Japón destina fondos para que empresas dejen China a medida que el brote pone en riesgo los insumos

Por Tom Ozimek
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

Japón ha presupuestado USD 2200 millones para alentar a sus empresas manufactureras a abandonar China, ya que la escasez causada por la pandemia pone en relieve los riesgos de la cadena de suministro.

Los fondos para lograr que las empresas se alejen de China provienen del enorme paquete de ayuda de emergencia de Japón para el COVID-19, informó Bloomberg. Se han asignado USD 2000 millones para empresas que se repatrien a Japón, mientras que el resto se destinará a empresas que trasladen su producción del continente chino a otros países.

Esto se produce luego de que el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus, en Wuhan provocara el cierre masivo de fábricas, privando a los fabricantes japoneses de componentes esenciales importados desde China. Esto condujo a nuevos llamados para reducir los riesgos de las cadenas de suministro e impulsó al gobierno japonés a considerar políticas en torno a la repatriación y a la diversificación de las líneas de fabricación para minimizar las interrupciones futuras.

Un hombre cruza una carretera en el distrito de Shinjuku en Tokio, Japón, el 8 de abril de 2020. (Tomohiro Ohsumi/Getty Images)

En respuesta a la medida, Bloomberg citó al portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, diciendo que esperaba que Japón “tome las medidas adecuadas para garantizar que la economía mundial sea impactada lo menos posible y para garantizar que las cadenas de suministro sean afectadas lo menos posible”.

Muchos en Japón, y en otros lugares, han culpado a China por manejar mal las primeras etapas de la pandemia, contribuyendo a la propagación global de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh.

Los funcionarios de salud de Irán recientemente nombraron la cifra oficial del virus de China como una “broma amarga”, diciendo que las cifras reales probablemente sean más altas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Commuters, many wearing protective masks, walk through Shinagawa train station in Tokyo, Japan, on April 8, 2020. (Carl Court/Getty Images)

Los funcionarios japoneses también se han enfrentado a críticas por su respuesta al COVID-19.

Un exjefe de salud japonés dijo el jueves al periódico local Mainichi Shimbun que el número de casos de COVID-19 en el país podría ser 10 veces mayor que las estimaciones oficiales, según United Press International.

Yoichi Masuzoe, exministro de salud y exgobernador de Tokio culpó a la administración del primer ministro Shinzo Abe de actuar con lentitud en respuesta al brote y de no prestar atención a los pedidos de incrementar las pruebas.

El primer ministro japonés Shinzo Abe se quita la máscara protectora durante una conferencia de prensa en Tokio, Japón, el 7 de abril de 2020. (Tomohiro Ohsumi/Getty Photos)

En un aumento repentino de las nuevas infecciones por COVID-19, Japón reportó el jueves 384 nuevos casos de la enfermedad, mientras que el número total de infectados alcanzó más de 5300, dijo la emisora pública NHK.

Con 181 casos, Tokio vio su mayor salto en un solo día en nuevas infecciones por COVID-19.

Las autoridades japonesas impusieron un estado de emergencia esta semana en Tokio y otras seis áreas. La medida otorga a los funcionarios locales una autoridad legal más fuerte para instar a las personas a quedarse en casa y cerrar los negocios. A diferencia de los cierres impuestos en algunos países con multas y arrestos por incumplimiento, Japón confía más en la presión social y en una tradición de respeto por la autoridad.

El banco central advirtió que la pandemia del virus del PCCh había creado un nivel de incertidumbre “extremadamente alto” para la tercera economía más grande del mundo, con las economías regionales enfrentando sus peores condiciones desde la crisis financiera mundial hace una década.

Las personas que llevan máscaras faciales esperan la salida de un tren el 6 de abril de 2020 en Tokio, Japón. (Carl Court/Getty Images)

En respuesta a las consecuencias económicas de la pandemia, el Banco de Japón alivió la política monetaria aumentando las compras de fondos cotizados en la bolsa y otros activos de riesgo, incluidos los bonos corporativos. También está lanzando un nuevo programa de préstamos para extender préstamos de un año a tasa cero a los bancos y otras instituciones financieras.

El gobierno de Japón también aprobó el martes un paquete de estímulo económico sin precedentes equivalente al 20 por ciento de la producción económica. El paquete de USD 993,000 millones incluye pagos en efectivo a hogares y a pequeñas y medianas empresas.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

Residente encerrada informa nuevos casos de virus del PCCh desde Wuhan

TE RECOMENDAMOS