Juez dictamina que el cierre ordenado por el gobernador de Pensilvania es inconstitucional

Por Jack Phillips
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

El lunes, un juez federal anuló las restricciones impuestas por el gobernador Tom Wolf para mitigar el virus del PCCh, las cuales requerían que la gente se quedara en casa, limitará las reuniones y ordenaba que los negocios “no vitales” permanezcan cerrados.

El juez de distrito, William Stickman IV, se puso del lado de los demandantes que incluyen dueños autocines, salones de belleza, mercados de granjeros y varios funcionarios republicanos que demandaron como individuos. También se incluyeron entre los demandantes los condados de Butler, Greene, Fayette y Washington.

La sentencia de Stickman estipula que “los límites para congregar reuniones impuestos por las órdenes de restricción de los demandados, violan el derecho de reunión consagrado en la Primera Enmienda”, los “componentes de quedarse en casa y cierre de negocios de las órdenes de los demandados violan la cláusula de debido proceso de la Decimocuarta Enmienda” y “los componentes de cierre de negocios de las órdenes de los demandados violan la cláusula de igual protección de la Decimocuarta Enmienda”.

El juez, quien fue nombrado por el presidente Donald Trump, argumentó que las acciones tomadas por Wolf y la secretaria de salud, la Dra. Rachel Levine, ambos demócratas, “se llevaron a cabo con la buena intención de abordar una emergencia de salud pública”, pero que “incluso en una emergencia, la autoridad del gobierno no es ilimitada”.

“Las libertades protegidas por la Constitución no son libertades de tiempo justo, en el lugar donde los tiempos son buenos pero que pueden ser dejadas de lado en tiempos de crisis”, añadió Stickman. “No hay duda que este país ha enfrentado, y enfrentará, emergencias de todo tipo”.

Stickman añadió que la solución a la crisis “nunca puede permitirse que supere el compromiso con la libertad individual que es la base del experimento estadounidense”.

Además, dijo que la Constitución “no puede aceptar el concepto de una ‘nueva normalidad’ en la que las libertades básicas del pueblo pueden subordinarse a medidas de mitigación de emergencia de duración indefinida”.

Wolf ha levantado una serie de restricciones desde que se presentó la demanda hace varios meses, permitiendo que los negocios se abran de nuevo y cancelando la orden de quedarse en casa en todo el estado. Pensilvania también tiene un límite de reunión de más de 25 personas para eventos en el interior y 250 para eventos en el exterior.

Pensilvania informó que más de 145,000 personas han contraído el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) desde el comienzo de la pandemia, mientras que más de 7800 han muerto.

El portavoz de Wolf dijo a The Associated Press que su oficina está revisando la decisión del juez.

“Es una victoria completa y total para los condados, las empresas y los representantes”, dijo el abogado Thomas W. King III, quien representó a los demandantes, según informó Triblive. “No se puede ordenar a toda la población de Pensilvania que se quede en casa”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS