Inundaciones de Mallorca dejan 91 millones en daños materiales, 19 en casas

Por EFE
21 de Octubre de 2018 Actualizado: 21 de Octubre de 2018

Las torrenciales lluvias del pasado día 9 en el Llevant de Mallorca dejan pérdidas materiales que el Govern balear concretó en 91,1 millones de euros, de los que 19,1 son de particulares -viviendas, terrenos y coches- y 36,3 millones corresponden a bienes públicos de ayuntamientos y el Consell de Mallorca.

Los daños sufridos en infraestructuras de la comunidad autónoma ascienden a 31,5 millones, sobre todo de la Conselleria de Medio Ambiente y en menor medida de los departamentos del Territorio y de Educación.

De los 36,3 millones de pérdidas en municipios y del Consell de Mallorca, el mayor gasto, 22,7 millones, corresponde a los desperfectos en 22 carreteras afectadas gravemente por las intensas lluvias e inundaciones.

Además, los daños en empresas privadas asciende a 4,1 millones, según esta primera cuantificación que ha realizado la Conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas y que ha sido trasladada al Gobierno de España, según explicó hoy la consellera de este departamento, Catalina Cladera.

La consellera ha participado en Inca, en un encuentro de cuerpos de emergencias donde se honrró a las 13 víctimas mortales de estas trágicas inundaciones.

También se agradeció la labor de los cientos de profesionales y voluntarios que han trabajado en los municipios afectados: Sant Llorenç des Cardassar, Artà, Son Servera, Capdepera y Manacor.

La consellera reseñó la importancia de esta primera cuantificación de cara a las ayudas que Baleares recibirá del Estado.

En su reunión del pasado viernes, el Consejo de Ministros acordó declarar zonas de emergencia los municipios de Artá, Capdepera, Manacor, Sant Llorenç y Son Servera tras las torrenciales lluvias.

En rueda de prensa, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, expresó el “sentimiento de pesar del Gobierno” por la muerte de las trece personas.

Celaá afirmó que el Ejecutivo “se ha puesto ha trabajar con responsabilidad y celeridad” para prestar ayuda a los afectados por la tragedia.

La consellera Cladera señaló que los damnificados -personas e instituciones- tienen un mes para solicitar ayudas al Estado y hasta el 31 de enero en el caso de las del Govern balear.

El Ejecutivo autonómico ha previsto hasta ocho líneas de ayudas que se podrán compatibilizar con las subvenciones de otras administraciones públicas o de seguros privados.

Las ayudas se refieren a vivienda y edificios, por defunción de familiares, de pérdida y siniestro de vehículos, en explotaciones agrarias y ganaderas, en empresas, por daños medioambientales y de reparación de bienes e infraestructuras públicas.

Sobre las intensas lluvias caídas el viernes en el municipio de Pollença, la consellera dijo que el Govern analizará los daños, pero que la situación “nada tiene ver” con la riada de la zona de Llevant y, por tanto, no se incluirá en la declaración estatal de zona de emergencia.

 

TE RECOMENDAMOS