Juez retrasa fallo a pedido de Judicial Watch para interrogar a Hillary Clinton sobre emails y Bengasi

Por Mark Tapscott
19 de Diciembre de 2019
Actualizado: 19 de Diciembre de 2019

WASHINGTON—La exsecretaria de Estado y candidata presidencial demócrata para 2016, Hillary Clinton, probablemente no sabrá hasta después del día de Año Nuevo si ella y su exjefa de personal, Cheryl Mills, se enfrentarán a un interrogatorio directo bajo juramento por parte de los abogados de Judicial Watch.

La Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia, el juez Royce C. Lamberth, retrasó el jueves su esperado fallo sobre la solicitud del organismo de control gubernamental sin fines de lucro que ordenara a Clinton y Mills a someterse al interrogatorio.

“Bueno, esperaremos y veremos”, dijo la abogada de Judicial Watch, Ramona Cotca, la abogada principal en el caso de la organización sin fines de lucro, a The Epoch Times el jueves después de la audiencia.

“En este momento, no sé si va a hacer algo antes de Navidad en este momento. Yo esperaría que la orden venga probablemente después del primero del año”, dijo ella.

El escándalo de Bengasi y el uso por parte de Clinton de un servidor privado de correo electrónico inseguro ubicado en su mansión de Nueva York, están vinculados debido a una demanda de la Ley de Libertad de Información de Vigilancia Judicial (FOIA, por sus siglas en inglés) de 2014.

Esa demanda buscaba información sobre el manejo del gobierno sobre el ataque del 11 de septiembre de 2012 contra un complejo diplomático estadounidense en Bengasi, Libia, por parte de terroristas islámicos radicales que mataron a cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador de Estados Unidos Christopher Stephens.

Los documentos obtenidos en el litigio contra el Departamento de Estado condujeron directamente a la exposición pública en marzo de 2015 del sistema privado de correo electrónico de Clinton que utilizó de 2009 a 2013 para llevar a cabo asuntos diplomáticos oficiales de Estados Unidos.

Se enviaron docenas de materiales clasificados altamente sensibles a y desde Clinton en el sistema que, según el FBI, era vulnerable a ser comprometido por piratas informáticos fuera de Estados Unidos y por agentes de inteligencia extranjeros.

Lamberth calificó el sistema de correo electrónico de Clinton como “una de las más graves ofensas modernas a la transparencia del gobierno” en un fallo de diciembre de 2018 que concedía a Judicial Watch el descubrimiento de múltiples asuntos relacionados.

En un fallo de septiembre de 2019 en la demanda, Lamberth animó a Judicial Watch a “sacudir este árbol” y atacó al Departamento de Estado diciendo que “no hay ninguna exención de la FOIA por conveniencia política, ni tampoco por incompetencia burocrática”.

Lamberth también rechazó en la audiencia del jueves dictaminar sobre una moción de Judicial Watch que ordena a Paul Combetta a someterse a una declaración sobre su participación en la transferencia de los correos electrónicos de Clinton a otra cuenta privada de correo electrónico, carterheavyindustries@gmail.com.

Clinton entregó al Departamento de Estado 33,000 correos electrónicos de su sistema privado que, según ella, se referían a asuntos oficiales, pero guardó otros 30,000 que eran sobre asuntos privados. A pesar de las múltiples publicaciones posteriores de los correos electrónicos de Clinton, se siguen encontrando nuevos en las búsquedas del gobierno.

Combetta trabajó como especialista en tecnología de la información para Platte River Networks, una empresa digital contratada por Clinton para mantener su sistema privado de correo electrónico. Judicial Watch quiere permiso de la corte para citar a Google y obtener los registros de la cuenta carterheavyindustries@gmail.com utilizada por Combetta.

Los abogados del gobierno que representan al Departamento de Estado le dijeron a Lamberth en una presentación del 18 de diciembre que debería rechazar las solicitudes de declaración y citación de Judicial Watch porque “es evidente que el Sr. Combetta no tiene ninguna información pertinente sobre la búsqueda por parte del Departamento de Estado de documentos que respondan a la solicitud FOIA en este caso”.

“Y, en cualquier caso, las circunstancias relativas al uso de una cuenta de Gmail por parte del Sr. Combetta y los intentos del gobierno federal de recuperar los correos electrónicos de la exsecretaria Clinton de esa cuenta de Gmail son bien conocidas y están documentadas públicamente”.

Cotca, de Judicial Watch, dijo a The Epoch Times que “en este momento, hace cinco años es cuando la secretaria Clinton devolvió los correos electrónicos y el Departamento de Estado sigue recibiendo lotes de correos electrónicos, así que la pregunta es si hay más correos electrónicos en lugares donde se pueden encontrar”.

Cotca dijo que Judicial Watch también pidió permiso a Lamberth para deponer a Brett Gittleson, un empleado actual del Departamento de Estado con conocimiento de los correos electrónicos de Clinton, y a Yvette Jacks, una exempleada del Departamento de Estado que la organización sin fines de lucro cree que también puede tener información importante sobre los correos electrónicos de Clinton.

Contacte a Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc

 

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

TE RECOMENDAMOS