Jefes del espionaje venezolano denuncian corrupción y vínculos cubanos

Por Voa
25 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Dos exaltos mandos de la inteligencia venezolana que escaparon de la prisión, la tortura y la muerte que esperan a militares que proponen un cambio de gobierno, hablan con la prensa desde el exilio.

Los generales Manuel Cristopher Figuera y Hugo Carvajal, que se encuentran, uno en Estados Unidos y otro en una cárcel española, ofrecen relatos dantescos del funcionamiento interno del gobierno que llaman el “más corrupto en la historia de América Latina”.

Figuera y Carvajal apuntan al uso “sistemático” de la tortura y el protagonismo clave de la inteligencia cubana en la protección personal de Nicolás Maduro.

Ambos oficiales que ocuparon los más altos cargos de la seguridad del Estado también son críticos del diálogo auspiciado por la Unión Europea entre Maduro y opositores en la isla de Barbados.

“Es importante que la Unión Europea sepa que es una estafa” dijo Figuera quien considera “inútil” negociar con Maduro a quien llama un “maestro del engaño”.

El general Carvajal considera que Maduro es un “cleptómano … sin escrúpulos” y lo acusa de “crear la actual miseria y éxodo de refugiados intencionalmente”.

Figuera, quien dirigía el servicio de inteligencia interna SEBIN, se plegó a una rebelión liderada por el presidente encargado Juan Guaidó en abril. Dio la orden de levantar el arresto domiciliario del líder opositor Leopoldo López y firmó una carta pidiendo la dimisión de Maduro.

“Muchos otros que estaban con el plan ahora viven aterrorizados”, dijo Figuera en una entrevista con el periódico español ABC desde Miami. También critica un informe de las Naciones Unidas que culpa al régimen de Maduro de casi 7000 ejecuciones extrajudiciales, como “tímido”.

“La situación en Venezuela es más tenebrosa de lo reflejado en el informe” dice Figuera, afirmando que el SEBIN se ha convertido en un “centro de secuestro y extorsión”.

Guaidó corrió la alarma la semana pasada sobre crecientes amenazas contra las vidas de diputados opositores por parte de grupos paramilitares progubernamentales, para forzar su silencio o exilio. Varios de sus colaboradores y dos guardaespaldas ya han sido arrestados o desaparecidos.

“Maduro es un criminal de profesión”, dice Carvajal quien dirigió el servicio de contrainteligencia militar, DGCIM.

El exjefe de contraespionaje, quien también es diputado del Congreso, fue el único alto mando en brindar lealtad a Guaidó cuando éste desafió a Maduro declarándose presidente en funciones y encabezó un esfuerzo para introducir ayuda humanitaria en febrero pasado.

Pero el mismo Carvajal es acusado por autoridades estadounidenses de participar en un cártel de narcotráfico dirigido por altos mandos militares venezolanos hace 10 años . Fue encarcelado en España poco después de su llegada en marzo.

Sus detractores dicen que hizo inútiles declaraciones apoyando a Guaidó con poco impacto en el ejército con el propósito de ganarse el favor del gobierno del presidente Donald Trump y negociar un acuerdo de súplica.

“Mi decisión no fue para que alguien me siguiera. Fue para cumplir con mi deber público”, dijo Carvajal al periódico El Mundo.

Evan Ellis, un analista de América Latina en la Escuela de Guerra del Ejército de EE.UU., dijo que el arresto de Carvajal podría haber generado temores entre los principales funcionarios de Maduro de que pudiera revelar información sensible sobre ellos, provocando una sensación de pánico que creó las condiciones para el golpe de abril.

Carvajal y Figuera han dicho que el golpe fracasó porque no se le garantizó la presidencia al jefe de la Corte Suprema Maikel Moreno, quien también pidió 100 millones de dólares. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, similarmente retrajo su apoyo cuando unidades clave como la Guardia Nacional afirmaron su lealtad a Maduro.

Carvajal dice que cuando dirigió el DGCIM intentó luchar contra la penetración cubana en los servicios de inteligencia donde oficiales cubanos ahora ocupan puestos, de acuerdo con Figuera.

El exjefe del SEBIN estima que unos 15.000 cubanos operan en Venezuela y que una fuerza élite de 200 incluyendo expertos en seguimiento electrónico tienen la misión de proteger a Maduro.

Figuera hace un llamamiento a la Unión Europea para que “envíe equipos de investigadores para obtener información de primera mano” en Venezuela.

El ministro de Relaciones Exteriores de España, Josep Borrell, quien ha sido nombrado para dirigir las relaciones externas de la Unión Europea, ha propuesto una investigación internacional sobre la muerte del comandante naval Rafael Acosta bajo custodia del DGCIM .

Pero también tuiteó que “Maduro tiene control sobre el gobierno, el Ejército y el territorio. Si queremos elecciones es necesario negociar con él”.

España ampara a líderes opositores y al mismo tiempo aconseja a Maduro, lo que pone a su actual régimen socialista en una “posición difícil” dice Carvajal.

 

Video relacionado

Los valores conservadores ganan terreno en Venezuela

TE RECOMENDAMOS