Juntos de nuevo: Fue restaurada la rara serie española del hijo pródigo de Murillo

La exposición de las pinturas se encuentra en la Galería Nacional de Irlanda
Por LORRAINE FERRIER
16 de Octubre de 2020
Actualizado: 16 de Octubre de 2020

El pecado, el arrepentimiento y el perdón se manifiestan en la parábola del hijo pródigo, la parábola bíblica más ilustrada del arte occidental.

En la España del siglo XVII, las escenas bíblicas individuales, como el hijo reformado que regresa a casa con su compasivo padre, se veían con bastante frecuencia. Las obras retratadas en el lienzo de este tipo de historias, en forma de serie, no eran tan comunes. No fue hasta la década de 1660 que el arte español plasmó la historia del hijo pródigo en una serie completa, cuando el célebre artista, Bartolomé Esteban Murillo, pintó una ambiciosa representación de seis pinturas narrativas.

Esas seis pinturas fueron restauradas entre 2012 y 2018. Y, por primera vez en 30 años, la serie ahora se puede ver junta en la exposición “Murillo: Prodigal Son Restored” (Murillo: El hijo pródigo restaurado) en la Galería Nacional de Irlanda. La exposición fue comisariada por Aoife Brady, curadora de arte español e italiano de la galería, y la curadora de pinturas, Muirne Lydon, quien dirigió los esfuerzos de restauración.

La exposición incluye información descubierta, durante la restauración de las obras, que muestra el proceso llevado a cabo por Murillo para hacer sus pinturas. Además, también se exhiben obras de arte europeas que inspiraron la serie El hijo pródigo de Murillo, como los grabados del artista francés, Jacques Callot, y un grabado del maestro renacentista alemán, Alberto Durero.

La exposición finaliza el 10 de enero de 2021, luego de lo cual se embarcará en una gira internacional que comienza en el Meadows Museum de Dallas, Texas, y cuya fecha aún está por confirmarse.

El mejor artista de Sevilla

Murillo (1617-1682), nacido en Sevilla, vivió y trabajó en Sevilla durante más de 40 años hasta su muerte. A pesar de no salir nunca de España y pocas veces de Sevilla, tuvo acceso a otras culturas europeas. La Sevilla de Murillo era una próspera ciudad mercantil frecuentada por comerciantes extranjeros, muchos de los cuales se convirtieron en sus patrocinadores.

Murillo, según un autorretrato del artista, hacia 1842, de Auguste Blanchard fils aîné. Aguafuerte y grabado; 14 15/16 pulgadas por 11 pulgadas. Donación de la Sra. John H. Wright, 1946. El Museo Metropolitano. (Dominio publico)

Curiosamente, la fama de Murillo se intensificó durante una época de tragedia, cuando Sevilla sufrió una plaga y una hambruna. La mayoría de los compañeros artistas de Murillo, como el pintor español Francisco de Zurbarán, huyeron de Sevilla a la corte de Madrid. Debido a que los clientes de Murillo eran en su mayoría extranjeros cuyas vidas y medios de subsistencia no se vieron afectados en gran medida por la enfermedad, siguió trabajando en la ciudad, lo que lo convirtió en el pintor más destacado de Sevilla.

La parábola del hijo pródigo

La parábola del hijo pródigo es una historia clásica de redención. Un día, el menor de dos hermanos se acercó a su padre para obtener un adelanto de su herencia. Poco después de que le hubieran dado su parte de la fortuna familiar, el joven recogió sus pertenencias y se fue de casa a una tierra lejana.

“El hijo pródigo recibe su porción”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)
“La partida del hijo pródigo”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)

En el nuevo país, adoptó una vida de libertinaje, gastando hasta quedar en la indigencia. La hambruna pronto llegó al país y, sin dinero, el pobre joven tuvo que buscar trabajo para sobrevivir. Se convirtió en criador de cerdos, y fue allí, en el campo, donde comenzó a arrepentirse. Incluso sintió envidia de la comida de los cerdos, porque no tenía nada. En un momento de introspección recordó a su progenitor: incluso los sirvientes de su padre estaban bien alimentados. Decidió regresar a casa y confesar humildemente su estupidez.

“El banquete del hijo pródigo”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 3/8 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)
“El hijo pródigo expulsado”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)
“El hijo pródigo alimentando cerdos”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)

Una vez en casa es recibido por su padre, que sale corriendo a su encuentro con mucha alegría. El hijo admitió que había pecado contra el cielo y no había honrado a su padre. Y pidió ser tratado como uno de los sirvientes de la casa. Pero el jubiloso padre ordenó a sus sirvientes que vistieran a su hijo con sus mejores galas y que el becerro más gordo se preparara para un festín, todo en celebración por el regreso inesperado. Su hijo se había perdido, pero había encontrado el camino para retornar a casa.

“El regreso del hijo pródigo”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987. Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)

Cuando el hijo mayor regresó de trabajar en el campo, se enfureció de celos cuando se enteró de la celebración. Se enfrentó a su padre sobre por qué, como hijo leal y trabajador, nunca había sido recompensado de esta manera. El padre simplemente le dice a su hijo que siempre han estado juntos y que todo lo que es del padre también es del hijo.

Algunas primicias para el arte español

La representación de Murillo de toda la parábola del hijo pródigo fue pionera en la pintura narrativa española. No solo fue el primer ciclo de pintura de la historia en España, sino que dos de las escenas nunca antes se habían visto en el arte español. Estas se describen en “El banquete del hijo pródigo” y “El hijo pródigo expulsado”. Esto se debe a que los sevillanos locales “valoraban lo decoroso y comedido sobre lo abierto y exuberante”, explica Brady en el catálogo de la exposición. Para las sensibilidades españolas, esas escenas se habrían considerado indecorosas y groseras.

El libro “Murillo: El hijo pródigo restaurado” explora la serie del Hijo Pródigo de Murillo, incluyendo su restauración. (Galería Nacional de Irlanda)

No hay evidencia de que la serie se haya exhibido públicamente, y se desconoce el mecenas de las pinturas, aunque hay varias especulaciones. Debido a la sensibilidad local y a la naturaleza licenciosa de las dos escenas antes mencionadas, los estudiosos han especulado que el patrocinador pudo haber sido un extranjero.

Otros expertos creen que el mecenas debió estar relacionado con Sevilla ya que la serie está llena de referencias locales. Según la Irish Arts Review, algunos expertos creen que el noble sevillano Don Miguel de Mañara, amigo y mecenas de Murillo, pudo haber encargado la serie basándose en su propia vida. De joven, Mañara había llevado una vida de libertinaje de la que luego se arrepintió, dedicando su vida a la austeridad y construyendo un hospital benéfico en Sevilla, que Murillo decoró.

Ambientada en la Sevilla del siglo XVII, las pinturas de Murillo ofrecen a los espectadores una historia bíblica claramente española. Por ejemplo, las sillas de cuero en “El hijo pródigo recibe su porción” y los cuencos y jarras en la escena del banquete muestran un trabajo en metal español distintivo. Incluso los cerdos que alimenta el hijo pródigo de Murillo son cerdos ibéricos negros autóctonos, criados en España para el tradicional jamón curado: jamón ibérico.

Detalle de “El hijo pródigo alimentando cerdos” no solo muestra el verdadero arrepentimiento en el rostro del hijo, sino también un detalle que realza la serie de Murillo con sabor español: El cerdo ibérico. (Galería Nacional de Irlanda)
El hijo disfruta del vino, las mujeres y la música, en un detalle de “El banquete del hijo pródigo”. (Galería Nacional de Irlanda)

Murillo tenía referentes, en el arte nativo, que lo guiaron para representar la parábola. Según Brady, se inspiró en el teatro español: la obra de teatro de 1604 de Lope de Vega “El Hijo de Pródigo” y en la obra de teatro de la parábola de 1622, de José de Valdivielso.

Y durante la vida de Murillo, la Biblioteca Nacional de España adquirió una gran e importante colección de obras de arte europeas, especialmente arte del Renacimiento del Norte. El trabajo de dos artistas en particular influyó en la serie del hijo pródigo de Murillo: un grabado del maestro alemán, Alberto Durero, y un conjunto de 10 aguafuertes del artista francés, Jacques Callot.

“A pesar de no salir nunca de España, era un artista internacional, con visión de exterior, capaz de refundir historias de diferentes tradiciones y formas de arte en un contexto nativo”, dijo Brady en el catálogo de la exposición.

Murillo hizo sus propias adiciones e interpretaciones de la parábola. El catálogo de la exposición ofrece varios ejemplos. Por ejemplo, representó a la madre y la hermana del hijo pródigo en las dos primeras escenas, cuando el hijo recibe su herencia y en la escena de su partida. La madre y la hermana no se mencionan en la historia bíblica.

El desdén del hijo mayor queda claro en este detalle de “La partida del hijo pródigo”. Murillo ha agregado a esta escena una madre y una hija, que no están en la historia bíblica. (Galería Nacional de Irlanda)

En “El banquete del hijo pródigo”, el declive moral del hijo se plasma de manera impecable: “Los valores imperantes del decoro en la España del siglo XVII llevaron a Murillo a dar un aire inusual de modestia a una escena descrita como ‘salvaje’ en el texto bíblico”, explica el catálogo de la exposición. Otras pinturas europeas del tema, particularmente de las escuelas holandesa y flamenca, abrazaron escenas más salvajes.

“El banquete del hijo pródigo”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 3/8 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)
“El hijo pródigo expulsado”, década de 1660, de Bartolomé Esteban Murillo. Óleo sobre lienzo; 41 1/8 pulgadas por 53 pulgadas. Presentado por Sir Alfred y Lady Beit, 1987; Colección Beit. (Galería Nacional de Irlanda)

Murillo describió el momento en que el hijo pródigo se da cuenta de su caída en desgracia en el cuadro “El hijo pródigo expulsado”. En la pintura, el hijo es expulsado de un burdel; no hay descripción de esto en el texto bíblico. El catálogo también menciona que la incorporación de la proxeneta y la anciana al fondo, es excepcional en el arte occidental. “Su presencia puede referirse al desengaño del joven, el punto de inflexión en la narrativa en el que el pecador se desilusiona por los placeres materiales y carnales y despierta al error de sus caminos, lo que precede inmediatamente al arrepentimiento”, según el catálogo de la exposición.

La última escena de la serie de pinturas de Murillo, “El regreso del hijo pródigo”, se desvía de la historia bíblica; no muestra la escena del resentimiento del hermano.

El “Retorno del hijo pródigo” de Murillo

La serie, El hijo pródigo de Murillo, es uno de los dos únicos ciclos narrativos que pintó, y el único ciclo todavía en su totalidad. La forma como esta exótica obra de arte española llegó a Irlanda es otra historia notable y un testimonio de su prestigio y atractivo a lo largo del tiempo.

Hoy, tenemos la suerte de observar la serie completa de pinturas narrativas de Murillo debido a los increíbles esfuerzos del conde de Dudley. En 1867, el inglés compró cinco cuadros del hijo pródigo de Murillo al político y empresario español, José de Salamanca y Mayol. Luego, el conde se dedicó a adquirir la sexta y última pintura para completar la serie: “El regreso del hijo pródigo”.

La conmovedora escena de una familia reunida, en este detalle de “El regreso del hijo pródigo”. (Galería Nacional de Irlanda)

Habiendo sido propiedad de una sucesión de ilustres coleccionistas españoles, “El regreso del hijo pródigo” de Murillo tiene un pasado célebre. El último propietario español de la pintura fue la reina Isabel II de España y su consorte, quien regaló la pintura al Papa Pío IX en 1856.

Después de una serie de negociaciones con el Vaticano, el conde finalmente cumplió su deseo: en 1871, pagó un precio notable para reunir la serie de Murillo, intercambiando dos pinturas renacentistas italianas: el cuadro de Fra Angelico “Virgen en gloria con los santos Domingo y Catalina de Alejandría”, y una pintura de Bonifazio di Pitati de la sagrada familia, y 2000 Napoleones de oro para reunir “El regreso del hijo pródigo” con las otras cinco pinturas.

La colección Beit

En 1896, el magnate del oro y los diamantes, Alfred Beit, compró la serie. Su sobrino, Sir Alfred Lane Beit, quien heredó la serie algún tiempo después, remodeló las habitaciones para acomodar las pinturas en su mansión Kensington Palace Gardens, en Londres, y más tarde en Russborough House, County Wicklow, Irlanda.

La familia Beit apreciaba mucho la serie. Incluso después de haber regalado las pinturas a la Galería Nacional de Irlanda en 1987, junto con obras maestras de valor incalculable de artistas como Johannes Vermeer y Diego Velázquez, fue solo la serie El hijo pródigo de Murillo que los Beit estipularon que se devolviera a su hogar, Russborough House., cada verano hasta 2002.

Ahora, más de 350 años después de que se pintaron las obras del hijo pródigo, la impactante narración visual de Murillo todavía encanta a los espectadores. En estas pinturas, Murillo demuestra el poder, tanto de la parábola como de la narración visual, enfatizando la relevancia universal de la historia bíblica sin importar el credo, el tiempo y el lugar.

Para obtener más información y ver la exposición en línea “Murillo: hijo pródigo restaurado”, visite NationalGallery.ie


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Vínculos entre Hunter Biden y China; Xi prepara a sus tropas para la guerra

TE RECOMENDAMOS