Investigadores anticorrupción apuntan a los departamentos responsables de perseguir a Falun Gong en China

25 de Junio de 2016 Actualizado: 29 de Junio de 2016

Como parte de una limpieza masiva contra la corrupción, los oficiales de disciplina interna del Partido Comunista Chino están investigando a varios órganos del Partido que están profundamente involucrados en llevar a cabo las órdenes del ex líder del Partido Jiang Zemin por suprimir a una disciplina espiritual china.

El 22 de junio, el jefe de lucha contra la corrupción, Wang Qishan, presidió una reunión disciplinaria en donde se anunció la decisión de investigar a 32 departamentos del Partido y del Estado, así como a cuatro provincias previamente inspeccionadas, de acuerdo con el Beijing Times.

La oficina 610, una organización extralegal que supervisa la persecución a Falun Gong, parecía estar aislada de las investigaciones contra la corrupción, ya que fue el invento del ex líder del Partido Jiang Zemin. Es de destacar que un componente político central del régimen de Jiang es en este momento el blanco del líder del partido, Xi Jinping.

La investigación de la Oficina 610 y de los órganos de inteligencia y espionaje del Partido que han jugado un papel clave en la persecución también hacen parte de las investigaciones sobre Jiang, sus hijos, y su presencia en Shanghái, así como una resolución aprobada por la Cámara de representantes de EE.UU. que condena al régimen chino por la sistemática sustracción forzada de órganos a los practicantes de Falun Gong.

La gestapo de Jiang

Falun Gong o Falun Dafa, es una disciplina tradicional china que consiste en ejercicios suaves y vivir acorde con las enseñanzas de verdad, compasión y tolerancia. Cerca de 70 millones de ciudadanos chinos a través de un amplio segmento de la sociedad estaban practicando Falun Gong en 1999, según una encuesta oficial encargada por el Partido.

Sintiéndose amenazado por la popularidad de Falun Gong, el entonces líder del partido Jiang Zemin ordenó suprimir la práctica el 20 de julio de 1999. Minghui.org, un centro de intercambio de información sobre la persecución, puede confirmar la muerte de más de 4.000 practicantes por tortura y abuso. Debido a la dificultad para obtener información fuera de China, el número real se cree que es mucho más alto, y que cientos de miles han sido detenidos.

Según el último informe sobre la sustracción de órganos por tres investigadores principales, David Kilgour, David Matas, y Ethan Gutmann, se cree potencialmente que 1,5 millones de personas, la gran mayoría prisioneros de conciencia, sobre todo practicantes de Falun Gong, han sido asesinados para abastecer la demanda de órganos en estas operaciones. Este acto ha sido condenado por el Parlamento Europeo y la Cámara de Representantes de EE.UU.

Para supervisar la brutal persecución, Jiang creó el 10 de junio de 1999 la Oficina 610, oficialmente denominada Leading Small Group (Pequeño Grupo líder) para manejar el tema de Falun Gong. Posteriormente se cambió el nombre de la organización extralegal del Partido por Pequeño Grupo Líder para Prevenir y Manejar los Problemas Heréticos en las Organizaciones y su alcance se expandió para incluir a otros grupos. La Oficina 610 está estrechamente relacionada con la seguridad del régimen y el aparato legal.

Sin embargo, los cuadros principales de seguridad que han dirigido a esta organización tipo Gestapo, han caído uno tras otro, poco después de que Xi Jinping, se convirtiera en el líder del partido en el 2012.

Li Dongsheng, ex viceministro de seguridad pública y jefe de la oficina 610, fue arrestado en el 2013 y se le dio una sentencia de 15 años de cárcel este mes de enero. Zhang Yue, el ex jefe de seguridad y jefe de la oficina 610 en la provincia de Hebei, fue investigado en abril.

Y Zhou Yongkang, el ex zar de seguridad y miembro del Comité Permanente del Politburó, fue condenado a cadena perpetua el 11 de junio del 2015, un día después del aniversario de la fundación de la Oficina 610.

Realizando la persecución en el extranjero

Bajo la dirección de Jiang Zemin, los órganos de inteligencia y espionaje del régimen chino, tales como el Departamento de Trabajo del Frente Unido, la Oficina de Asuntos Chinos en el Extranjero, y el Ministerio de Asuntos Exteriores, llevaron la persecución a Falun Gong más allá de las fronteras de China.

En Hong Kong, los miembros de la así llamada “Asociación de Asistencia a los Jóvenes en Hong Kong”, un grupo bajo la red del Frente Unido, son conocidos por hacerse pasar por practicantes de Falun Gong para repartir propaganda anti Falun Gong. Los grupos del Frente Unido en Hong Kong y Taiwán lanzan abusos y atacan físicamente a los practicantes en áreas públicas.

En Estados Unidos, agentes extranjeros de la Oficina de Asuntos Chinos vigilan y acosan a los expatriados chinos practicantes de Falun Gong, mientras que los grupos del frente comunista con frecuencia tratan de interrumpir e intimidar a los practicantes.

Recientemente, los líderes de estos grupos en el extranjero y en China han recibido su merecido.

Li Huahong, un conocido agente representante del régimen, fue arrestado por acosar fuera del edificio Pfizer en la calle 42 en la ciudad de Nueva York durante el desfile Mundial de Falun Dafa el 14 de mayo.

Ling Jihua, el ex jefe del Departamento de Trabajo del Frente Unido, fue arrestado en China por corrupción en 2015 en el aniversario de la persecución a Falun Gong. Su restante influencia política en el Partido sigue siendo eliminada.

Clavando el ataúd

Desde que asumió el cargo, Xi Jinping ha hecho varios movimientos que sugieren que se opone a la supresión de Falun Gong. Estas medidas incluyen el cierre de los campos de trabajo forzado, el arresto de muchos cuadros corruptos que están involucrados en la persecución, ha aceptado cientos de miles de demandas penales presentadas por practicantes de Falun Gong contra Jiang y gestos de reconciliación en una fecha clave de la persecución.

Jiang y sus hijos también parecen estar en una ligera detención, dijeron fuentes a este diario.

En este contexto, la nueva ronda de investigaciones en la Oficina 610 podría resultar en el cierre de esta oficina y una nueva oleada de detenciones.

Llegando a una lógica conclusión, las inminentes investigaciones contra la corrupción podrían ser el último clavo en el ataúd para la campaña de persecución de Jiang Zemin, e incluso sellar el destino político de Jiang.

TE RECOMENDAMOS