “puente” para bajar los precios, admitiendo que no va a haber “una diferencia dramática”.

“En diciembre, el precio será de unos 3.19 dólares el galón y luego en enero bajará”, señaló.

Según la AAA, la media nacional del galón de gasolina se situaba el lunes en 3.409 dólares, frente a los 2.11 dólares de hace un año. Los precios del crudo representan aproximadamente la mitad de lo que los automovilistas pagan en el surtidor.

Para los consumidores, los efectos de la decisión de la Casa Blanca podrían no dar frutos hasta el nuevo año, pronosticó Granholm.

Es posible que la medida ni siquiera provoque un descenso de los precios de la gasolina. O, si hay una bajada, puede que no se vea durante un tiempo, ya que este tipo de tácticas pueden tardar en recorrer el sistema, predicen varios estrategas.

“Para los conductores que se preguntan si los precios de la gasolina bajarán como resultado de la liberación de las SPR en EE. UU., la realidad es que esto puede no ocurrir en absoluto, o solo con un retraso significativo”, declaró Bjornar Tonhaugen, jefe de mercados petroleros de Rystad Energy.

“En primer lugar, la liberación de existencias, especialmente por parte de EE. UU. y posiblemente de China, se producirá en barriles de crudo. Para que esto repercuta en el suministro de gasolina, debe dar lugar a una mayor producción de gasolina por parte de las refinerías, lo que solo podría ocurrir con retraso y en el caso de que los márgenes mejoren mientras las refinerías esperan que la demanda de gasolina evolucione positivamente a corto plazo”.

El otro factor es que las refinerías ya han comprado sus suministros de petróleo para diciembre.

De cara a 2022, los automovilistas podrían ahorrarse unos céntimos por galón, estima Andrew Lipow, presidente de Lipow Oil Associates.

Al mismo tiempo, muchos expertos del sector siguen esperando precios del petróleo de tres dígitos. Francisco Blanch, jefe global de investigación de materias primas y derivados de Bank of America, declaró a Bloomberg en septiembre que el crudo podría alcanzar los 100 dólares en septiembre de 2022, o quizás antes si las temperaturas frías de este invierno son inferiores a las normales.

La cuestión principal, argumentaba Blanch, era el “problema de la falta de inversión” que coincide con el aumento de la demanda.

Además de la instantánea semanal de la EIA sobre los inventarios en EE. UU., las consecuencias de la posición “anti OPEP” que está adoptando la administración podrían ser el próximo motor de los movimientos de los precios, escribe Louise Dickson, analista principal de mercados petroleros de Rystad Energy.

¿Una guerra contra la OPEP?

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, la OPEP+, celebrarán la reunión ministerial mensual el 2 de diciembre. Será una reunión muy esperada por los mercados financieros mundiales porque los funcionarios podrían acordar recortar los niveles de producción como represalia a los últimos acontecimientos.

Varios participantes asisten a la sesión de apertura del 15º Foro Internacional de la Energía en Argel el 27 de septiembre de 2016. (Ryad Kramdi/AFP vía Getty Images)

Varios delegados de la OPEP+ afirman que la receta de la administración no es razonable y que no está justificada por las condiciones actuales del mercado. Esta posición, dicen algunos, podría ser una pista de que abandonará su plan de suspender la producción de 400,000 barriles de suministro al día.

“La OPEP considera que la medida de EE. UU. es injustificada por las condiciones actuales del mercado, lo que por supuesto no es más que una mala fe, pero es probable que el cártel deseche sus planes de bombear 400,000 barriles diarios adicionales cuando se reúna el próximo jueves”, dijo Ipek Ozkardeskaya, analista de Swiss Quote, en una nota.

“Hasta entonces, es probable que veamos el corazón de los comerciantes de petróleo palpitando entre el mayor suministro estratégico de los mayores consumidores de petróleo y las perspectivas de un menor suministro de la OPEP. Por lo tanto, hay pocas posibilidades de que veamos al petróleo romper niveles de precios importantes. A la baja, el nivel de 74 dólares pb debe actuar como un sólido soporte, mientras que las ofertas deben entrar en juego en el nivel psicológico de 80 dólares”.

Durante la próxima semana, cómo responda la OPEP podría ser “la pregunta del millón”, dice Tonhaugen. Pero Joseph McMonigle, secretario general del International Energy Forum (IEF), con sede en Riad, cree que los ministros de energía de la OPEP+ mantendrán sus planes intactos a menos que “factores externos” obliguen a los ministros a reevaluar el mercado.

“Sin embargo, algunos factores externos imprevistos, como la liberación de reservas estratégicas o nuevos bloqueos en Europa, pueden provocar una reevaluación de las condiciones del mercado”, añadió McMonigle en una declaración.

Dicho esto, algunos observadores del mercado afirman que la OPEP será la vencedora a largo plazo porque “al final se les pagará por reemplazar esas reservas”, escribió Phil Flynn, autor de “The Energy Report” y comentarista diario del mercado.

“Esta liberación prevista solo tendrá un impacto a corto plazo en el precio, pero ramificaciones a largo plazo para el mercado mundial del petróleo”, explicó Flynn. “Esta medida dará más poder a la OPEP y a Rusia, y pondrá a los productores de EE. UU. en desventaja competitiva. La OPEP Plus puede aguantar más tiempo que las reservas estratégicas mundiales y saben que al final se les pagará para que sustituyan esas reservas”.

En el frente geopolítico, la situación podría tensar aún más las relaciones entre Washington y Riad, señaló Helima Croft, estratega jefe de materias primas de RBC Capital Markets LLC. En los últimos meses, la Casa Blanca ha solicitado al cártel que eleve los niveles de producción para frenar los precios, y la secretaria de Energía ha acusado al grupo de negarse a apoyar la recuperación económica mundial. Tras el rechazo de la organización, muchos estrategas coinciden en que la situación se ha vuelto política.

Pase lo que pase, Warren Patterson, jefe de estrategia de materias primas de ING, anticipa que el desarrollo de los acontecimientos podría “dejar el potencial de una mayor volatilidad en los mercados del petróleo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS