John Bolton buscará reformular las relaciones entre Estados Unidos y China para rechazar su hostilidad

Por Paul Huang - La Gran Época
25 de Marzo de 2018 Actualizado: 28 de Marzo de 2018

Décadas de un enfoque conciliador de Estados Unidos hacia China podrían finalmente llegar a su fin, ya que el presidente Donald Trump eligió a John Bolton para que sea el próximo asesor de seguridad nacional.

Con un solo tuit el 22 de marzo, Trump destituyó a H.R. McMaster y anunció que Bolton asumirá el papel más poderoso de liderazgo en seguridad nacional en EE.UU. el 9 de abril. El cambio fue contemplado por muchos durante mucho tiempo y es el último de una serie de cambios de funcionarios que el presidente estadounidense hizo recientemente.

John Bolton bajo la presidencia de George W. Bush fue subsecretario de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional (2001-2005) y embajador de Estados Unidos ante la ONU (2005-2006).

Tanto en esas funciones oficiales como en su posterior carrera como una personalidad de televisión y medios de comunicación, Bolton se destacó como una de las voces fuertes de política exterior estadounidense al abogar sistemáticamente por respuestas de línea dura para enfrentar la hostilidad de los regímenes extranjeros, incluyendo a Irán, Rusia, Siria, Corea del Norte y China.

Una nueva era

Es el enfoque de línea dura de John Bolton hacia China la que podría llevar al cambio más sustancial en la política y estrategia exterior de Estados Unidos en los próximos años, vaticinaron los observadores.

“Creo que, a diferencia de muchos especialistas consolidados de China [en Estados Unidos], John Bolton reconoce muy claramente que estamos entrando en una nueva era en la que el estilo reconciliador de la diplomacia con China de la era Nixon-Carter murió hace mucho tiempo”, señaló Arthur Waldron, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Pensilvania.

“Bolton entiende que hay diferencias de estructura irreconciliables entre Estados Unidos y China, es decir, a menos que China experimente algunos cambios fundamentales”, argumentó Waldron. “Será más enérgico y no tendrá miedo de la amenaza de guerra de China”.

Bolton también es reconocido por su fuerte apoyo a Taiwán, que visitó con frecuencia. Ha pedido reiteradamente a los responsables de la toma de decisiones de Estados Unidos que reanuden formalmente las relaciones diplomáticas con la nación taiwanesa, una posición que pocos especialistas consolidados de China adoptan.

“La negociación [diplomática] no debería significar que Washington otorga y Beijing recibe. Necesitamos prioridades estratégicamente coherentes que reflejen no 1972 sino 2017,  que abarquen más que la política comercial y monetaria, y que incluyan específicamente a Taiwán. Veamos cómo responde una China cada vez más beligerante”, escribió Bolton en el Wall Street Journal en enero de 2014.

June Teufel Dreyer, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Miami, recalcó que espera que Bolton haga pleno uso de la recién promulgada Ley de Viajes de Taiwán para alentar el intercambio de funcionarios al más alto nivel entre Taiwán y Estados Unidos.

La aprobación de la Ley de Viajes de Taiwán fue duramente criticada por los funcionarios del régimen chino y los medios de comunicación estatales de china, los cuales afirmaron que la ley viola el “principio de una sola China”, que Estados Unidos la nombra como “Política de una sola China” y que la interpreta de manera diferente. Sin embargo, Bolton declaró en numerosas ocasiones que la política es intrínsecamente ambigua y que Estados Unidos debería fortalecer su alianza con Taiwán, independientemente de las protestas de Beijing.

June Teufel Dreyer también dijo que como nuevo Asesor de Seguridad Nacional, Bolton probablemente impulsaría operaciones de libertad de navegación más regulares y de alto perfil en el Mar de China Meridional, lo que desafiaría directamente la hostil construcción de islas y los reclamos soberanos de Beijing sobre la zona en disputa.

Cambios múltiples

John Bolton se une a un equipo de seguridad nacional del presidente Trump que ha visto recientemente una serie de cambios de altos funcionarios que podrían indicar un claro cambio hacia una respuesta de línea dura de EE.UU. a la creciente hostilidad de China y su fortalecimiento militar.

El secretario de Estado Rex Tillerson, fue despedido recientemente y pronto será reemplazado por el jefe de la CIA Mike Pompeo, un ex congresista que también es reconocido por su postura dura hacia la hostilidad de China.

El principal asesor comercial de Trump, Peter Navarro, conocido por abrazar una postura de línea dura en las relaciones de Estados Unidos con China en materia de comercio y de otro tipo, también  tendrá una mayor influencia en la administración tras la partida de Gary Cohn, otro importante asesor económico que estaba a favor de un enfoque más conciliador hacia China.

La nueva Estrategia de Seguridad Nacional de la Casa Blanca publicada en diciembre pasado, que designó específicamente a China como un rival estratégico, también resuena con el enfoque de línea dura de John Bolton.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS