Investigador de la “mente extendida” explica la ciencia tras la supuesta mística “sincronicidad”

Por Tara MacIsaac
03 de Junio de 2022 3:31 PM Actualizado: 03 de Junio de 2022 4:08 PM

El biólogo Rupert Sheldrake y el afamado psiquiatra Carl Jung han adoptado enfoques diferentes, pero complementarios, sobre la sincronicidad, es decir, las coincidencias entre lo que está en la mente de uno y los acontecimientos que ocurren en el mundo exterior.

Un ejemplo sencillo y común es cuando uno piensa en alguien de la nada y su teléfono suena al instante con esa persona en la otra línea. Pero muchas sincronías son más extrañas y complejas.

Jung acuñó el término “sincronicidad” y abordó este misterioso fenómeno desde una perspectiva psicológica, formando una base teórica para entenderlo. Sheldrake -que tiene entre sus acreditaciones el trabajo en biología del desarrollo en la Universidad de Cambridge- lleva décadas reuniendo pruebas de la existencia física de un campo mental que se extiende más allá del cuerpo. Su especialidad es “la mente extendida”.

Una entrevista exclusiva con Sheldrake se incluyó en un seminario web titulado “Jung y Sheldrake: la sincronicidad y la mente extendida”, que abrió un debate sobre la sincronicidad desde diversas perspectivas. El anfitrión fue Gary Bobroff, autor, conferenciante y director de talleres con un máster en psicología, que habló con The Epoch Times sobre el misterioso tema.

La perspectiva del biólogo

Partiendo de la investigación de Sheldrake sobre la “mente extendida”, Bobroff dijo que cree que puede fundamentar el debate sobre la sincronicidad en la ciencia física.

Un ejemplo de la investigación de Sheldrake en este sentido son sus estudios sobre la sensación de ser mirado fijamente. Los detectives de las tiendas, los inspectores de drogas de los aeropuertos, los detectives privados y los artistas marciales saben que las personas pueden sentir que otros los miran fijamente, dijo Sheldrake en el Simposio de Sincronicidad de 2014: Matter & Psyche Symposium.

A los aprendices de los servicios británicos se les dice que no miren a la espalda de las personas cuando las siguen porque es probable que se den la vuelta

Dijo que a los aprendices de los servicios británicos, se les dice que no miren la espalda de las personas cuando las siguen porque es probable que se den la vuelta. Bobroff dijo que su primo, un reservista de las Fuerzas Armadas canadienses, también fue entrenado para no mirar directamente a un sujeto que está tratando de acercarse sigilosamente. Los practicantes de artes marciales, en cambio, se entrenan para aumentar su sensibilidad a la mirada de los demás, de modo que es más probable que sientan la aproximación de un adversario.

Sheldrake citó un estudio realizado en el Museo de Ciencias de Ámsterdam en el que decenas de miles de personas comprobaron si podían adivinar correctamente si alguien los estaba mirando.

(Pixabay/ donterase)

En el estudio, se le decía a una persona, al azar, que mirara al sujeto o que apartara la vista y pensara en otra cosa. El sujeto debía decidir en 10 segundos si se lo miraba a él o a ella. Los porcentajes de éxito fueron significativamente superiores al azar. Los niños menores de 9 años eran especialmente sensibles.

“Los profesores utilizan el poder de la mirada todo el tiempo”, dijo Sheldrake.

También citó un estudio de la Dra. Marilyn Schlitz, que descubrió que los sujetos registraban una respuesta galvánica de la piel cuando eran observados a través de un circuito cerrado de televisión.

Estos y otros estudios que Sheldrake ha revisado o realizado sugieren, según él, que la mente puede tener algún impacto físico más allá del cuerpo. En la sincronización, la mente de una persona y el mundo que la rodea parecen estar conectados de forma misteriosa.

Cómo interviene la emoción

Bobroff señaló que el trabajo de Sheldrake también destaca el papel de la emoción en la creación de la sincronicidad.

Al examinar los estudios académicos sobre psi (fenómenos psíquicos, como la clarividencia, la precognición, etc.) del último siglo, Sheldrake descubrió que los índices de éxito más altos se daban entre los miembros de una familia, y especialmente entre los gemelos. Los peores índices de éxito se encontraron entre quienes no creían en psi. Estas personas obtuvieron una puntuación inferior a la media. Mostraron un resultado estadísticamente significativo por debajo del azar, lo que sugiere que la incredulidad puede tener un impacto negativo en la psi – apoyando irónicamente la hipótesis de que la psi existe.

Los vínculos emocionales y la actitud parecen afectar (reforzando o debilitando) la parte de la mente que se extiende más allá del cuerpo.

No existe una sincronizacidad sin sentimiento.
— - Gary Bobroff, máster en psicología

“No existe una sincronicidad sin sentimiento”, dice Bobroff. “Hay una manera de que un padre pueda saber si un hijo o hija al otro lado del mundo está en peligro. Hay una manera de que estos campos extendidos de conciencia no sean simplemente campos mentales, también son campos emocionales”.

La perspectiva del psicólogo

Jung advirtió que no hay que analizar las sincronicidades de una manera basada en el ego, explicó Bobroff. Por ejemplo, una coincidencia relacionada con una relación romántica puede no significar necesariamente que esa relación esté “destinada a ser”. No debemos hacer que las sincronicidades signifiquen lo que queremos que signifiquen.

Bobroff conducía en su provincia natal, Saskatchewan, Canadá, en dirección oeste hacia Calgary, en la provincia de Alberta. Se detuvo a cargar gasolina y se encontró con su novia del instituto. Ella también se dirigía a Calgary. Se dieron cuenta de que hacía exactamente 10 años que habían viajado juntos a Calgary como pareja.

(Pixabay/ sasint )

“No creo que sea necesariamente la respuesta del ego de ‘¿deberíamos volver a estar juntos?'”. En su lugar, simplemente hay “algo en nuestro mundo que honra las conexiones del corazón”.

También reflexiona sobre los antiguos modos de pensamiento chinos para entender la sincronicidad. “¿Soy sincero en mi conexión con el universo?”, se pregunta introspectivamente. Se pregunta qué cambios está llamado a hacer en el futuro. Jung también tomó las sincronicidades como señales para mirar hacia dentro y reflexionar.

Para Bobroff, la sincronicidad reúne el espíritu y la materia. Trae el misterio, la magia, el espíritu en una época, dijo, en la que “estamos tan engreídos de nosotros mismos que creemos que hemos inventado el mundo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.