Investigador de la sustracción forzada de órganos en China gana premio al Líder Humanitario Mundial

Por Andrew Chen
11 de Enero de 2021
Actualizado: 11 de Enero de 2021

Él es conocido por los uigures, practicantes de Falun Gong, y otras minorías oprimidas en China por su batalla contra las violaciones de derechos humanos por parte del régimen y sus valientes investigaciones sobre la brutal sustracción de órganos.

David Matas, abogado y defensor de derechos humanos canadiense, se ha convertido en la primera persona en recibir el premio al Líder Humanitario Mundial del Año otorgado por el grupo de derechos humanos Canadians in Support of Refugees in Dire Need (“Canadienses en Apoyo a los Refugiados en Situación Urgente”, CSRDN).

El CSRDN trabaja con el gobierno canadiense para brindar ayuda internacional y brindar una oportunidad para una nueva vida a quienes lo necesitan desesperadamente. Este premio se otorga a personas u organizaciones por sus contribuciones destacadas en la promoción de los valores de integridad, igualdad, y respeto del derecho internacional.

“Queremos reconocer las tremendas contribuciones de David para salvar vidas y hacer justicia al denunciar los horribles crímenes de sustracción forzada de órganos en China. Matar a personas por sus órganos es una práctica muy cruel y salvaje y debe ser detenida”, dijo la copresidenta del CSRDN, la Dra. Aliya Khan, en un comunicado de prensa el 6 de enero.

En su esfuerzo por poner fin a esta brutalidad en China, Matas cofundó la Coalición Internacional para Poner Fin al Abuso de Trasplantes en China (ETAC), una empresa sin fines de lucro que consta de abogados, académicos, especialistas en ética, profesionales médicos, investigadores, y defensores de los derechos que se dedican a la causa.

La sustracción de órganos en China

Matas, junto con el exdiputado de Edmonton David Kilgour, fueron nominados conjuntamente para el Premio Noble de la Paz en 2010 por su investigación sobre la persecución y sustracción forzada de órganos por parte del régimen chino contra practicantes de Falun Gong, un tipo de cultivación espiritual de tradición budista.

“Valoro el premio porque da publicidad a los temas que me preocupan y también da credibilidad a las posturas que he tomado”, dijo Matas a The Epoch Times.

El informe Matas-Kilgour se publicó posteriormente en el libro de 2009 titulado “Bloody Harvest: The Killing of Falun Gong for Their Organs” (“Cosecha sangrienta: El asesinato de Falun Gong por sus órganos”) (pdf).

“Desde 1999, el gobierno de China y sus agencias en numerosas partes del país, en particular hospitales pero también centros de detención y ‘tribunales populares’, han asesinado a un gran pero desconocido número de prisioneros de conciencia de Falun Gong. Sus órganos vitales, incluidos riñones, hígados, córneas, y corazones, fueron incautados involuntariamente para venderlos a altos precios, a veces a extranjeros, que normalmente enfrentan largas esperas por donaciones voluntarias de dichos órganos en sus países de origen”, dice el informe.

La evolución de la atrocidad: De Falun Gong a los uigures

Hoy, quince años después de la publicación del informe, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha continuado e incluso acelerado tales actos, dice Matas.

“Se está acelerando porque la capacidad de trasplantes en China sigue aumentando, y con un evidente aumento real [en] recursos alternativos además de los presos de conciencia”, dijo Matas.

El abogado dijo que aunque el PCCh todavía usa a practicantes de Falun Gong para la sustracción de órganos a gran escala, la población del grupo se ha “agotado” con el tiempo y el PCCh ha estado buscando fuentes adicionales, como la población uigur.

Desfile de Falun Dafa en Manhattan, NY, el 16 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

La industria de sustracción de órganos en China ha desarrollado tecnologías y cadenas de suministro más sofisticadas para distribuir los órganos sustraídos.

“En 2006, no había un sistema de distribución de órganos a nivel nacional, y todo, todos los órganos se obtienen localmente. Eso realmente hizo que los uigures que están en Xinjiang no sean tan accesibles”, dijo Matas.

“También hay un desarrollo en la tecnología de trasplantes. Los órganos pueden durar más fuera del cuerpo ahora que antes. Así que los órganos sustraídos hoy en Xinjiang se pueden enviar a China”.

La Ley Magnitsky, una iniciativa mundial de derechos humanos

La Ley Global Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos, un proyecto de ley bipartidista que amplió la Ley sobre la Responsabilidad del Estado de Derecho Serguéi Magnitsky de 2012, se ha utilizado para abordar las violaciones de los derechos humanos en todo el mundo. A los infractores sancionados se les puede prohibir la entrada a los Estados Unidos y sus activos se pueden congelar.

El 9 de julio de 2020, Estados Unidos sancionó a una entidad del gobierno chino y a cuatro funcionarios gubernamentales actuales o anteriores que, según los informes, cometieron graves abusos contra los derechos de los musulmanes en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR).

Huang Yuanxiong, un jefe de policía de la comisaría de policía de Wucun en la ciudad de Xiamen, provincia de Fujian, que interrogó y abusó de practicantes de Falun Gong, también fue nombrado como un delincuente de derechos humanos en una lista de oficiales infractores publicada por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 10 de diciembre de 2020.

Canadá también promulgó su versión de la Ley Magnitsky en 2017, pero no se ha utilizado para abordar ningún problema de derechos humanos en China.

Matas dijo que el uso de esta legislación es un estímulo para las comunidades victimizadas y puede demostrar que el gobierno canadiense se preocupa por lo que les está sucediendo.

“La identificación de los perpetradores es un paso más para llevarlos ante la justicia. Una vez nombrados, no pueden quedar en el anonimato. Nombrar bajo la legislación Magnitsky es una señal de que la justicia espera a los perpetradores, ya sea que llegue tarde o temprano”, dijo.

“Nombrar desincentiva el crimen. Otros lo pensarán dos veces para evitar ser nombrados también. No nombrar tiene el efecto contrario, dando a los perpetradores un viaje gratis, diciéndoles que la criminalidad masiva no tiene consecuencias adversas. Ese no es un mensaje que debamos querer dar”.

Países y entidades internacionales se unen a la causa con legislaciones precautorias similares. La Unión Europea aprobó el “Régimen Global de Sanciones de Derechos Humanos Magnitsky” el 7 de diciembre de 2020. Australia y el Reino Unido también han presentado un proyecto de ley o legislación similar al estilo Magnitsky.

Aunque la lista de la Ley Magnitsky aún no se ha utilizado contra los infractores de la sustracción de órganos, en varios países se ha desarrollado una legislación preventiva similar, como la Ley de Trasplante de Órganos Humanos de Taiwán, que desalentaría a los perpetradores de violaciones de derechos humanos.

“Yo alentaría a la gente a que se informe, a que se involucre”, concluyó Matas.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

El estremecedor relato de un testigo de la sustracción forzada de órganos

TE RECOMENDAMOS