Juez Thomas de la Corte Suprema dice que demandar a medios por difamación debería ser menos difícil

Sus declaraciones se produjeron cuando la máxima corte se negó a escuchar la apelación en la que un grupo religioso demandó al Southern Poverty Law Center por difamarlo como "grupo de odio"
Por Matthew Vadum
27 de Junio de 2022 8:06 PM Actualizado: 28 de Junio de 2022 2:02 PM

Debería ser más fácil demandar a las organizaciones de medios de comunicación por difamación, dijo el juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, el 27 de junio al disentir de la decisión de la corte de no aceptar un caso de difamación. El expresidente Donald Trump también ha dicho que el umbral legal está actualmente demasiado alto en las demandas por difamación a los medios de comunicación.

Las declaraciones de Thomas se produjeron en respuesta a la decisión de la corte de no aceptar una apelación presentada por D. James Kennedy Ministries, con sede en Fort Lauderdale, Florida, que demandó al Southern Poverty Law Center (SPLC) por difamación por incluirlo en su controvertida base de datos pública de los así llamados grupos de odio. El SPLC es un acaudalado bufete de abogados de interés público de extrema izquierda y editor de boletines informativos.

Los críticos afirman que el SPLC difama a las principales organizaciones conservadoras y cristianas al incluirlas en su base de datos junto a grupos extremistas y terroristas de la vida real, y también considera que la oposición a la inmigración ilegal o legal, la apertura de fronteras y el multiculturalismo es odio, y que la expresión política de esas opiniones es un discurso de odio.

El SPLC también tiene un historial de promoción de engaños de crímenes de odio, dicen los críticos, así como de ignorar los incidentes de prejuicios contra los blancos y los judíos en los campus universitarios por parte de grupos islamistas y antiisraelíes. En junio de 2018, el SPLC pagó más de 3 millones de dólares como parte de un acuerdo legal al extremista musulmán reformado Maajid Nawaz por haberlo colocado a él y a su ahora extinto grupo de expertos contra el extremismo, Quilliam Foundation, en una lista de odio antimusulmán.

Tras la supuesta falsa designación, Amazon expulsó a D. James Kennedy Ministries de su programa Amazon Smile, que permite a los compradores online dirigir sus donaciones a organizaciones benéficas como la del grupo. D. James Kennedy Ministries alegó que había sufrido un daño financiero como resultado de la decisión de Amazon y luego demandó al SPLC por difamación por imponerle la etiqueta de grupo de odio.

En el caso que nos ocupa, Thomas no estuvo de acuerdo con la decisión de sus colegas de no considerar la demanda, que las cortes inferiores rechazaron porque, en su opinión, no se ajustaba al estándar de “malicia real” que estableció la corte superior en el caso New York Times vs. Sullivan (1964). Ese precedente sostiene que las figuras públicas que demandan por difamación deben probar no solo que las declaraciones son difamatorias sino también que se hicieron con “malicia real”.

El caso, escribió Thomas en su opinión disidente (pdf), “nos pide que reconsideremos el estándar de ‘malicia real’. Como he dicho anteriormente, ‘deberíamos’”, escribió, haciendo referencia a una serie de disidencias que él y otros juristas escribieron en otros casos.

Thomas escribió: “El New York Times y las decisiones de la Corte que lo ampliaron fueron decisiones impulsadas por políticas disfrazadas de derecho constitucional” que “no tienen relación con el texto, la historia o la estructura de la Constitución”.

“Esta Corte nunca ha demostrado lo contrario. De hecho, ni siquiera hemos preguntado si ‘la Primera o la Decimocuarta Enmienda, como se entendió originalmente, abarcan un estándar de malicia real’”.

“Este caso es uno de muchos que muestran cómo el New York Times y su progenie han permitido a las organizaciones de medios y grupos de interés ‘lanzar falsas calumnias sobre figuras públicas con impunidad casi total’”.

Thomas insinuó que era injusto obligar a D. James Kennedy Ministries a cumplir con el “estándar de malicia real ‘casi imposible’ que ha impuesto esta Corte”, lo que dejó a la organización del ministerio incapaz de “hacer que SPLC rinda cuentas por lo que sostiene que es una flagrante falsedad”.

La Corte Suprema “no debería ‘aislar a quienes perpetran mentiras de los recursos tradicionales como las demandas por difamación’ a menos que ‘la Primera Enmienda nos obligue’ a hacerlo”, escribió el juez en su opinión disidente en Coral Ridge Ministries Media Inc. vs. Southern Poverty Centro de Derecho, expediente judicial 21-802. Coral Ridge Ministries se identifica en público como D. James Kennedy Ministries.

The Epoch Times contactó al Southern Poverty Law Center para solicitar comentarios, pero el grupo no respondió al cierre de esta edición.

El SPLC reconoce que calificó al ministerio como “un grupo de odio activo en 2013”, cuando se llamaba Truth in Action. “El grupo figura como un grupo de odio anti-LGBTQ porque difama a la comunidad LGBTQ, presentándola como pervertida y una amenaza para la nación”.

“El SPLC define a un grupo de odio como una organización que, con base en sus declaraciones o principios oficiales, las declaraciones de sus líderes o sus actividades, tiene creencias o prácticas que atacan o difaman a toda una clase de personas, normalmente por sus características inmutables”. Las organizaciones incluidas en la lista de grupos de odio del SPLC vilipendian a otras personas por su raza, religión, etnia, orientación sexual o identidad de género, prejuicios que golpean el corazón de nuestros valores democráticos y fracturan la sociedad a lo largo de sus líneas de falla más frágiles”, según el SPLC.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.