Investigadores anticorrupción de China apuntan al Partido Comunista

07 de Abril de 2015 Actualizado: 07 de Abril de 2015

La poderosa y secreta unidad de investigación interna del Partido Comunista, Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI), que ha liderado la guerra relámpago de purgas que perturbó a altos funcionarios, líderes petroleros y ejecutivos de compañías estatales durante los últimos dos años, ahora dice que va a aventurarse en las mismas entrañas del aparato del Partido.

En un corto anuncio en su sitio web el 31 de marzo la agencia dijo: “En los últimos días la CCDI estableció siete nuevos grupos de inspección, para que puedan establecerse en la Oficina General, el Departamento de Organización, el Departamento de Propaganda, el Departamento de Trabajo del Frente Unido, el Congreso Nacional Popular, la Oficina General del Consejo de Estado y en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino”.

Como broche de oro la nota añadió: “Esta es la primera vez en la historia del Partido Comunista Chino que la CCDI envía grupos a estos departamentos de trabajo”.

Muchos de los departamentos arriba mencionados son los más poderosos, sensibles y secretos dentro del Partido Comunista.

El Departamento de Organización controla las decisiones sobre el personal y mantiene extensos expedientes sobre los cuerpos del Partido; el Departamento de Propaganda  tiene la tarea de asegurar que las masas sean ideológicamente receptivas a la propaganda del Partido y trasmitir la línea del Partido al público; la Oficina General es una agencia de vigilancia que se ocupa del papeleo en las más altas esferas del régimen, incluyendo los horarios, reuniones y clasificaciones de seguridad.

La nota dice que los siete nuevos directores de inspección, los cuales fueron debidamente nombrados, expresaron firmemente que permanecerán unidos al Partido Central bajo el Secretariado General del camarada Xi Jinping, concentrándose en la correcta postura del Partido, un gobierno limpio y la lucha contra la corrupción.

Las especificaciones sobre cómo se conducirán los inspectores, y los procedimientos que deberán enfrentar los funcionarios sospechosos de mal comportamiento, no se describen en el comunicado.

Zhong Weiguang, un experto independiente de los asuntos del Partido con sede en Europa, dijo que el movimiento “muestra que las luchas dentro del Partido se intensificaron”.

Añadió que: “En una organización mafiosa como el Partido Comunista Chino, las luchas políticas internas y las purgas nunca terminan por completo. Es parte de la naturaleza del sistema”.

Además, el uso particular de la CCDI para investigar a otros departamentos del Partido, algo que está técnicamente fuera de su rol institucional, deja ver la naturaleza fundamentalmente autocrática del proceso, dijo Zhang.

“Xi Jinping puede hacer esto porque cuenta con el respaldo del ejército y tiene a las fuerzas de seguridad en la palma de su mano. Utiliza a su propia gente para controlar la maquinaria del Partido, y a la maquinaria del Partido para controlar a las masas”.

TE RECOMENDAMOS