Japón reanudará caza de ballenas en 2019 y abandona organismo internacional de regulación

Por La Gran Época
26 de Diciembre de 2018 Actualizado: 26 de Diciembre de 2018

Japón anunció el miércoles 26 de diciembre, que se retirará de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) y reanudará la caza comercial de ballenas en 2019.

El secretario jefe del gabinete japonés, Yoshide Suga, dijo que la retirada entrará en vigor a finales de junio de 2019, luego de una campaña de décadas para persuadir a la comisión de que le permita cazar ballenas comercialmente.

“En cuanto a la caza de ballenas, decidimos reanudar la caza comercial de ballenas a partir de julio de 2019 y retirarnos de la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas (ICRW)”, afirmó según Reuters.

La decisión de Japón siguió al último rechazo de la CBI, a su intento de reanudar la caza comercial de ballenas en una reunión en septiembre. En opinión de Suga, la reunión demostró que era imposible cerrar la brecha entre los defensores de la caza de ballenas y los miembros anti-balleneros.

Foto de HALLDOR KOLBEINS/AFP/Getty Images

Refiriéndose a la última reunión de la CBI, Yoshide Suga indicó:

“Los países que se centran exclusivamente en la protección de las ballenas no acordaron tomar medidas tangibles para alcanzar una posición común, y en la (67ª reunión de la) CBI en septiembre, se hizo evidente que no es posible buscar la coexistencia de Estados con diferentes puntos de vista, lo que condujo a esta decisión”.

La caza comercial de ballenas se limitará a las aguas japonesas y a su zona económica, de acuerdo con el derecho internacional.

Suga añadió que los límites de captura se calcularán de acuerdo con los métodos adoptados por la CBI.

Aunque la comisión emitió una suspensión internacional de la caza comercial en 1986, desde entonces, Japón ha estado cazando ballenas en nombre de la investigación científica, y gran parte de la carne también termina en los estantes de las tiendas.

La decisión de reiniciar la caza comercial de ballenas suscitó críticas internacionales.

Australia dijo que está “extremadamente decepcionada” por el anuncio, según Reuters, y Nueva Zelanda calificó de “anticuada e innecesaria” la matanza de los mamíferos marinos.

Tokio mantiene que la mayoría de las especies de ballenas no están en peligro, y que comer carne de ballena es parte de la cultura de ese país.

“La política básica de Japón de promover el uso sostenible de los recursos acuáticos vivos basada en pruebas científicas no ha cambiado, y bajo esa política hemos decidido reanudar la caza comercial de ballenas”, sostuvo Yoshide Suga.

Foto de HALLDOR KOLBEINS/AFP/Getty Images

Por su parte, los japoneses no se inmutaron por las reacciones internacionales a la decisión del gobierno.

“Personalmente creo que no sólo las ballenas son algo especial. Creemos que Japón es un país que depende en gran medida de la pesca y utiliza las ballenas como una forma de investigar los limitados recursos marinos. Por lo tanto, creo que el gobierno no tuvo más remedio que adoptar su decisión”, dijo Koichi Matsumoto, propietario de una tienda de venta de carne de ballena.

Mientras que una compradora de carne de ballena en Osaka espera que la decisión del gobierno pueda ser comprendida fuera de Japón.

“Hay muchas otras cosas para comer, así que no necesariamente tenemos que comer carne de ballena si no queremos. Es importante compartir los datos de la investigación que el número de ballenas no está disminuyendo, para lograr una mejor comprensión de los otros países”.

TE RECOMENDAMOS