Irregularidades del impeachment

Por Brad Johnson
29 de Noviembre de 2019 Actualizado: 29 de Noviembre de 2019

Opinión

A medida que cada intento de impugnar al presidente Donald Trump fracasa, se saca algo nuevo de lo que parece ser una bolsa sin fondo de trucos sucios que enorgullecería a cualquier político corrupto.

Una vez que la investigación de Mueller resultó ser un completo fracaso para los demócratas, se utilizó una llamada telefónica con el presidente ucraniano para tratar de empañar al presidente. Inicialmente, Trump fue acusado de exigir un quid pro quo dirigido a la candidatura de un oponente político, el exvicepresidente Joe Biden.

Cuando eso falló después de que todos leyeron la transcripción de la conversación, el presidente fue acusado de una nebulosa combinación de soborno y corrupción, basada de alguna manera en la misma conversación telefónica.

Lo nuevo en este proceso es que la supuesta identidad del denunciante ha sido ampliamente discutida por todos, excepto por los medios de comunicación de izquierda y el Congreso, aunque esa identidad no ha sido confirmada. Inicialmente, el jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara, el representante Adam Schiff (D-Calif.), insistió en que el denunciante testificara públicamente ante su comité.

Una vez que se descubrió que el personal de Schiff había coordinado con el denunciante antes de que se presentara la denuncia, cambió de táctica y ahora exige que la identidad del denunciante permanezca en secreto. Schiff también insiste en que ni siquiera conoce la identidad del denunciante y, sin embargo, en el siguiente aliento, insiste en que debe proteger la identidad de la persona. ¿Cómo sabe a quién proteger?

Basado en los hechos reales y el testimonio presentado por los demócratas durante un período de tres días, Trump no hizo nada más que tratar de rastrear la corrupción. La verdadera pregunta que queda es, ¿Joe Biden o Hunter Biden hicieron algo que debería ser investigado legítimamente?

El hijo de Joe Biden ha recibido cientos de miles de dólares de Burisma. No existe una sola teoría creíble que explique por qué la compañía energética ucraniana Burisma le pagaría tanto dinero a Hunter Biden, aparte de que su padre obligó a despedir al fiscal ucraniano Viktor Shokin, que estaba investigando a Burisma por supuesta corrupción.

En un artículo publicado el 15 de noviembre, el diario USA Today trató de explicar este problema subyacente diciendo que es bastante común que las empresas ucranianas contraten a personas de alto perfil, y para probar el punto, señaló que Joseph Cofer Black fue contratado para la junta directiva de Burisma en 2017. Esta es una comparación interesante que realmente hace que los Biden parezcan aún más culpables.

Las compañías energéticas siempre son el objetivo principal de los ataques terroristas, y la contratación de Black, un exjefe antiterrorista de la CIA, tiene mucho sentido y le da un valor real a la compañía de energía. Contratar a un drogadicto en recuperación casi completamente desconocido (en ese momento) sin experiencia de ningún valor discernible por parte de una compañía de energía, no lo hace.

Esta comparación es tan desequilibrada y horrible que te hace preguntarte si el artículo fue escrito para informar o para encubrir el hecho de que Hunter Biden no tenía ningún valor como miembro de la junta fuera de lo que su padre podría hacer por Burisma como vicepresidente de los Estados Unidos.

Los demócratas han afirmado repetidamente que cualquier sugerencia de irregularidad por parte de los Biden ha sido desacreditada. Nunca mencionan exactamente quién, cuándo o dónde fue desacreditado.

No se informa lo suficiente sobre el hecho de que Biden hizo algo más que hacer que despidieran a Shokin; también insistió en que se reemplazara a Shokin por Yuri Lutsenko. Lutsenko es la misma persona que declaró públicamente que no hay pruebas de que Hunter Biden haya hecho nada malo y que es la fuente de la demanda “desacreditada”.

Para que conste, en el lenguaje de la CIA en los viejos tiempos, esto es lo que llamamos “informes circulares”, y la mayoría de la gente lo encuentra muy sospechoso en el mejor de los casos. Los demócratas han sugerido que la prueba adicional de la inocencia de Biden es que Shokin estaba bloqueando una investigación sobre Burisma, y esa es una de las razones por las que Biden lo despidió.

Por lo tanto, los demócratas nos quieren hacer creer que Joe Biden forzó el despido de Shokin porque éste se negó a investigar a la compañía que le pagaba a Hunter Biden cientos de miles de dólares. Además, Shokin fue reemplazado por Lutsenko, que seguiría adelante con la investigación del Burisma, pero que en su lugar liberó públicamente a los Biden de cualquier irregularidad.

El supuesto denunciante juega directamente en esta posible corrupción de los Biden, porque si la persona supuestamente estaba estrechamente entrelazada con la participación de Biden en Ucrania, sería probable que el denunciante estuviera familiarizado con los detalles del querido acuerdo entre Hunter Biden y Burisma.

Esto plantea la pregunta adicional de si el denunciante podría tener un motivo para tratar de perjudicar a Trump y desviar la atención de los Biden, mientras que al mismo tiempo trata de mantenerse fuera del foco de atención.

Existe una posibilidad muy real de que la corrupción sea enteramente por parte del Partido Demócrata para encubrir su coordinación con el anterior gobierno ucraniano de izquierda en un intento de atacar y dañar al Partido Republicano y a su candidato a la presidencia.

Hay pruebas sólidas de que esta coordinación continúa, en la forma del llamado denunciante, varios testigos del Departamento de Estado de Estados Unidos y Schiff.

Con todas las investigaciones en curso, es muy probable que la verdad salga a la luz en un futuro muy cercano. ¿Qué tal si esa verdad muestra que Schiff y los demás se coordinaron en un esfuerzo por desbancar a un presidente legalmente elegido de los Estados Unidos? Eso podría considerarse una conspiración sediciosa y la defensa del derrocamiento del gobierno de Estados Unidos.

Es hora de nombrar un fiscal especial para llegar al fondo de esta bomba de olor.

Brad Johnson es un alto oficial de operaciones de la CIA retirado y ex jefe de estación. Es presidente de Americans for Intelligence Reform.

*****

Mira a continuación

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS