¿Por qué la experimentación con animales rara vez aparece en las noticias?

Por Martha Rosenberg
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

Si usted es como la mayoría de la gente, sabe mucho más sobre cómo se trata a los animales de cría en las granjas industriales, que cómo son tratados los perros, primates y otros animales en laboratorios de Estados Unidos. Esto no es coincidencia.

La exposición de lo que ocurre detrás de la cortina sería muy perjudicial para los contratos de investigación universitaria financiados por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), donde se gastan millones para evitar la transparencia. Por ejemplo, en 2009 se autorizó a la Universidad de Iowa a construir una “instalación subterránea de 11.2 millones de dólares y 35,000 pies cuadrados que albergará a animales experimentales para su uso en la investigación biomédica y ofrecerá una medida adicional de protección contra los extremistas de los derechos de los animales”, informó The Scientist. Los animales experimentales incluyen primates, ovejas, cerdos y conejos.

¿Por qué la exposición sería tan dañina? Porque gran parte de la investigación patrocinada por el gobierno es costosa, cruel, repetitiva y sin valor científico. Mejor que se mantenga fuera de las noticias.

Los animales de laboratorio son la “moneda real” de las subvenciones del gobierno a los centros médicos y universidades, una especie de cerdo académico. En un centro médico donde yo trabajaba, los investigadores sentían que “no lo habían logrado” hasta que se les dieron primates en lugar de simples gatos o roedores. Y mientras el director de los NIH, Francis Collins, que se describe a sí mismo como un “cristiano serio”, ha abordado la falta de minorías y sexismo en la ciencia, guarda un extraño silencio sobre los millones, probablemente miles de millones, de animales que envía a su muerte, generalmente para experimentos sin sentido.

Investigación animal al más alto nivel gubernamental

Thomas R. Insel dirigió el Centro Regional de Investigación de Primates de Yerkes en la Universidad de Emory, uno de los centros de investigación de primates más grandes del mundo, antes de convertirse en director del Instituto Nacional de Salud Mental de los NIH.

En un experimento en el que participó Insel, los monos recién nacidos fueron “separados de sus madres dentro de las 48 horas del nacimiento” y sometidos a “factores estresantes” sin ser “capaces de utilizar un compañero social para amortiguar su respuesta a un factor estresante”. ¿Qué se aprendió? “Como se esperaba de estudios anteriores, los monos separados de su madre poco después del nacimiento y criados en condiciones normales de guardería desarrollan un síndrome caracterizado por una disminución de la afiliación, un aumento de la agresividad y un aumento de la conducta autodirigida y repetitiva”.

En otro experimento realizado por Insel sobre campañoles, un mamífero parecido a un ratón, “un animal fue colocado en la caja de salida” con crías de 2 a 8 días de edad. “El comportamiento de los padres se registró como el tiempo que pasan con las crías, ya sea amamantando, aseándose o agachándose durante un período de 5 minutos. Las hembras fueron decapitadas el mismo día”.

Una investigación similar, banal, cruel y financiada por los contribuyentes ha sido realizada por Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas del NIH. Un trabajo de investigación co-escrito por Volkow muestra una ensangrentada “macaco preñada en posición transversal dentro de un escáner PET HR+… colocada de manera que los órganos maternos y fetales estén dentro del mismo campo de visión”. El documento concluye que cuando los primates hembras ingieren cocaína, los fetos también se ven afectados. ¿Alguien no lo sabe?

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) del NIH también es cómplice. Hace unos años, cuando pregunté sobre imágenes degradantes y avergonzantes de primates publicadas en su sitio web en un taller oficial de la NIA creado por Thomas Clarkson, de Wake Forest, las imágenes fueron retiradas rápidamente y sin explicaciones escritas. Las fotos mostraban monos posando con gafas en máquinas de escribir y vestidos con ropa. Tenían añadidas “divertidas” burbujas de dibujos animados.

Ratón utilizado para experimentos en laboratorio. (Wikimedia Commons/ Lucija T./ CC BY-SA 4.0)

Defendiendo sus dólares

Probablemente no hay industria más temerosa de la transparencia que la investigación con animales. Desde que Alex Pacheco expuso el tratamiento de los monos Silver Spring en 1981, los investigadores que trabajan sobre animales se han visto reducidos a declarar “no es lo que parece” o “déjenos explicar” cuando aparecen imágenes no deseadas.

Y, como era de esperar, se vuelven desagradables cuando sus actos son expuestos y la seguridad de su carrera se ve amenazada. Por ejemplo, cuando un grupo llamado Progreso para la Ciencia se atrevió a cuestionar la investigación sobre primates financiada por los contribuyentes que se llevó a cabo en la UCLA en 2014, se encontraron con una grupo furioso de hasta 40 investigadores de la UCLA y sus partidarios que gritaron obscenidades. Algunos manifestantes a favor de la investigación animal se pusieron tan violentos que tuvieron que ser refrenados por la policía. Era difícil de creer que la turba fuera, durante el día, hombres y mujeres de “ciencia” dedicados al avance de la medicina humana. Fue una reminiscencia de los estudiantes de medicina de la Universidad de Northwestern que se burlaban y gritaban a los que protestaban de sus “laboratorios de perros” fuera de su edificio de salud en 1988: ¿son estos los futuros médicos?

En la década de 1980, la industria de la investigación animal trató de cambiar la opinión pública negativa con campañas como “su hijo o su perro” que implicaban que su hijo moriría si el perro o el chimpancé no lo hacían. Luego los investigadores reemplazaron los laboratorios caninos por laboratorios de cerdos, un animal menos querido. Pero en la década de 2000, la industria de la investigación animal, asustada, hizo aprobar la Ley de Terrorismo de Empresas Animales, que penaliza la interferencia con “las operaciones de una empresa animal”, un precursor de las leyes de “Ag-Gag” que cubren la operación de las granjas.

Sí, el público puede juzgar la investigación con animales

Además de los laboratorios subterráneos, la vigilancia electrónica, las credenciales codificadas, la seguridad de alta tecnología y la Ley de Terrorismo de Empresas Animales, la industria de la investigación animal tiene otra forma de eludir el escrutinio: el público no puede juzgar su “alto nivel” científico. No se tiene las bases científica para juzgar el trabajo de los científicos, así que hay que “confiar en ellos”. Sin embargo, revelar que la privación materna causa daño en los bebés o que el consumo materno de cocaína afecta al feto no es una ciencia de “alto nivel”, sino un derroche de dinero de los contribuyentes, crueldad con los animales y un insulto a nuestra inteligencia.

Considere la “Prueba de Draize”, en la que millones de animales conscientes y controlados –por lo general, conejos albinos, pero a veces perros– se sometieron a pruebas con sustancias aplicadas a los ojos para detectar enrojecimiento, hinchazón, secreción, ulceración, hemorragia, nubosidad o ceguera. Esta prueba “científica” sin embargo se descarta cuando los casos de responsabilidad por productos defectuosos llegan a los tribunales porque “los resultados de los animales no pueden extrapolarse a los humanos”. Entonces, ¿por qué se hacen?

La industria de la investigación animal es una empresa vasta y macabra que apoya con creces a los centros médicos y a los investigadores individuales sin apenas transparencia ni responsabilidad. Al público se le niega el derecho a “saber” aunque el público pague por ello.

Martha Rosenberg es autora de la premiada exposición “Born With a Junk Food Deficiency” . Conocida a nivel nacional, ha dado conferencias en universidades y escuelas de medicina y ha aparecido en la radio y la televisión.

*****

Mira a continuación:

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los “Made in China”

TE RECOMENDAMOS