Juicio del impeachment de Trump: lo que sucedió el primer día en el Senado

Por Zachary Stieber
23 de Enero de 2020
Actualizado: 23 de Enero de 2020

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, y 100 senadores el martes se reunieron en Washington, en las cámaras del Senado, para comenzar el juicio del impeachment contra el presidente Donald Trump.

El equipo de abogados de Trump, liderado por el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y el abogado personal del presidente, Jay Sekulow, argumentaron en apoyo a una resolución presentada por el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) que describía las pautas iniciales del juicio.

Los gestores del impeachment de la Cámara de Representantes, incluido el presidente de la Cámara de Inteligencia Adam Schiff (D-Calif.) y el presidente de la Judicatura de la Cámara, Jerrold Nadler (DN.Y.), testificaron en apoyo de las enmiendas propuestas por los demócratas del Senado, entre ellas una que garantizaría la convocatoria de testigos, y otras que citaría a testigos específicos, incluido el exasesor de seguridad nacional, John Bolton, y el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

Los republicanos tienen una mayoría de 53-47 en el Senado. Los miembros del Partido Republicano rechazaron las once enmiendas propuestas, con solo una, la última, obteniendo un voto del otro lado del pasillo. Se trata de la senadora Susan Collins (R-Maine) quien rompió con su partido para apoyar la enmienda, que, sin embargo, fracasó 48-52.

El Senado aprobó la resolución de McConnell en una votación partidaria realizada en las primeras horas del miércoles. Eso significa que los argumentos de apertura del equipo de Trump y los demócratas de la Cámara comenzarán el miércoles por la tarde, después de que se reanude el juicio a la 1 p.m.

Trump fue acusado el 18 de diciembre de 2019 por la Cámara de Representantes en una votación fuertemente partidista, en la que ningún republicano votó para destituir al presidente, pero en la cual cuatro demócratas se separaron de su partido para votar “presente” o “no” a, al menos, un artículo del impeachment.

Los dos artículos acusaron al presidente de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas de la Cámara retuvieron los artículos de acusación durante, aproximadamente, tres semanas antes de presentarlos al Senado. El juicio comenzó el 21 de enero después de que los senadores y Roberts se juramentaron el 16 de enero. Este es el tercer juicio de un impeachment presidencial en la historia del país. Ningún presidente ha sido removido de su cargo por medio de un impeachment.

Condenar a Trump, o destituirlo de su cargo, requiere el voto de una supermayoría en uno de los artículos del impeachment. Absolverlo o desestimar los artículos requiere de una mayoría simple.

Una exoneración es ampliamente esperada.

El líder de la mayoría del Senado, el senador Mitch McConnell (R-Ky.) llega al Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el 22 de enero de 2020. (Alex Wong/Getty Images)

La batalla por los testigos

El primer día se consumió con una batalla continua sobre los testigos: si llamarlos, cuándo deberían ser citados si se emiten citaciones, y a quién se debería llamar si se llama a alguno.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) ha rechazado repetidamente el caso del impeachment de los demócratas de la Cámara contra Trump, calificándolo de “débil” y “apresurado”. Argumentó que la Cámara está tratando de imponer su responsabilidad al Senado en términos de llamar testigos y escuchar testimonios adicionales.

Más de una docena de testigos dieron testimonio durante la investigación del impeachment de la Cámara de Representantes, pero muchos carecían de conocimiento de primera mano de los eventos descritos en los artículos del proceso de destitución, incluidos cuatro profesores de derecho constitucional. Otros testigos incluían al embajador de EEUU en la Unión Europea, Gordon Sondland, al funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, Alexander Vindman, y la exembajadora de EEUU en Ucrania, Marie Yovanovitch.

Varios funcionarios anteriores o actuales de la Casa Blanca se negaron a declarar, incluidos Mulvaney y Charles Kupperman, un exasistente de Bolton. La Cámara citó a Kupperman, pero un juez se negó a pronunciarse sobre una demanda que el exasistente presentó después de que la Cámara retiró la citación.

Los demócratas de la Cámara se negaron a llamar a los testigos solicitados por los republicanos de la Cámara, incluido el hijo del exvicepresidente Joe Biden, Hunter Biden, y la persona que presentó una queja contra Trump por la llamada telefónica de julio de 2019 con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

La resolución de McConnell significa que el juicio comenzará sin abordar el tema de los testigos.

“Estoy seguro de que la resolución organizativa nos permitirá hacer nuestra debida diligencia, concluir este proceso de manera oportuna y volver a hacer el trabajo que la gente de Dakota del Sur me envió a hacer aquí”, dijo el senador Mike Rounds (R-S.D.) en un comunicado.

“Voté por la resolución porque las reglas son justas para ambas partes”, agregó la senadora Shelley Moore Capito (R-W.Va.). “De acuerdo con el precedente establecido por el Senado durante el juicio del impeachment de Clinton, creo que los senadores deberían escuchar los argumentos de ambas partes y tener la oportunidad de hacer preguntas antes de determinar si se necesita evidencia adicional”.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), durante el juicio del impeachment del presidente republicano Donald Trump, el 22 de enero de 2020, antes de los argumentos de apertura. (Saul Loeb/AFP a través de Getty Images)

El resto de la semana

La resolución otorga a los gestores de la Cámara y a los abogados del presidente hasta 24 horas cada uno para presentar sus argumentos de apertura. Después de que ambas partes completen sus presentaciones, los senadores tendrán la oportunidad de enviar preguntas escritas a ambas partes. El período en el que se pueden dar las respuestas durará hasta 16 horas.

El Senado entonces debatirá y votará si se citan testigos o documentos adicionales.

Los demócratas del Senado y los gestores de la Cámara de Representantes criticaron la negativa del Partido Republicano a votar inmediatamente sobre los testigos, argumentando que las personas cercanas a Trump podrían proporcionar información pertinente al caso.

“Si hay una cosa que aprendimos, de una serie de votos en el pleno del Senado, es que el Líder McConnell y los Republicanos del Senado no quieren un juicio justo, que considere todas las pruebas”, dijo Chuck Schumer, Líder de la Minoría del Senado (DN.Y.) en una conferencia de prensa el miércoles por la mañana.

“Ayer pusimos el foco de atención en el tema número uno de tener un juicio justo, testigos y documentos, sólo el foco de atención. Predigo que, como resultado, ese foco de atención continuará centrándose en los testigos y documentos y la presión seguirá aumentando sobre los senadores republicanos”.

Schumer dijo que los demócratas del Senado seguirán presionando para tener las enmiendas.

“Las mociones se harán. En este momento tenemos los argumentos de los gestores de la Cámara, luego los argumentos de los abogados del presidente, luego habrá un período de preguntas”, dijo.

“Ciertamente trataremos de encontrar el camino, ya sea que los gestores de la Cámara de Representantes quieran hacerlo ellos mismos o nosotros, para obtener un voto directo sobre cada testigo y documento, una vez más, después de que se presenten los argumentos”.

Jerry Nadler (D-NY) en el juicio del impeachment del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.(Drew Angerer/Getty Images)

La defensa y los demandantes

Junto con Cipollone y Sekulow, el equipo de Trump incluye al profesor emérito de la Facultad de Derecho de Harvard, Alan Dershowitz, el exabogado independiente Kenneth Starr, la exfiscal general de Florida Pam Bondi y el exfiscal federal Robert Ray.

Trump también anunció esta semana que ocho republicanos de la Cámara ayudarían en el esfuerzo de la defensa. Son los representantes Doug Collins (R-Ga.), Mike Johnson (R-La.), Jim Jordan (R-Ohio), Debbie Lesko (R-Ariz.), Mark Meadows (RN.C.), John Ratcliffe (R-Texas), Elise Stefanik (RN.Y.) y Lee Zeldin (RN.Y.).

Schiff lidera el equipo que intenta convencer a los senadores para que condenen a Trump.

Junto a él y Nadler están los representantes Hakeem Jeffries (DN.Y.), Zoe Lofgren (D-Calif.), Val Demings (D-Fla.), Jason Crow (D-Colo.) Y Sylvia García (D-Texas).

El presidente del tribunal, John Roberts, exhorta a los gestores de la Cámara de Representantes y a los abogados del presidente a usar un lenguaje inapropiado para el Senado en el Capitolio de Estados Unidos el 22 de enero de 2020 en Washington, DC. (Senate Television a través de Getty Images)

Jurado y juez

Roberts, el juez principal de la corte más alta de la nación, presidirá el juicio.

Roberts, de 64 años, fue nominado al Tribunal Supremo en 2005 por el presidente George W. Bush. Se confirmó directamente que sería el presidente de dicho tribunal después de la muerte del anterior presidente, William Rehnquist.

A diferencia de otros juicios, si Roberts emite un fallo, 51 senadores pueden votar para anularlo.

En una rara reprimenda emitida la madrugada del miércoles, Roberts amonestó tanto a los gestores de la Cámara como a los abogados de Trump después de un intenso intercambio de opiniones.

Los cien senadores, mientras tanto, están actuando como un jurado en el juicio partidista.

Se espera que los senadores estén presentes en todo momento durante el proceso y no se les permite tener teléfonos u otros dispositivos electrónicos durante el juicio. Solo pueden beber leche o agua y tampoco se les permite hablar durante el proceso.

Cuatro candidatos presidenciales demócratas se encuentran entre quienes están reunidos en Washington: Sens. Elizabeth Warren (D-Mass.), Bernie Sanders (I-Vt.), Michael Bennet (D-Colo.) y Amy Klobuchar (D-Minn.).

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber

A continuación

Cristianos se unen a otras creencias contra la persecución religiosa en China

TE RECOMENDAMOS