Investigan a académico australiano por falta de ética profesional en relación a sus dichos sobre la sustracción de órganos en China

Por Annie Wu - La Gran Época
31 de Agosto de 2018 Actualizado: 31 de Agosto de 2018

Un académico australiano con amplio historial de hacer comentarios difamatorios sobre la disciplina espiritual de Falun Dafa está siendo investigado por su universidad debido a alegatos de falta de ética académica.

Campbell Fraser, profesor titular del departamento de negocios internacionales y estudios asiáticos de la Universidad de Griffith, ha realizado investigaciones en los últimos años sobre el abuso de los trasplantes de órganos y suele ser citado en los medios de comunicación estatales chinos para sostener la versión de Beijing de que la sustracción de órganos de los presos de conciencia no existe.

Según un informe reciente de The Australian, en junio un miembro de la Asociación de Falun Dafa de Australia se quejó formalmente de las declaraciones académicas de Fraser en un testimonio presentado ante una audiencia del Parlamento australiano sobre el tema del tráfico de órganos y el turismo de trasplantes de órganos.

Ahora está siendo investigado por la universidad por tercera vez, según The Australian. El periódico informó que la universidad está investigando un incidente de 2016 en el que Fraser entrevistó a once practicantes de Falun Dafa en Sydney para un proyecto académico, pero descartó sus declaraciones por considerarlas no creíbles.

Además, durante un segmento transmitido por CCTV en febrero de 2017 –vocero del Partido Comunista Chino (PPCh)– Fraser intentó desacreditar la investigación llevada a cabo por expertos de la Coalición Internacional para Acabar con el Abuso de Trasplantes en China. “Claramente, están usando la supuesta sustracción de órganos para procurar un objetivo político en particular”, alegó.

Actualmente su universidad prohíbe a Fraser viajar al extranjero o hablar con los medios de comunicación; el académico dice aún dudar que la sustracción forzada de órganos esté ocurriendo a gran escala en China, según The Australian. Fraser dijo al periódico australiano que esta es la tercera investigación sobre su falta de ética, y que en las dos anteriores fue absuelto.

Cuando fue contactado por el Australian, Fraser sostuvo que China lo había invitado a hablar en conferencias internacionales sobre el tráfico de órganos y que el régimen pagaba por su viaje y alojamiento. Sin embargo, negó estar “en el bolsillo de China”.

Mientras tanto, la universidad comunicó a The Australian que no hace comentarios públicos sobre las investigaciones en curso, pero agregó que: “Apoyamos el derecho de nuestros académicos a hablar públicamente sobre su área de especialización. Falun Dafa está fuera del área de experiencia académica del Dr. Fraser […] la universidad no apoyaría ningún comentario de un académico que no esté fundamentado o que sea potencialmente difamatorio hacia otra organización o individuo”.

Por ejemplo, en un artículo publicado en agosto de 2017 en China Daily, un periódico estatal chino en inglés, Fraser fue citado como un experto que cree que la investigación previa sobre la sustracción de órganos fue falsificada y que los practicantes de Falun Dafa habían inventado los alegatos. Se lo citó diciendo que “No podemos permitir que las sectas se interpongan en nuestro camino”, repitiendo una palabra clave de la propaganda del régimen chino.

Esto a pesar de los múltiples estudios independientes realizados por expertos en derechos humanos y profesionales médicos que encuentran una amplia evidencia de que a los prisioneros de conciencia continúan sustrayéndoles los órganos. Un informe de julio del Centro de Investigación sobre la Sustracción de Órganos en China, por ejemplo, menciona como evidencia el hecho de que el número de trasplantes sigue superando el número de donaciones legales, los órganos todavía siguen estando disponibles “a demanda” para el turismo médico extranjero, y todavía casi no hay supervisión alguna sobre el sistema de trasplantes.

Falun Dafa es una práctica espiritual con ejercicios de meditación basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue prohibida por el régimen chino en julio de 1999 después de que el entonces cabecilla del PCCh Jiang Zemin considerara que la popularidad de la disciplina –con 100 millones de practicantes, según estimaciones oficiales– amenazaba la autoridad del Partido, e inició una persecución nacional para erradicar la práctica.

Desde entonces, miles de practicantes de Falun Dafa en China han sido arrestados y detenidos, con 4251 muertes confirmadas como resultado de la persecución, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos dedicado a documentar la persecución de Falun Dafa en China. Se estima que el número real de muertes es mucho mayor debido a la dificultad de obtener información sensible desde China.

En los últimos años, varios investigadores independientes llevaron a cabo estudios que demuestran que hay una sustracción generalizada de órganos –extirpación forzada de órganos de personas que no son donantes voluntarios– de practicantes de Falun Dafa y otros prisioneros de conciencia en China.

***

Mira a continuación

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

El excirujano chino Enver Tohti dijo que fue convertido en un “robot” asesino mientras pensaba que estaba trabajando para “una gran causa”.

TE RECOMENDAMOS