Jiang Zemin, ex cabecilla chino, está siendo “controlado”

21 de Agosto de 2015 Actualizado: 21 de Agosto de 2015

Según una fuente cercana a la cúpula de Beijing, el jefe del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, acaba de dar su primer paso importante contra su archirrival, el ex cabecilla del Partido Jiang Zemin. La fuente dijo que tanto Jiang como sus hijos están siendo “controlados”, lo que significa que sus movimientos están siendo restringidos.

La fuente, que se comunicó con Lin Feng, editor de la edición en chino de La Gran Época, dijo que la medida comenzó el 15 de agosto. Zeng Qinghong, secuaz de Jiang, también está siendo monitoreado, según la fuente.

La Gran Época cree que la fuente es confiable debido a la identidad de la misma y al acceso que tiene a la información en la cúpula del régimen chino. Lin Feng cree que el propósito de revelar la información en este momento es para enviar un mensaje a quienes se mantienen fieles a Jiang dentro del régimen, “prepararlos psicológicamente para cuando Xi arreste formalmente a Jiang”.

“Hicieron lo mismo antes de removerlo a Zhou Yongkang y a otros, así aumentan la presión sobre ellos”, dijo Lin. Zhou Yongkang era el jefe de seguridad del Partido. Cuando empezaron a surgir los rumores sobre su destitución, inicialmente fueron desestimados por analistas extranjeros. La expulsión de Zhou es ahora reconocida como una de las purgas políticas más significativas de las que se tenga memoria.

Jiang Zemin encabezó el Partido Comunista Chino de 1989 a 2002. Durante los dos años siguientes se mantuvo al frente del Ejército, y tuvo que pasar un año más hasta que dejara todos sus cargos militares. Durante sus años al mando e incluso después, Jiang acomodó a varios de sus secuaces en puestos clave, algunos de los cuales desarrollaron sus propios feudos por fuera del control de la cúpula oficial.

Esta estructura paralela de poder incluía el aparato de seguridad, incluyendo algunas fuerzas militares, bajo el control de Luo Gan y luego de Zhou Yongkang, el cual se expandió hasta tener un presupuesto anual de U$S 120.000 millones, mayor que el del Ejército. Todo esto aseguró la continuidad de las políticas principales de Jiang, incluyendo la persecución contra la disciplina espiritual Falun Gong. Guo Boxiong y en particular Xu Caihou, dos ex vicepresidentes de la Comisión Militar Central, “empataban en poder” al cabecilla Hu Jintao (quien sucedió a Jiang al mando del régimen), según Yang Chuncheng, ex vicedirector de la Academia Militar de Ciencias, en una entrevista con Fénix TV, de Hong Kong.

Buena parte de la purga del Partido Comunista que lleva a cabo Xi Jinping desde hace dos años y medio apunta a desarmar esta red política y remover a los leales a Jiang Zemin. Todo el tiempo ésta ha sido acompañada de información oportunamente filtrada a la prensa y de informes y declaraciones de funcionarios que sugerían conspiraciones políticas que llegaban hasta lo más alto del régimen.

Que Jiang Zemin es el padrino principal detrás de la maquinaria política que Xi Jinping quiere desmantelar es algo ampliamente aceptado en los círculos políticos de China, pero hasta ahora no había sido mencionado explícitamente, hasta la editorial publicada el 10 de agosto en el Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista. Ese día se imprimió una dura crítica hacia los ex cabecillas que interfieren en los asuntos de sus sucesores y les impiden “arremangarse y trabajar duro”.

También se quejaba de los cabecillas que “descontentos con su retiro… hacen todo lo que pueden para extender su poder”.

Los comentaristas políticos identificaron inmediatamente a la editorial como un ataque directo contra Jiang. “Para quienes pueden ver con sus ojos, con un solo vistazo queda claro que este artículo es una crítica contra Jiang Zemin, sin nombrarlo”, escribió Hu Ping, analista político exiliado en Nueva York y comentarista del sitio web de Radio Free Asia.

En su comunicación con La Gran Época, la fuente dijo: “Originalmente, él [Xi Jinping] quería arrestar a Jiang durante la próxima primavera, así le quedaba el resto del año para ocuparse de la economía… originalmente no quería hacerlo tan pronto”.

Lin Feng no está seguro de si esto significa que Jiang ya no aparecerá en público, dado que hubo varios casos de funcionarios removidos que todavía pudieron aparecer brevemente en público de una u otra manera después de que se anunciara su investigación o incluso mientras eran sometidos a los procedimientos disciplinarios internos del Partido. Entre estos casos están Guo Boxiong y Ling Jihua, el equivalente al jefe de personal de la última cúpula del Partido.

La fuente agregó: “Después del incidente de Tianjin, Xi Jinping pasó dos noches sin dormir”. La fuente dio a entender que Xi Jinping cree que Jiang Zemin tuvo algo que ver con las explosiones, equivalentes a 21 toneladas de TNT según las autoridades, que destrozaron parte de la zona portuaria de Tianjin, una ciudad costera de China, el 12 de agosto.

Según las autoridades, se desconoce cuál fue la causa de las enormes explosiones. El cráter que quedó en el lugar tiene el tamaño de varias manzanas, y la bola de fuego dejó miles de vehículos reducidos a chatarra. La fuerza de la explosión causó que estallaran los vidrios de los edificios a 1,5 km de distancia. Una semana después de la explosión, la cifra oficial de muertos es de 116, y los residentes de la zona denunciaron lluvias tóxicas y una enorme cantidad de peces muertos. Los funcionarios dijeron que en el depósito que explotó había 770 toneladas de cianuro de sodio, el cual puede ser mortal.

La teoría de que las explosiones fueron intencionales ha estado circulando velozmente en la prensa china en el extranjero.

Un sitio de noticias de Carolina del Norte, relacionado con Boxun, citó una fuente exclusiva que denunció que “la detonación fue provocada por un vehículo lleno de explosivos… el camión estaba estacionado junto al depósito, justo en el lugar más próximo a los materiales inflamables. La gente salió rápidamente, y unos 15 minutos después ocurrió la explosión, que provocó una reacción en cadena de explosiones”.

Artículos en Boxun y en varios medios de comunicación de Hong Kong relacionaron a las explosiones con Jiang Zemin.

Lin Feng, el editor de la edición en chino de La Gran Época, comentó que se sabe que la banda de Jiang suele filtrar noticias y rumores a la prensa extranjera, y que si Jiang tuvo algo que ver con la explosión, de seguro querría que eso se supiera.

“El mensaje pareciera ser: ‘podemos provocar un caos’”, agregó Lin. La culpa de la inestabilidad social recaería sobre la cúpula actual y presentaría las condiciones para limitar el poder de Xi Jinping dentro del Partido, donde su campaña anti-corrupción ha causado mucho resentimiento.

TE RECOMENDAMOS