Inversionistas estadounidenses están cada vez más expuestos a bancos chinos con peligrosos préstamos

La lealtad de las empresas chinas a menudo recae en el PCCh, no en sus inversores
Por Fan Yu
31 de Mayo de 2020 1:53 PM Actualizado: 08 de Junio de 2020 12:53 PM

Comentario

Los inversionistas estadounidenses tienen cada vez más razones para desvincularse financieramente de China.

La contabilidad fraudulenta de varias empresas chinas y una prolongada disputa comercial entre Estados Unidos y China han obligado a los inversionistas estadounidenses a examinar su exposición a las acciones chinas. Más recientemente, el virus del Partido Comunista Chino (PCC) y la propuesta de una ley de seguridad nacional en Hong Kong han echado más combustible al fuego.

La semana pasada, un organismo asesor del Congreso de Estados Unidos emitió una advertencia sobre la exposición de los inversionistas estadounidenses al precario sistema bancario chino.

Es una razón más para que los inversionistas reduzcan su exposición a las inversiones chinas.

Bancos

La cantidad de préstamos incobrables en los balances de los bancos chinos es preocupante, especialmente dada la tendencia creciente de los ahorradores, pensionistas y cuentas de jubilación estadounidenses que poseen acciones chinas, según un reporte publicado el 27 de mayo por la Comisión de Revisión de la Economía y la Seguridad de Estados Unidos y China (USCC).

En el documento se califica a los bancos chinos como “una fuente de riesgo sistémico” y se afirma que, a diferencia de los bancos estadounidenses, los bancos chinos no tienen un deber fiduciario con los intereses de sus inversores (propietarios).

“Siguen estando en deuda con el Estado y apoyados por él”, indica el documento. “El Estado-Partido Comunista conserva la capacidad de intervenir decisivamente en el sistema bancario para lograr los resultados deseados”.

En concreto, la cantidad de préstamos improductivos (NPL) es preocupante. Los NPLs son préstamos en los que los prestatarios no son lo suficientemente viables financieramente para seguir pagando intereses. Además, ya cargados de NPL antes de que el virus del PCCh atacara, las autoridades de Beijing movilizaron a los bancos chinos para proporcionar nuevo capital a las empresas en dificultades durante la pandemia, incluso cuando las cifras de NPL existentes han estado aumentando.

Hace una década, cuando los mercados chinos estaban bastante cerrados, estos temas eran irrelevantes para los inversionistas estadounidenses. Pero hoy en día, los problemas de China se han convertido en problemas de los inversionistas estadounidenses. “Los inversionistas estadounidenses tienen, por lo tanto, una creciente participación en el sistema financiero de China y en todos sus riesgos económicos y políticos no atenuados. Este es un tema importante que deben evaluar los responsables de la formulación de políticas”, advirtió el reporte de USCC.

Las empresas chinas, incluidos muchos de sus bancos, forman parte de los índices de los mercados emergentes y de los mercados mundiales del MSCI y del FTSE Russell. Los bonos nacionales chinos onshore también forman parte del ampliamente seguido Índice Global Agregado de Bloomberg Barclays. También muchos fondos de inversión populares están obligados a seguir los índices, comprando valores emitidos por empresas chinas.

Este desarrollo significa que los inversionistas estadounidenses, a través de sus fondos de pensión, fondos mutuos y fondos cotizados en la bolsa, ahora son dueños de las acciones de los bancos chinos y de los participantes del sistema bancario. Dicho de otra manera, los inversionistas estadounidenses están ahora en el anzuelo de estos malos préstamos.

Los inversionistas: Caveat Emptor

La administración estadounidense a principios de este mes ordenó a la Junta Federal de Inversiones de Ahorro para la Jubilación que detuviera sus inversiones previstas en acciones chinas. El Plan de Ahorro de la Junta, que tiene alrededor de 41 mil millones de dólares de activos, estaba planeando seguir los componentes de ciertos índices MSCI, que incluye acciones chinas.

Pero eso es solo un fondo. El gobierno tiene poderes limitados para dirigir a los inversionistas individuales en qué invertir, que es la forma en que debe ser en un sistema democrático y capitalista. Por lo tanto le corresponde a cada inversionista estadounidense reevaluar su cartera y pensar dos veces sobre las inversiones en acciones o bonos chinos.

Esto no es una consideración política, es una consideración financiera y económica.

El informe de USCC, sobre el sistema bancario chino, destaca los riesgos idiosincrásicos específicos del mercado chino, riesgos que un inversor corriente no puede justificar a nivel económico.

Las empresas chinas se comportan de manera completamente diferente a sus homólogas occidentales y no tienen las características fundamentales de una empresa con fines de lucro común.

El documento de USCC señala que las empresas chinas no trabajan para sus inversores (propietarios), sino que en última instancia deben responder ante el PCCh. Las directivas del PCCh sustituyen a otras prioridades, lo que crea un conflicto de intereses por el que, en el caso de los bancos chinos, podrían perder a sabiendas dinero en préstamos para promulgar las políticas y directivas de la PCCh, como los préstamos a empresas estatales no rentables.

Esto incluso va más allá. Los bancos y las empresas de corretaje chinos presionaron de reciente a sus empleados de Hong Kong para que firmaran una petición en apoyo de la ley de seguridad nacional de Hong Kong impuesta por Beijing, según el Nikkei Asian Review, del 26 de mayo.

“Tuve una tarea inesperada esta mañana (…) mi jefe pidió a todos los del equipo que firmaran este papel”, dijo a Nikkei un empleado anónimo de Hong Kong de un banco de inversión chino. La petición también decía que los firmantes debían apoyar “la independencia de Hong Kong, la antisedición, el antiterrorismo y la interferencia extranjera”.

Tales políticas serían inimaginables en las empresas estadounidenses. Entonces, ¿cómo puede un inversor evaluar con precisión las perspectivas comerciales y económicas de las empresas chinas? ¿Deberían los inversionistas estadounidenses realmente tener interés en tales operaciones?

Los inversionistas están acostumbrados a un cierto nivel de controles y equilibrios regulatorios. En su mayoría, los inversionistas no deberían preocuparse por la veracidad de los informes financieros de una compañía. Desde principios de la década de 2000, cuando los inversionistas perdieron miles de millones de dólares a causa de los escándalos de fraude de Enron y WorldCom, los mercados de capital de los Estados Unidos y la Comisión de Valores y Bolsa han endurecido las reglamentaciones mediante la promulgación de la Ley Sarbanes-Oxley, y han establecido salvaguardias para la industria como la Junta de Supervisión de Contabilidad de Empresas Públicas.

Pero las empresas chinas normalmente no se adhieren a ninguna de estas reglamentaciones. Hay normas y reglamentos chinos en vigor, pero su eficacia va a la zaga de la de los mercados desarrollados. Los auditores chinos no pueden ser investigados o examinados por los reguladores estadounidenses. El número de empresas totalmente fraudulentas o que realizan actos fraudulentos es significativamente mayor en los mercados chinos.

Los economistas occidentales creen que los bancos chinos no declaran sus verdaderos niveles de NPL. Una investigación reciente de Karlo Kauko, asesor del Banco de Finlandia, descubrió un aumento de los problemas de calidad de los préstamos en los bancos chinos debido a las pruebas irrefutables de la disminución de sus ingresos por concepto de intereses. Esto es a pesar de los informes públicos de los bancos sobre la estabilidad de los índices de morosidad.

¿Cómo puede un inversionista estadounidense confiar en las revelaciones financieras de tales compañías chinas?

Los inversionistas no deben mantenerse despiertos por la noche por tales transgresiones. La decisión correcta es deshacerse de los valores chinos.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

A continuación

Exclusiva: funeraria china revela cifra real de muertes por coronavirus

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.