Jueza de Nueva York anula la deuda de USD 221,400 de préstamo estudiantil de veterano de la Marina

Por GQ PAN
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

Una jueza de quiebras, recientemente falló a favor de un veterano de la Marina y abogado, al decidir que no tenía que pagar su deuda de 221,400 dólares de un préstamo estudiantil porque le impondría una dificultad financiera excesiva.

Kevin J. Rosenberg comenzó a pedir dinero prestado en 1993 para pagar su educación de pregrado en la Universidad de Arizona, informó el Wall Street Journal. Después de obtener su licenciatura, se alistó y sirvió en el servicio activo a la Marina de los Estados Unidos durante cinco años. Después de su carrera militar, asistió a la Escuela de Derecho de Cardozo, obteniendo un título de abogado en 2005 con préstamos estudiantiles que ascendieron a un total de 116,500 dólares.

Pero para el 2018, el monto de la deuda se había acumulado a 221,400 dólares, con los cargos por intereses y las multas por pagos atrasados a lo largo de los años. Esto hizo que Rosenberg se declarara en quiebra y pidiera a la corte en junio de 2019 que se lo liberara de su deuda. En el momento de la presentación, tenía un ingreso mensual neto negativo de 1500 dólares después de todos los gastos y pagos de la deuda.

En una declaración de 12 páginas (pdf), Cecelia G. Morris, la jueza en quiebras del Distrito Sur de Nueva York, escribió que Rosenberg no tenía que pagar su deuda porque cumplía con los tres estándares relacionados con la cancelación de préstamos estudiantiles en quiebra. Estos estándares, conocidos colectivamente como la Prueba de Brunner, establecen que:

  • El prestatario no puede mantener, en base a sus ingresos y gastos actuales, un nivel de vida mínimo para el prestatario y sus dependientes si se ve obligado a pagar los préstamos estudiantiles;
  • Es probable que la situación financiera actual continúe durante una parte significativa del período de pago;
  • El prestatario ha hecho esfuerzos de buena fe para pagar los préstamos.

Para el primer aspecto de la prueba, el Tribunal concluyó que los horarios de Rosenberg demostraban que tenía ingresos negativos cada mes, por lo que no podía mantenerse. En cuanto al segundo aspecto, el Tribunal sostuvo que sus circunstancias se mantendrán sin duda durante el resto del período de reembolso. Por último, en cuanto a la parte relativa al “esfuerzo de buena fe”, el Tribunal determinó que solo había dejado de pagar 16 pagos en los 13 años, lo que debería considerarse una demostración de buena fe.

“Durante los últimos 32 años, muchos casos se han basado en los estándares de castigo de Brunner que no están contenidos en ellos”, escribió Morris, diciendo que los tribunales habían malinterpretado la prueba de Brunner de tal manera que había hecho que personas como Rosenberg creyeran que era imposible utilizar una declaración de bancarrota para eliminar sus deudas de préstamos estudiantiles.

Por ejemplo, algunos tribunales han establecido altos estándares al pedirle a la gente que comprueben que se enfrentarían a la “certeza de la desesperanza”, a pesar del lenguaje claro y directo de la prueba.

“Este tribunal no participará en la perpetuación de estos mitos”, escribió.

Para finales de 2019, hay 45 millones de prestatarios que deben en conjunto más de 1500 millones de dólares en deudas de préstamos estudiantiles, lo que hace que la Ayuda Federal para Estudiantes supere a J.P. Morgan y Bank of America para convertirse en el mayor prestamista del país.

***

A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS