ISIS-K podría atacar en 6 meses, dice Oficial del Pentágono

Por Mimi Nguyen Ly
27 de Octubre de 2021 11:51 AM Actualizado: 28 de Octubre de 2021 12:03 AM

ISIS-K, la rama activa del grupo terrorista ISIS en Afganistán, podría tener la capacidad de lanzar ataques internacionales en tan solo 6 o 12 meses, según un funcionario del Pentágono.

El martes, el subsecretario de política del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Colin Kahl, dijo que actualmente tanto el ISIS-K como el grupo terrorista al-Qaeda quieren llevar a cabo ataques internacionales pero no tienen la capacidad de hacerlo en la actualidad, según un testimonio ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

“Creo que la comunidad de inteligencia evalúa que tanto ISIS-K como al-Qaeda tienen la intención de llevar a cabo operaciones externas, incluso contra Estados Unidos. Pero ninguno de los dos tiene actualmente la capacidad de hacerlo”, dijo Kahl. “Nosotros podríamos ver a ISIS-K generar esa capacidad en algún momento entre 6 y 12 meses. Yo estimo que las evaluaciones actuales de la comunidad de inteligencia son que al-Qaeda tardaría uno o dos años en reconstruir esa capacidad”.

Kahl indicó que el objetivo es “estar atentos a desbaratar” a ISIS y a al-Qaeda para que no puedan desarrollar capacidades para atacar a Estados Unidos.

El teniente general James J. Mingus, director de operaciones del Estado Mayor Conjunto, dijo que el cronograma está “basado en la no intervención de Estados Unidos o de la coalición”.

“El objetivo sería mantener esos plazos donde están ahora, o incluso más allá”, indicó Mingus en la audiencia.

Combatientes talibanes sobre un vehículo Humvee participan en un mitin en Kabul, el 31 de agosto de 2021. (Hoshang Hashimi/AFP vía Getty Images)

La organización terrorista Talibán tomó el control total de Afganistán el 15 de agosto tras la huida del gobierno afgano respaldado por Estados Unidos.

El grupo terrorista ISIS-K reivindicó la autoría del atentado terrorista en el que murieron 13 militares estadounidenses y 170 civiles afganos en el aeropuerto de Kabul el 26 de agosto, en medio de la retirada de las tropas militares estadounidenses.

Desde entonces ISIS-K también ha reivindicado la responsabilidad de otros atentados en Afganistán, incluidos varios bombardeos que causaron la muerte a decenas de civiles.

“Nuestra evaluación es que los talibanes e ISIS-K son enemigos mortales”, dijo Kahl a los legisladores. “Así que los talibanes están muy motivados para ir tras ISIS-K”.

Según Kahl, todavía no estaba claro si los talibanes tienen la capacidad de luchar contra ISIS con eficacia después de la retirada de Estados Unidos. “Su capacidad [de los talibanes] para hacerlo, creo, está por determinarse”.

ISIS tiene un “cuadro de unos pocos miles” de combatientes, según su estimación. El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Amir Khan Muttaqi, del nuevo gobierno talibán, afirmó que se hará frente a la amenaza de los terroristas del ISIS y que Afganistán no se convertirá en una base para los ataques a otros países.

“Hemos visto indicios (…) de que los talibanes desconfían de que Afganistán sea un trampolín para los ataques externos de al-Qaeda, no porque los talibanes sean buenos, sino porque temen las represalias internacionales si eso ocurriera”, dijo Kahl.

Kahl sugirió que al-Qaeda en Afganistán plantea un problema complejo, dados sus vínculos con los talibanes. Fueron esos vínculos con los talibanes los que desencadenaron la intervención militar de Estados Unidos en Afganistán en 2001, tras los atentados del 11 de septiembre de al-Qaeda en Nueva York y Washington. Los talibanes habían albergado a dirigentes de al-Qaeda.

Estados Unidos ha combatido a los talibanes y realizado ataques contra el ISIS y al-Qaeda.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.