Joven sin esperanza de ir al baile de graduación consigue la cita más dulce e inesperada de su vida

Por La Gran Época
28 de Enero de 2019 Actualizado: 28 de Enero de 2019

Cuando a tu hijo se le diagnostica autismo, a menudo puede significar la pérdida de muchos sueños que tienes para ellos, como casarse, obtener un título universitario o tener nietos. Incluso ir al baile de graduación de su escuela secundaria puede parecer fuera de su alcance. Sin embargo, una amiga especial estaba a punto de hacer realidad ese sueño.

Jon Larson es autista; es capaz de hablar, pero no mantiene una conversación. En 2013, estuvo en Clear Lake High en el noroeste de Wisconsin, donde Maddi Colbeth se hizo amiga de él a través de un programa que anima a los estudiantes a hacerse amigos de los compañeros con una condición especial.

Después que se dio cuenta de que Jon, de 19 años en ese momento, estaba sentado solo comiendo su almuerzo, se ofreció a sentarse con él y su amistad floreció.

“Le gusta alguien que se siente y hable con él y tenga paciencia”, dijo, informa TMJ4. “Es un tipo tranquilo y agradable. Es gracioso”.

Fue entonces cuando a Maddi se le ocurrió la idea de invitar a Jon al baile.

“Era su baile de graduación y yo lo sentí cuando fui el año pasado y estaba en la cancha de graduación y tuve la oportunidad de experimentarlo y fue muy divertido”, dijo Maddi. “Sabía que no tendría la posibilidad de hacerlo de no ser por mí, así que pensé que se merecía la oportunidad de ir. Pensé que le gustaría eso”.

Maddi lo consultó primero con Mike Larson, el padre de Jon, un profesor de la escuela.

“Fue un momento muy emocionante para mí”, dijo Mike, cuyo otro hijo también es autista.

“Maddi, sería un honor que llevaras a Jon”, añadió emocionado.

Llegó el gran día y Maddi reforzaba la idea con Jon constantemente y esperaba que fuera capaz de entender lo que iba a pasar.

Sus padres le compraron un traje, corbata y una camisa de su color favorito, naranja, mientras que Maddi encontró un vestido naranja perfecto para la ocasión.

Maddi también hizo una reservación en un restaurante para cenar en la noche del baile de graduación con otra pareja, donde sirvieron la comida favorita de Jon; pollo y papas fritas.

Eran los padres orgullosos que vieron a su hijo caminar junto a Maddi y Mike compartió el momento en Facebook, donde obtuvo medio millón de me gusta y 200.000 comentarios.

“Es algo que nunca pensé que le pasaría a nuestra familia y no solo sucedió, sino que ocurrió de una manera tan hermosa”, dijo Mike.

“Y seguir adelante y bendecir las vidas de otras personas está más allá de todo lo que podría haber esperado. Será uno de los mejores recuerdos de nuestras vidas”.

Este repartidor de pizza en una entrega ve un piano y empieza a tocar la más hermosa melodía

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS