Jefes importantes del régimen chino son purgados silenciosamente

07 de Abril de 2016 Actualizado: 07 de Abril de 2016

Durante décadas, Xu Shiping fue un funcionario leal en la Oficina General del Partido Comunista Chino, un centro clave para documentos secretos y logística del Partido. Comenzó su carrera allí en 1981 y se abrió camino hasta convertirse en el secretario del Partido a cargo de las finanzas, vehículos y residencias bien equipadas que disfrutaban los altos funcionarios. Sin embargo, en 2014, fue abruptamente cambiado a subdirector de archivos.

La carrera de Xu continuó deslizándose: En marzo de este año, a los 60 años, lo despidieron del cargo de archivista, y su biografía oficial desapareció de la página web de Archivos del Estado. Su situación laboral actual es incierta, dicen los informes de los medios de comunicación chinos.

Xu no es el único. Al menos una docena de los actuales y anteriores mejores cuadros en la Dirección General parece fueron eliminados en silencio en los últimos meses, de acuerdo con informes de los medios de comunicación chinos. La silenciosa limpieza es probablemente parte de la campaña para depurar la oficina de lo que los medios de comunicación del Estado han descrito como influencia maligna de su antiguo jefe, Ling Jihua. Ling fue un alto asesor del ex líder del Partido antes de que se le identificara como participe de una conspiración interna que puso en peligro al régimen.

Una purga de la Oficina General, hecha sin mucha bulla, es probablemente una medida necesaria de Xi Jinping, para establecer su autoridad al enfrentar a una arraigada red de poder, generalmente agrupada en torno al ex jefe del Partido Jiang Zemin.

La purga encajaría con un patrón similar al llevado a cabo por Xi en una amplia gama de sectores, incluyendo el aparato de seguridad, la industria del petróleo, el sector financiero, los militares y los medios de comunicación estatales. Qué arreglos de personal se realicen en relativo secreto son apropiados para una agencia que controla los secretos del Partido.

Conspiraciones políticas

Ling Jihua, de 59 años, pasó casi 18 años en la Oficina General, tiempo durante el cual construyó una red masiva de influencia, de acuerdo con informes de los medios de comunicación chinos. Pasó cinco años como jefe de la agencia, y como máximo asistente del ex líder chino, Hu Jintao, Ling mantuvo una posición equivalente a jefe de personal en la Casa Blanca.

Esta importante formación fue más sorprendente cuando Ling fue acusado como uno de un grupo de cuatro funcionarios de alto nivel que se dice formaron un exclusivo grupo y conspiraron contra la jefatura.

La caída comenzó después de que el hijo de Ling murió en circunstancias sospechosas en un accidente de Ferrari en Beijing en 2012. Ling fue transferido primero al Departamento de Trabajo del Frente Unido, la agencia de guerra política del Partido, y después, en diciembre de 2014 puesto bajo investigación. En julio de 2015, fue formalmente detenido y ahora es procesado por la Fiscalía Popular Suprema.

Pero no fue hasta hace relativamente poco tiempo que la conspiración de Ling con otros altos funcionarios salió a la luz. En las palabras del líder del Partido, Xi Jinping, en 2015, Ling, junto con el ex jefe de seguridad, un general de alto rango, y el astuto jefe de Chongqing, Bo Xilai, “llevaron a cabo conspiraciones políticas para destrozar y dividir al Partido”.

Los presuntos co-conspiradores de Ling fueron ascendidos por Jiang Zemin y se convirtieron en algunos de los hombres más poderosos de China. De este modo, debían su lealtad a Jiang, quien logró ejercer una extensa influencia en más de una década después de su retiro formal en 2002 a través de la red que estos individuos ayudaron a liderar. Xi ha estado tratando de desalojar a los clientes políticos de Jiang de puestos importantes desde que asumió el poder de líder del partido en el 2012.

Dada la sensibilidad de la Oficina General, a menudo llamada el santuario interior del Partido, manejando documentos importantes, clasificaciones de seguridad, y servicios logísticos para el Politburó y el Secretariado del Partido, Ling ejercía un enorme poder y habría estado en una posición formidable para socavar el liderazgo.

Los delitos que se le imputan oficialmente no incluyen el planear un golpe de estado, pero incluyen acusaciones comunes como robar secretos de estado, aceptar sobornos y caer en la promiscuidad sexual.

Purga de la oficina

El forzoso vuelco de importantes personas en la Oficina General se lleva a cabo de una manera mucho más suave que las típicas investigaciones contra la corrupción durante los últimos años, en los que los funcionarios provinciales pueden verse escoltados por los investigadores mientras asisten a la boda de una hija, por ejemplo, o que desaparezcan justo después de un evento público, sin previo aviso.

La mayoría de los funcionarios de alto rango de la Oficina General no fueron expulsados totalmente por cargos de corrupción, sino que parece que se completaron en dos etapas: en primer lugar, los trasladan a departamentos de menor rango, y luego los despiden de esas posiciones sin una explicación pública. En varios casos, los perfiles también se desvanecen de los sitios web oficiales.

Caixin, una publicación de negocios que ha informado de forma agresiva en la campaña contra la corrupción, publicó la tabla más completa de aquellos que han sido relevados de la Oficina General. Ninguno de ellos había alcanzado la edad habitual de jubilación de 65 años, y muchos todavía están casi llegando a los 60 o empezando los 60, por lo general el mejor momento de la carrera de un funcionario chino. Todos los descensos y aparentes jubilaciones tuvieron lugar después de que el escándalo de Ling Jihua estalló en 2012.

Varios de la media docena de ex jefes de la agencia de la Oficina General o diputados que perdieron sus puestos de trabajo este año comparten un destino similar al de Shiping Xu en los archivos estatales.

Por ejemplo Zhao Shengxuan, un ex subdirector de la Oficina General, fue enviado a la Academia China de Ciencias Sociales (CASS) en mayo de 2013, y fue despedido inesperadamente de su cargo en febrero de este año. Al igual que Xu, su biografía oficial fue borrada de la página web CASS, de acuerdo con The Paper, un sitio web semioficial de noticias.

Wang Zhongtian, otro ex subdirector que disfrutó de una fructífera carrera de 16 años en la Oficina General, se le aparto de su trabajo en South-North Water Diversion Office en enero de 2015 y perdió ese trabajo en febrero de este año sin haber una razón.

Otros parecen haber unido fuerzas con Xi. Chen Ruiping ascendió desde una posición de cuadros en la Oficina General en 1974 a director de la agencia de la Oficina Memorial de Mao en 2006. Después de 40 años de servicio, fue trasladado a la agencia de disciplina interna del Partido en 2014, y este mes de marzo puesto a cargo del equipo de inspección que investiga a la agencia de patrimonio cultural judicial del régimen chino.

Luego están los funcionarios como Huo Ke, de 55 años, ex jefe de la agencia de seguridad de la Oficina General. Fue enviado a la Administración Nacional de Turismo en diciembre de 2014 un gran descenso, antes de ser atacado por los investigadores del Partido en enero del año siguiente.

Mientras que los medios de comunicación estatales chinos han sido reticentes acerca de lo que está impulsando los cambios de personal, los medios de comunicación de Hong Kong han ofrecido teorías y detalles sobre esto.

‘Muy siniestro’

De acuerdo con la edición de marzo de The Trend, una revista de Hong Kong que comenta rumores políticos a veces precisos de Beijing, la purga en la Oficina General es mucho más extensa que lo que revelan los medios de comunicación oficiales del Partido.

Wang Qishan, el jefe de la agencia anti-corrupción del Partido, lideró personalmente un comando especial contra la corrupción en una búsqueda inicial en la Oficina General en febrero de 2013, de acuerdo con The Trend. El equipo de investigación de Wang llegó a la conclusión de que era “muy siniestro, muy descarado, y muy corrupto”, y señaló a varias agencias “zonas de desastre”.

La investigación encontró que los leales en la Oficina General regularmente proveían a Ling Jihua con documentos de alto secreto, incluso después de que fuera removido en junio de 2012, informa The Trend.

Esta información es imposible de confirmar y no ha sido reportada en los medios de comunicación oficiales chinos. A menudo, los medios de comunicación de Hong Kong como The Trend se aprovechan de genuinas informaciones de fuentes en el aparato del Partido y le agregan información no verificada, rellenando detalles no proporcionados por sus fuentes.

Existe una amplia confirmación de algunos elementos de la historia. De acuerdo con el portavoz estatal de la agencia de noticias Xinhua, por ejemplo, Ling había entrado en posesión de más de 2.700 documentos que contienen “altos secretos” del estado y del Partido. Muchos medios de comunicación a principios de este año también informaron de que el hermano de Ling Jihua, Ling Wancheng, ahora en Estados Unidos, podría haber proporcionado un tesoro de documentos secretos obtenidos por su hermano a las agencias de inteligencia de Estados Unidos.

Los investigadores también encontraron que la Oficina General “reasignó ilegalmente” de entre 3 billones a 4,2 billones de yuanes (entre 460 millones a 650 millones de dólares) de los fondos del gobierno anualmente para otorgar bonos para el personal. Asilos y hogares de ancianos a cargo de la Oficina General, para el beneficio de los funcionarios jubilados, los convirtió en “nidos de libertinaje”. La Oficina General, incluso, “saboteó severamente” a algunas agencias policiales y de seguridad pública.

Más tarde, The Trend dice, el equipo de investigación dirigido por Wang ordenó que todo el personal de la Oficina General, incluyendo todos los recién llegados, hicieran una especial promesa de lealtad al Partido. El primer elemento de la lista era “absoluta lealtad”.

TE RECOMENDAMOS