Inventa “agua comestible” para su abuelita hospitalizada por deshidratación y es un éxito

Por La Gran Época
27 de Junio de 2019 Actualizado: 28 de Junio de 2019

Estas “gotas de gelatina” no solo son sabrosas, sino que también pueden hacer maravillas para ayudar a los pacientes con demencia a mantenerse hidratados.

Conoce al hombre detrás de esta maravillosa creación. Lewis Hornby es un innovador ingeniero de diseño graduado en la Universidad de Arte de Londres.

A Lewis se le ocurrió la idea de crear agua comestible después que su abuela Pat, que sufre de demencia, fue trasladada de emergencias al hospital debido a su deshidratación.

Según TheAlzheimer’sSite, los pacientes con demencia a menudo se olvidan de beber agua o no saben dónde encontrarla y es ideal para aquellos pacientes con demencia que sufren de disfagia o dificultad para tragar líquidos poco espesos.

Además, es posible que no sepan reconocer si tienen sed, ya que “con frecuencia la parte del cerebro que se ocupa de enviar señales sobre la sed no funciona de la manera en que se supone que debe hacerlo”, como se indica en el sitio web de “Agua para la Salud”.

Por estas razones, los pacientes con demencia, incluyendo la abuela de Lewis tienen mayor riesgo de deshidratación.

Para hacer realidad su idea, consultó a psicólogos y médicos especializados en demencia y vivió en un hogar de ancianos durante un tiempo, como parte de su investigación.

Cinco meses después, Lewis Hornby desarrolló con éxito las “gotas de gelatina” para su tesis doctoral, reportó MNN.

Cada gota de gelatina contiene más del 90 por ciento de agua, junto con agentes de gelificantes y electrolitos.

Las coloridas gotas de gelatina que se presentan en una bandeja sellada, parecen un regalo delicioso ¿Quién podría resistirse?

“Según mis estudios, a las personas con demencia les resulta mucho más fácil comer que beber. Aun así, puede ser difícil animarlos a comer. Encontré que la mejor manera de superar esto es ofrecerles un regalo”, escribió Lewis.

Presentó la atractiva “caja de gotas de gelatina” a su abuela y ella no tuvo ninguna objeción de investigar las golosinas super hidratantes.

En 10 minutos, se engulló siete gotas de gelatina del tamaño de un bocado.

Los cuidadores de pacientes con demencia, así como las enfermeras, recibieron con entusiasmo la fascinante creación de Lewis, que ganó el premio Helen Hamlyn del Centro de Diseño, el premio Snowdon para la Discapacidad y la Distinción a la Vocación de servicio de la Facultad de Ingeniería de Diseño de Dyson para el impacto social.

“El hogar  de ancianos está lleno de historias con estos dulces”, escribió una enfermera de Escocia en la página de recaudación de fondos de JustGiving, iniciada para ayudar a la producción de gotas de gelatinas, de Lewis.

“Las posibilidades para el futuro son enormes y quiero que esto funcione”.

“Luché para que mi mamá con demencia severa bebiera cualquier cosa, también desarrolló un gusto por lo dulce, así que esto es perfecto”, comentó un cuidador.

Según una actualización de la página de Facebook del proyecto Jelly Drops (gotas de gelatina) se asociará con el “Laboratorio de Innovación Alimentaria” de la Universidad del Oeste de Londres, para seguir desarrollando las gotas de gelatina y evaluar la efectividad de este producto.

“Me asocié con un gran número de hogares de cuidado de ancianos locales para probar las gotas de gelatinas”, escribió.

Esperemos que pueda marcar la diferencia en la vida de muchas personas y que pronto puedan ser lanzadas al mercado.

Mira el video a continuación:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS