Junta del condado de Orange interroga a director de Salud sobre respuesta al COVID-19

Por Breanna Heath
30 de Julio de 2020
Actualizado: 30 de Julio de 2020

Los miembros de la Junta de Supervisores del condado de Orange interrogaron al Dr. Clayton Chau, director de la Agencia de Salud, el 28 de julio por la respuesta del condado de California al COVID-19, expresando su frustración por no recibir datos directamente de los hospitales con el fin de fomentar decisiones precisas de elaboración de políticas.

Chau le dijo a la junta en su reunión semanal que los hospitales están luchando para proporcionar informes actualizados, lo que dificulta analizar con precisión la información sobre la propagación de la enfermedad. Dijo que el personal del hospital está fatigado debido al reciente aumento en los casos de COVID-19, y ha solicitado apoyo de personal del estado.

El vicepresidente Andrew Do, dijo que la junta se vio obligada a depender de múltiples informes para tomar sus decisiones, y que a veces esas narraciones no coinciden.

“Es muy difícil para un organismo de elaboración de políticas como esta junta poder crear una política cuando no tenemos datos”, dijo Do.

El 28 de julio, funcionarios del condado informaron 187 nuevos casos confirmados de COVID-19 y 15 muertes adicionales, lo que eleva el total general a 34,833 casos y 581 muertes.

Con más de 150 casos por cada 100,000 ciudadanos, el condado permanece en la lista de vigilancia del estado para condados con altas tasas de casos y hospitalizaciones. La tasa de pruebas positivas del condado es de poco más del 11 %, en comparación con la meta estatal del 8 %.

El supervisor Donald Wagner cuestionó la legitimidad de las estrategias de pruebas del estado, preguntando cuál era el propósito de continuar aumentando las pruebas disponibles si los resultados no eran siempre exactos.

“No se puede esperar que tomemos las mejores decisiones posibles sin la mejor información posible… Ni siquiera confiamos en nuestras propias pruebas”, dijo Wagner.

Wagner pidió la ciencia que respalda obligar a alguien a ponerse en cuarentena durante 14 días, si dijeron que habían estado expuestos pero los resultados de la prueba resultaron negativos.

“Hay un falso negativo en las pruebas”, dijo Chau. Un resultado falso negativo ocurre cuando una prueba resulta negativa, cuando en realidad el paciente es positivo para la infección.

Wagner luego propuso que el condado imponga un cierre obligatorio que fuerce a los ciudadanos a permanecer adentro durante 14 días sin salir de sus hogares para detener efectivamente la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

La eliminación efectiva de COVID-19 no fue tan simple, dijo Chau—todavía habría posibilidades para que la enfermedad se propague, incluso con una cuarentena obligatoria. Dijo que había comenzado una conversación con los hospitales locales para facilitar la obtención de información más precisa directamente de ellos.

Wagner, Do y la presidenta Michelle Steel solicitaron que Chau hablara con los funcionarios estatales sobre cómo hacer que los hospitales afinen la información sobre las personas que se registran por otras razones de salud pero que finalmente son diagnosticadas con COVID-19.

La supervisora ​​Lisa Bartlett también instó a Chau a presionar al estado para la reapertura de los centros comerciales interiores, diciendo que son más adecuados que los centros comerciales al aire libre para permitir el distanciamiento social.

Chau dijo que las recomendaciones del condado para el distanciamiento social, la higiene y el uso de mascarillas han contribuido a frenar la propagación de la enfermedad.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS