Justicia chilena condena al Estado a indemnizar a 31 de los 33 mineros con 120.000 dólares para cada uno

Por La Gran Época
29 de Agosto de 2018 Actualizado: 29 de Agosto de 2018

Los 33 mineros chilenos que quedaron atrapados en el yacimiento San José en el año 2010, ganaron un juicio contra el Estado y recibirán indemnizaciones millonarias, según anunció hoy el poder judicial de ese país.

“El Noveno Juzgado Civil de Santiago condenó al fisco a pagar una indemnización de $80.000.000 (ochenta millones de pesos) a cada uno de los 31 mineros demandantes, de los 33 que permanecieron atrapados por 69 días en la mina San José, Región de Atacama, en 2010”, dice el comunicado.

El tribunal estableció la responsabilidad del Estado, específicamente del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud y la Dirección del Trabajo, por la falta de fiscalización de la empresa Minera San Esteban Primera S.A., dueña del yacimiento donde se produjo el derrumbe que atrapó a los trabajadores.

“Creo que el fallo hace justicia con los mineros. Quiero ser objetivo en esto, porque evidentemente hay omisiones desde el aparato público que tienen que ver con medidas de control, fiscalización, porque el Estado debe cautelar que las actividades económicas funcionen de manera segura, principalmente las relacionadas con la Minería y particularmente en Atacama”, aseguró el exintendente en el gobierno anterior, Miguel Vargas, de acuerdo con el diario Cooperativa.

La indemnización llegará a 31 de los 33 afectados por el derrumbe, ya que hubo dos de ellos que no se sumaron a la acción civil. Se trata de Raúl Bustos y Juan Illanes, según el diario La Tercera.

Asimismo, la jueza Poza Matus en su fallo descartó las argumentaciones del fisco respecto de que hubo reparación de los mineros, refiriéndose al enorme gasto fiscal que significó el rescate y los dineros involucrados en la pensión vitalicia y tratamiento médicos.

La jueza ordenó la obligación de resarcir el daño moral causado a cada uno de los demandantes, porque esas medidas no son constitutivas de ningún resarcimiento por daño moral.

En tanto en lo que se hace aparecer como ‘beneficios’ posteriores vinculados a la fama y el reconocimiento público” que tuvieron los mineros, aunque son aparentemente positivas, la psicóloga Tamara Tapia Zubicueta- paradójicamente ha implicado “menor posibilidad de olvidar y superar”.

“Sin contar con que dicha exposición mediada por el tratamiento de la prensa y las propias autoridades, se transformaron en un riesgo de afectación anímica y menor sociabilidad, como sostiene los vecinos de algunos de ellos que también testificaron en esta causa”, concluyó la psicóloga.

El minero chileno Mario Sepúlveda celebra después de ser sacado a la superficie el 13 de octubre de 2010 después de pasar una prueba de 10 semanas en la colapsada mina de San José, cerca de Copiapó, 800 km al norte de Santiago de Chile. (Crédito de RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images)

Mario Sepúlveda, uno de los 33, dijo estar “muy contento” con la resolución judicial, pero lamentó que no hubiese mayores sanciones para la minera: “Creo que a veces la gente tiene poca memoria (…). A mí, junto con esto, me habría gustado que hubiese una justicia verdadera contra los empresarios”, exigió, según La Tercera.

Daniel Herrera, otro de los mineros afectados, se mostró sorprendido: “No me lo imaginaba, ni esperaba (…); lo que nos pasó no generó ningún cambio, siguen ocurriendo accidentes en la minería”, afirmó.

El 5 de agosto de 2010 los mineros quedaron atrapados en el interior de la mina San José a más de 700 metros de profundidad. El 13 de octubre del mismo año, luego de 69 días, todos fueron rescatados con éxito.

TE RECOMENDAMOS