Johnson & Johnson supo por años que su talco tendría asbesto cancerígeno, dice informe

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
16 de Diciembre de 2018 Actualizado: 16 de Diciembre de 2018

De acuerdo a una serie de documentos obtenidos en relación a un archivo que incluye 11.700 demandas contra Johnson & Johnson, la compañía tenía conocimiento que los exámenes de laboratorio habían detectado la presencia de asbesto en el talco Baby Powder, reportó Reuters el 14 de diciembre.

Al ocultar la información, evitó que se regulara sobre la contaminación de asbesto en el talco.

La multinacional Johnson & Johnson negó las acusaciones.

La mayoría de las demandas contra J&J son de personas que usaban el talco y enfermaron de mesotelioma. El asbesto es la principal causa del cáncer del tipo mesotelioma maligno que afecta al tejido delgado (mesotelio) que recubre el pulmón, la pared torácica y estómago, de acuerdo al Servicio de Salud y  Humanos de Estados Unidos.

Importantes documentos relacionados a las demandas se habían mantenido ocultos por orden judicial.

La compañía Johnson & Johnson, según lo observado por Reuters al tener acceso a los documentos, desde 1971 sabía que sus talcos para bebés contenían asbesto y eran potencialmente cancerígenos. “La información también apunta a que Johnson & Johnson no sólo sabía de este riesgo, sino que también se encargaron de ocultarlo durante varias décadas, esto con la finalidad de proteger su marca de talcos, que es de las más vendidas en el mundo”. J&J omitió informar a los agentes reguladores como la FDA de la presencia de asbesto ej sus productos.

(Justin Sullivan/Getty Images)

A pesar de que los resultados obtenidos no eran favorables y contenía información de contaminación, la compañía presentaba solo resultados que demostraran que su talco era seguro, tal como se expone con detalle en su informe.

Los demandantes afirman que el talco les provocó algún tipo de cáncer y dicen que los ejecutivos de la empresa, los gerentes de minas, científicos, médicos y abogados discutieron el problema de que el producto para bebés contuviera pequeñas cantidades de asbesto. Incluso plantearon varias estrategias.

(CHARLY TRIBALLEAU/AFP/Getty Images)

En dos casos a principios de este año, en Nueva Jersey y California, los jurados obligaron a indemnizar con grandes sumas a los demandantes que culpaban por el cáncer mesotelioma. Pese a las pruebas, también hay jurados que no confirmaron que Baby Powder estaba contaminado y causado cáncer.

Otro veredicto en julio pasado amplió la posible responsabilidad de J&J más allá del cáncer mesiotelioma y dispuso que 22 demandantes el talco Baby Powder y un polvo de ducha que la compañía vendió en 2012, causaron cáncer de ovario. Las mujeres usaban regularmente productos de talco J&J como antitranspirante y desodorante perineal. El jurado les otorgó USD 4,69 mil millones en daños.

En julio pasado, la justicia condenó a Johnson & Johnson a pagar 4.690 millones de dólares a 22 mujeres que afirmaron que el talco les provocó cáncer de ovarios. Es el pago más grande que la empresa ha enfrentado en su historia.

(FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

Reuters cita el caso de Darlene Coker de 52 años, a quien se le diagnosticó que se estaba muriendo de un cáncer, un mesotelioma maligno. Ella quiso saber donde lo pudo contamiarse con amianto, por lo que contrató Herschel Hobson, un abogado especializado en lesiones. Él encontró como sospechoso el polvo para bebés de Johnson, que Coker había usado durante casi toda la vida.

Mesotelioma en el pulmón (Wikimedia)

Hace unos 20 años Hobson demandó a Johnson & Johnson, alegando que el “talco venenoso” era el producto asesino. Fue una de las primeras demandas.

Según Reuters, J&J en 1976 no le dijo a la Agencia de Drogas y Alimentos FDA que al menos tres pruebas realizadas por tres laboratorios diferentes desde 1972 a 1975 habían encontrado asbesto en su talco. En un caso era a niveles “bastante altos”. J&J negó el reclamo de su demandante y pudo evitar entregar los resultados de las pruebas mas otros registros que Hobson había solicitado para defender su caso. En 1999 Coker abandonó su demanda.

“Cuando eres el demandante, tienes la carga de la prueba”, dijo Hobson. “No lo teníamos”.

Fibras de asbesto (Wikimedia)

Sin embargo después de dos décadas, con la suma de miles de litigios, J&J se ha visto obligada a compartir con los abogados de algunos de los 11.700 demandantes, los memorandos de la compañía, informes internos y otros documentos confidenciales.

“Un examen de Reuters de muchos de esos documentos, así como el testimonio de la deposición y el juicio, muestra que desde al menos 1971 hasta principios de la década de 2000, el talco crudo y los polvos terminados de la compañía a veces dieron positivo para pequeñas cantidades de asbesto, y que los ejecutivos de la compañía, los gerentes de mina, científicos, médicos y abogados se preocuparon por el problema y cómo resolverlo, pero no lo divulgaron a las autoridades reguladoras ni al público”, escribe Reuters en su informe.

Entre muchos informes positivos, documentos de 1957 y 1958 de un laboratorio de consultoría describen los contaminantes tremolita fibrosa y “acicular” o similar a una aguja en el talco de un proveedor italiano de J&J. Según Reuters este es uno de los seis minerales que en su forma fibrosa natural se clasifican como amianto.

Según un informe judicial del 11 de agosto de 2017, se encontró asbesto en el talco de la ducha de 1990. Otro laboratorio encontró asbestos en más de la mitad de las múltiples muestras de Baby Powder de décadas pasadas, incluso una botella de 1978 en el museo corporativo de J&J.

Desde 2003, el talco Baby Powder de Estados Unidos proviene de China a través del proveedor Imerys Talc America, de Imerys SA con sede en París y coacusada en la mayoría de los litigios sobre el talco. Imerys y J&J dijeron que el talco chino es seguro.

La compañía Johnson & Johnson emitió un comunicado el viernes calificando al reporte de Reuters “unilateral, falso e inflamatorio”.

“En pocas palabras, la historia de Reuters es una teoría absurda de conspiración”, dijo J&J, según la CNBC.

“Los abogados de los demandantes en busca de ganancias financieras personales están distorsionando documentos históricos y creando intencionalmente confusión en la sala de audiencias y en los medios”, escribió Ernie Knewitz, vicepresidente de relaciones globales con los medios de J&J, según Reuters.

J&J señala en su sitio Internet, que “miles de pruebas confirman repetidamente que nuestros productos de talco para el consumidor no contienen amianto. Nuestro talco proviene de fuentes de mineral confirmadas para cumplir con nuestras estrictas especificaciones. No solo nosotros y nuestros proveedores realizamos pruebas rutinarias para garantizar que nuestro talco no contenga amianto, sino que nuestro talco también ha sido probado y confirmado como libre de amianto por una variedad de laboratorios y universidades independientes, incluida la FDA, la Escuela de Salud Pública de Harvard. y el Hospital Mount Sinai”.

“Johnson & Johnson, creemos que la buena salud es la base de vidas vibrantes, comunidades prósperas y progreso hacia adelante. Es por eso que durante más de 130 años, nos hemos propuesto mantener a las personas bien a cualquier edad y en cada etapa de la vida”.

A continuación

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS