Irak intenta lograr un equilibrio entre Estados Unidos e Irán en un diálogo estratégico

Por Venus Upadhayaya
19 de Agosto de 2020
Actualizado: 19 de Agosto de 2020

Irak trató de lograr una “política exterior equilibrada” entre los Estados Unidos e Irán mientras su delegación de alto rango mantenía un segundo diálogo estratégico con sus homólogos estadounidenses en Washington, según los expertos.

El ministro de Relaciones Exteriores iraquí, Fuad Hussein, realizó una conferencia de prensa conjunta el 19 de agosto con el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, en donde Hussein habló sobre las relaciones de Irak con su aliado, los Estados Unidos, y también con su vecino, Irán.

“Con respecto a la política iraquí, vemos que Estados Unidos de América es un aliado y un aliado fuerte para Irak y continuaremos protegiendo esta alianza y profundizándola y expandiéndola. Y con respecto a Irán, Irán es un país vecino y, como resultado, hay vínculos relacionados con la geografía, la historia, la cultura, la economía y la política iraquí, o [de lo contrario] la política exterior de Irak está fuera del interés nacional de Irak”, dijo, respondiendo a una pregunta sobre la “reactivación inmediata de las sanciones” contra Irán y cómo estas afectan a Irak.

“Queremos tener buenas relaciones con nuestros vecinos, siempre que nadie interfiera en los asuntos de Irak y que los iraquíes tomen la decisión de proteger nuestras alianzas y relaciones con los demás, incluyendo los Estados Unidos de América”.

Los expertos dijeron a The Epoch Times que Irak está tratando de mantener una política exterior equilibrada entre los rivales, Estados Unidos e Irán, y el establecimiento en el terreno es que, por el momento, ambos han dado un paso atrás en su postura de confrontación en Irak.

“El gobierno iraquí en general, y el nuevo primer ministro Kadhimi (así como el ministro de Relaciones Exteriores), tienen que mantener un equilibrio delicado”, dijo Yezid Sayigh, miembro principal del Carnegie Middle East Center, a The Epoch Times en un correo electrónico.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, se reúne con el ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Fuad Hussein, durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado en Washington el 19 de agosto de 2020. (Mandel Ngan/AFP a través de Getty Images)

“Así que el Ministro de Relaciones Exteriores difícilmente podrá decir algo diferente. Pero se considera que Kadhimi intenta contener la influencia iraní, especialmente dentro de los sectores de seguridad y defensa, al afirmar en parte un mayor control sobre las Unidades de Movilización Popular, algunas partes de las cuales están estrechamente aliadas con Irán”, dijo Sayigh, quien tiene su sede en Beirut.

El primer ministro iraquí Mustafa Al-Kadhimi, quien fue nombrado como el 43er primer ministro de la nación por el presidente Barham Salih en abril, luego de que el gobierno anterior colapsara luego de meses de protestas públicas, visitará la Casa Blanca el 20 de agosto.

“Como socios cercanos, los Estados Unidos e Irak buscarán expandir nuestras relaciones en una variedad de temas, incluyendo la seguridad, energía, atención médica y cooperación económica”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado el 7 de agosto.

Sayigh dijo que los funcionarios iraquíes quieren reiterar una “neutralidad positiva” hacia Irán y Estados Unidos, pero también quieren reducir la influencia iraní.

“No solo hacen esto para complacer a Estados Unidos, sino también para calmar el sentimiento antiiraní entre los árabes sunitas iraquíes y también los nacionalistas iraquíes entre los chiítas y otros distritos electorales. Entonces, su enfoque refleja diversos factores”, dijo Sayigh.

Irán enfrenta una situación difícil ya que tanto Estados Unidos como Irán compiten por la supremacía en el Medio Oriente, según Alex Vatanka, investigador principal y director del programa de Irán en el Instituto de Medio Oriente en Washington.

“Esto ha sido cierto para los sucesivos gobiernos iraquíes desde 2003. Es una realidad que no cambiará pronto. La buena noticia es que tanto Washington como Teherán han optado por reducir su competencia por la influencia en Irak para darle a Kadhimi algo de espacio para establecer su gobierno”, dijo Vatanka a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Tanto Irán como Estados Unidos quieren que la otra parte se vaya de Irak, pero están felices de conformarse con una estrategia a largo plazo para lograrlo en lugar de arriesgarse a alimentar el colapso del estado iraquí”.

¿Puede Irak ser hostil hacia Irán?

Sayigh dijo que Irak “no puede y no adoptará” una política exterior que sea hostil hacia Irán, porque el país ha sufrido a causa de ello anteriormente.

“El país sufrió enormemente por ese tipo de política bajo Saddam Hussein y no llegará tan lejos, sin importar cuánta presión ejerza sobre él la administración Trump”.

Sam Bazzi, un experto independiente en Oriente Medio y fundador del proyecto Hezbollah Watch, dijo a The Epoch Times en un mensaje de chat que Irak está en una situación difícil.

“Irak está atrapado entre la espada y la pared: la espada es Estados Unidos y la pared es Irán”, escribió Bazzi, y agregó que en Irak, Estados Unidos tiene miles de tropas desplegadas y tiene aliados que dependen de Estados Unidos para la seguridad y para sostener el poder político.

Por otro lado, Bazzi dijo que el régimen iraní ha respaldado a varias milicias sectarias jomeinistas dentro de Irak para su agenda.

“Por lo tanto, incluso los gobiernos de Bagdad que se son amigos del occidente y de Washington tienen que pisar una línea muy fina. Teherán ocupa un lugar preponderante en Irak y, en pocas palabras, sus intereses y su agenda no pueden ser ignorados”, escribió.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

China ordena la destrucción de archivos sensibles en el extranjero| China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS