Jóvenes científicas descubren bacteria para convertir desechos plásticos en nuevos y útiles productos

Por Robert Jay Watson
19 de Septiembre de 2019 Actualizado: 19 de Septiembre de 2019

Todo comenzó el día en que dos curiosas estudiantes  de secundarias que aspiraban a ser científicas visitaron una estación de recolección de residuos en Vancouver, Canadá. Las jóvenes de 17 años vieron toneladas de plásticos no reciclados y no reciclables.

En ese momento, las dos decidieron que iban a usar su interés en la ciencia para encontrar una manera de hacer la diferencia. Siete años más tarde con numerosos premios y muchos reconocimientos, la pareja tiene su propio y exitoso inicio: BioCellection.

Su misión es nada menos que salvar al mundo de las consecuencias de los residuos plásticos.

Cuando las mejores amigas Miranda Wang y Jeanny Yao visitaron el centro local de procesamiento de residuos, esperaban ver un centro de reciclaje de alta tecnología que pudiera encargarse de todo lo que la ciudad estaba generando. Después de todo, Vancouver aspira a ser una de las ciudades más verdes del mundo.

Pero la realidad era diferente. “Nos sorprendió la cantidad de envases de plástico que se depositan en un vertedero”, dijo Miranda a  CNN. El problema es que, si se dejan los procesos naturales, los millones de toneladas métricas de plástico producidas cada año no se degradarán como lo harían los materiales naturales. Cada vez se acumulan más y más, un informe de la Fundación MacArthur estima que para 2050, podría haber más plástico que peces en el mar.

El problema es que las tecnologías actuales para reciclar plástico solo están dañando la superficie, como reveló un estudio de 2017 de la revista Science Advances. Según su encuesta global, “alrededor del 9 por ciento del [plástico producido en masa] había sido reciclado, el 12 por ciento fue incinerado y el 79 por ciento se acumuló en vertederos o en el medio ambiente natural”.

Las técnicas de reciclaje convencionales tienen grandes inconvenientes, ya que requieren que los plásticos estén limpios (y por lo tanto usan mucha agua para lavarlos) o usan mucha energía para su descomposición, lo que hace que el proceso no sea económico. Estas técnicas usan mucha energía, sin beneficios viables.

En lugar de mirar a los procesos existentes, Miranda y Jeanny recurrieron a su entorno local para encontrar una solución. Su primer descubrimiento importante fue una bacteria del estuario del río local que había evolucionado para poder descomponer los plásticos. Sobre la base de este hallazgo, las estudiantes buscaron la manera de ampliar lo que ya estaba sucediendo en el mundo natural

Al crear un catalizador en el laboratorio que funciona de manera similar, como Miranda explicó a CNN, su empresa Biocellection ahora tiene una “conversión del 70 por ciento de material plástico de desecho” en productos químicos que se pueden utilizar para hacer “bloques de construcción para productos plásticos más complejos : nylon para ropa, suelas de zapatos, incluso piezas de automóviles”.

Reciclaje
Imagen Ilustrativa. (RecycleMan/Shutterstock)

Biocellection se centra en cosas como bolsas de plástico de un solo uso y películas, que a menudo no se reciclan. Miranda y Jeanny están trabajando en la comercialización de su proceso, que según ellos es más barato que fabricar plástico nuevo a partir del petróleo. “La reducción de costos podría ser de hasta 30 a 40 por ciento”, dijo Miranda a CNN.

Miranda y Jeanny y sus colegas de Biocellection han ganado innumerables premios por su trabajo innovador, más recientemente un Premio Rolex Laureate  en 2019. En cuanto a sus objetivos para el futuro, apuntan alto.

“Mi sueño es poder ver que algo que es una pieza desechable de plástico, que ahora iría al océano o al vertedero, podría usarse para hacer una chaqueta Patagonia completamente nueva, o un par de zapatillas nuevas. zapatos, o podrían usarse en otras aplicaciones industriales”, dijo Miranda a CNN.

Si bien algunas personas pueden desanimarse después de aprender tanto sobre la escala del problema, Miranda sigue siendo optimista sobre lo que se puede hacer si las personas se lo proponen. “Hay tanta creatividad por ahí, tanto conocimiento en nuestro mundo”, compartió con CNN. En cuanto a todos los grandes problemas mundiales, comenzando con los plásticos, Miranda agrega: “Creo que podemos resolverlos si todos lo intentamos”.

¿Habías visto una casa como esta moviéndose de un lugar a otro? 

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS